jueves, 29 de julio de 2021

Sierra de María-Los Vélez

 




Andalucía sufre como pocos sitios los tópicos y mucha gente no se imaginaría que en el norte de Almería se alza una espléndida sierra caliza con hasta 2.045 metros de altitud en medio de las estepas circundantes. 
La Sierra de María-Los Vélez cuenta con un buen jardín botánico en su umbría y desde BioFoto lo escogimos en el marco de nuestras actividades en las sierras Prebéticas. El 16 de mayo fuimos hasta allí porque no queda muy lejos de Santiago de la Espada con la idea de realizar un transecto de insectos y arácnidos.
Yo, como siempre, no pude evitar hacer algunas paraditas por el camino viendo lo mostrado en las fotos y otras cosillas como unos cernícalos primillas cazando en los campos de cereal.



Gorrión chillón (Petronia petronia)

Puebla de Don Fadrique

La Sagra

Amapola morada (Roemeria hybrida)


Una vez en el botánico Umbría de la Virgen, iniciamos nuestra actividad con los asistentes que quisieron acercarse y examinamos bien los rodales de flores y los montones de madera muerta en busca de estos pequeños habitantes que pasan tan desapercibidos.
Como en otras ocasiones, pongo solamente una muestra para no colapsar la entrada con las toneladas de invertebrados que fotografiamos.


María (el pueblo)

Coleóptero sin identificar, un elatérido tal vez

Hembra de saltícido

Típula

Thomisus onustus con su presa

La Muela, uno de los muchos sitios españoles con ese nombre

Meleagria (Fritillaria lusitanica)

Tijereta

Doncella mayor (Melitaea phoebe) recién emergida



Pero, a pesar de la ebullición primaveral que nos rodeaba, estaba aún por llegar el plato fuerte del lugar.
Y es que en sus cumbres vuela durante el verano esa maravillosa joya de nuestras montañas que es la mariposa apolo, además siendo la subespecie mariae que posee ocelos rojos en vez de los naranjas que tienen las otras subespecies presentes en Andalucía.

Así que el 3 de julio volvimos allí para ascender a sus amplios roquedos en busca de su especialidad lepidóptera. No fue difícil empezar a ver ejemplares, aunque por lo tarde que llegamos a las zonas altas ya estaban muy activas con el calor y no paraban quietas apenas. Pude, no obstante, sacarles algunas fotos y georreferenciamos todas las observaciones para colaborar con el seguimiento de tan amenazada especie. 
Tuve incluso mi ración de ornitología con currucas mirlonas, chovas piquirrojas, buitres leonados, piquituertos, mosquiteros papialbos o una hembra de roquero rojo entre otras especies.


Doncella tímida (Melitaea didyma)

Apolo (Parnassius apollo mariae)

Buitre leonado (Gyps fulvus)

Apolo (Parnassius apollo mariae)

Epipactis kleinii



Yo, aprovechando que estaba allí, me quedé también por la tarde para hacer visitas culturales. Siempre quise conocer el castillo de Vélez Blanco y resulta que se incluían las pinturas rupestres de la Cueva de los Letreros en la misma visita guiada, a mí por supuesto me pareció de lo más oportuno.
Empezamos por el castillo que, con su espíritu palaciego, se ideó al estilo renacentista al igual que el vecino castillo granadino de La Calahorra (aparece en esta entrada).
Debido a las clásicas vicisitudes tan propias de nuestro país de peseteros que no valoran el patrimonio cultural y artístico, su precioso patio con artesanía en mármol acabó en el Museo Metropolitano de Nueva York, aunque a día de hoy la Junta de Andalucía quiere hacer una reproducción utilizando el mismo mármol de Macael que tuvo el ya irrecuperable patio original.










La visita a las pinturas rupestres de estilos esquemático y levantino no fue menos especial. Se conservan aún por ejemplo representaciones de animales y esos arqueros tan recurrentes que acabaron inspirando el simbólico Indalo almeriense. La lástima es que está ya muy deteriorada la famosa pintura que representa una especie de brujo vestido de cabra, entre el desgaste de la caliza y la dichosa costumbre que tenía la gente de arrojar agua a las pinturas para verlas mejor.



Castillo de Xiquena







Para que veáis cómo cambia el paisaje entre mayo y julio, esta foto tan llena de secos tonos amarillos contrastará mucho con la verde lozanía de las fotos iniciales. Al igual que las tapitas que nos tomamos contrastan también un poco con mis habituales gordosidades.








No hay comentarios:

Publicar un comentario