viernes, 16 de julio de 2021

Patrimonios cultural y natural de la Sierra de Segura

 




Hace cuatro años tuve conocimiento de la existencia en la Sierra de Segura de unas pinturas rupestres que llamaron poderosamente mi intención, hasta que leí que el acceso era un tanto complicado y mi hermano menor (licenciado en Historia del Arte) y yo nos olvidamos un poco del tema.

Pero la vida da muchas vueltas y este año las he acabado viendo gracias a una feliz coincidencia. El padre de un alumno mío me hablaba mucho de las pinturas de la sierra y resultó que conocía perfectamente éstas que he empezado a comentar. Por supuesto quise verlas y el 15 de junio me llevó a conocer la cueva de la Diosa Madre en el término de Segura de la Sierra.

Para ello tuvimos que recorrer un largo tramo de pista de tierra en muy mal estado y luego hacer un poco (bastante) la cabra montés para acceder a este abrigo rocoso que aún conserva bastantes de sus pinturas de los tipos esquemático y levantino. Me pareció de lo más curioso, además de los llamativos motivos en forma de ojos o los arqueros, que hubiera representados una especie de félidos de larga cola; tal vez un recuerdo de cuando el leopardo habitaba estas sierras en tiempos antiquísimos.












El 16 de junio estuve más cerca del pueblo en un breve muestreo de artrópodos para BioFoto. Digo breve porque se nos echó encima una tormenta y lo tuvimos que dejar para otro día, aunque yo no me marché a casa y tras el aguacero tuve tiempo de ver algunas aves que gustosamente salieron al escampar. 



Santiago de la Espada antes de la tormenta

Cryptocephalus octoguttatus
Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

Cryptocephalus octoguttatus, la pareja del anterior

Águila real (Aquila chrysaetos)

Vencejo real (Tachymarptis melba)

Collalba gris (Oenanthe oenanthe)

Bisbita campestre (Anthus campestris)

Asílido

El 17 de junio dediqué la tarde a los quebrantahuesos, consiguiendo ver un ejemplar adulto que tuvo un muy buen complemento viendo una vez más un joven críalo llamando insistentemente a sus cornejas "adoptivas".
Este críalo es del mismo sitio que el que aparece en la publicación anterior, de modo que realmente fui a tiro hecho sabiendo que había muchas opciones de ver alguno de estos estafadores profesionales.




Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)

Hemíptero, tal vez una Adelphocoris

Águila calzada con un lagarto ocelado

Sofía (Issoria lathonia)

Cuando por casualidad te salen juntos un vencejo real y un buitre

Críalo (Clamator glandarius)

Gamos (Dama dama)

Es justo señalar que los dos insectos de la tanda superior y la mariposa que aparecerá abajo son de la aldea de Marchena cuando salimos a darnos nuestro clásico paseo del recreo.
El resto de lo que ahora vemos es de cuando el 18 de junio di un tranquilo paseo por las afueras de Santiago de la Espada con un nuevo y excelente encuentro con una de las pocas codornices que raras veces se llegan a dejar ver al descubierto, aunque ésta intentó sin éxito pasar desapercibida utilizando su técnica ninja de agacharse como si yo no la hubiera visto.




C-blanca (Polygonia c-album)

Lavandera blanca (Motacilla alba)

Araña con su apetitosa presa

Ruiseñor (Luscinia megarhynchos)

Ellanagma cyathigerum

Codorniz (Coturnix coturnix)

Rana común (Pelophylax perezi)

Polilla pluma

Abubilla (Upupa epops)

Araña de laberinto (Agelena labyrinthica)


Ya que he mencionado la aldea de Marchena, terminamos la entrada con uno de sus vecinos más célebres, ¡el gato que te juzga!
Por cierto, de momento seguiré trabajando en esta aldea según la resolución provisional, que seguramente se mantenga así en la definitiva.







No hay comentarios:

Publicar un comentario