domingo, 1 de agosto de 2021

Fin de curso

 




Los últimos días de junio son para mí, como maestro de Primaria que soy, el cierre del curso escolar. Por suerte, pese a las preocupaciones iniciales, éste se ha desarrollado sin incidentes y ha sido hasta satisfactorio; pero ahora toca descansar.
Lo que nunca descansa es el campeo, todos los años suelo decir que termina el curso pero no el bicherío. Así que empiezo esta tanda de lo visto a finales de junio con un buen repertorio de aves rapaces en el que aparecen el animal con récord mundial de velocidad y las cuatro aves necrófagas que se pueden llegar a ver en la Sierra de Segura.



Buitre negro (Aegypius monachus)

Gavilán (Accipiter nisus)

Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)

Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Buitre leonado (Gyps fulvus)

Alimoche (Neophron percnopterus)

Águila calzada (Hieraaetus pennatus)


De las mencionadas aves carroñeras el buitre negro es un caso excepcional al no ser reproductor en el parque natural y verse solamente a veces cuando llegan ejemplares de otras zonas. Este forastero no pareció gustarle nada a un ratonero, que claramente se ensañó con él ignorando a los numerosos buitres leonados que había en torno.











Otra dosis de conflictos la protagonizó el alimoche, que en este caso está más que justificada al estar defendiendo su territorio frente a esos abusones de los buitres leonados que el año pasado hasta les robaron el nido. Por cierto, esta pareja de alimoches nos ha dado una alegría este año teniendo dos pollos.








Quienes también han criado bien son las dos parejas de carraca que hay en la vecindad granadina de la sierra. Pude observar lo frecuentes que eran las cigarras entre sus presas de aquella tarde y que en el mismo paraje hay una pareja de críalos, aunque con ellos una nunca se puede fiar en esas fechas en las que se mueven más por la comida que otra cosa.
Mucho más fiable fue encontrar tórtolas comunes en un punto cercano. Esperemos que les vaya bien con el respiro que se les está dando este verano, aunque tienen detrás otros problemas más complicados de solucionar.



Cierva (Cervus elaphus) con mal aspecto

Mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli)

Carraca (Coracias garrulus)

Críalo (Clamator glandarius)

Carraca (Coracias garrulus)

Tórtola común (Streptopelia turtur)

Oropéndola (Oriolus oriolus)


Termino con una fallida salida nocturna en la que no conseguí ver chotacabras grises, pero me llevé una buena sorpresa viendo dos pollos de búho chico bien crecidos que se me llegaron a poner muy cerca.
Estos búhos llevan una vida de lo más discreta y muchas veces no sabríamos de su presencia si no fuera por los lastimeros reclamos de sus pollos cuando llegan a esta edad de pedigüeños muy pesados.



Liebre ibérica (Lepus granatensis)

Búho chico (Asio otus)

Sapo corredor (Epidalea calamita)



Bueno, la salida nocturna no es realmente el final de la publicación. Con unas buenas gordosidades sí se termina bien el curso.








No hay comentarios:

Publicar un comentario