sábado, 19 de noviembre de 2022

Otro poco de Bornos y Grazalema

 

Cabras monteses ante los picos Reloj y Simancón


Antes de relatar las salidas de campo propiamente dichas tengo algunos de esos detallitos que a veces encuentro por casualidad en mis desplazamientos. 

El domingo 16 de octubre, mientras volvía a casa, paré un momento en la cuneta rápidamente al ver que en medio de la carretera había una enorme mantis de color verde, pero no era solamente una porque lo que me había encontrado fortuitamente era una pareja de mantis africanas apareándose. Tras apartarlas de la carretera para evitarles ser aplastadas, el macho salió volando, algo que le salvó la vida según el chiste fácil que se hace siempre con los machos de las mantis, ya sabéis.

Esto permitió que me fijara en que había mariposas nomeolvides volando sobre su planta nutricia que, tras un examen más cercano, reveló que había varias orugas e incluso una hembra poniendo los huevos. 




Apareamiento

Sphodromantis viridis

Oruga de Utetheisa pulchella

Utetheisa pulchella haciendo la puesta


El 18 de octubre tocó embalse de Bornos con su habitual repertorio de aves acuáticas, al que aquel día sumé como novedad en la zona un combatiente.
Es uno de esos rincones que pueden desvelar sorpresas si se va a menudo, ya lo estoy comprobando.



Pagaza piquirroja (Hydroprogne caspia)

Flamencos (Phoenicopterus roseus)

Aguja colinegra (Limosa limosa)

Avefría (Vanellus vanellus)

Combatiente (Calidris pugnax)


Tal como decía en la publicación anterior, no deja de maravillarme poder ver aves acuáticas como las mostradas y, con la misma facilidad, poder ir también a la Sierra de Grazalema para ver mirlos capiblancos, cabras monteses y colonias de buitres leonados.
El 19 de octubre tocó eso mismo en una oscura tarde que no me desanimó a la hora de disfrutar de este tipo de entornos que tanto me encantan entre ramas de pinsapos y los divertidos reclamos de los capiblancos. Recomiendo mirar bien los plumajes de los mirlos capiblancos de las fotos, ambos machos, siendo uno de la supescie alpestris con sus tonos blanquecinos y otro de la subespecie nominal con un color más negro en general.




Herrerillo común (Cyanistes caeruleus)

Mirlo capiblanco (Turdus torquatus)

Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Buitre leonado (Gyps fulvus)


Buitre leonado (Gyps fulvus)

Mirlo capiblanco (Turdus torquatus)

Cabra montés (Capra pyrenaica)

Ciervos (Cervus elaphus)



Con un par de detallitos termino la entrada. Uno es la araña que tuve temporalmente como inquilina en mi piso, convirtiéndose así en la clásica araña de rincón, y una de las restauraciones más chapuceras del mundo con el castillo de Matrera que no describiré, la imagen es muy elocuente por sí misma.







No hay comentarios:

Publicar un comentario