miércoles, 11 de mayo de 2022

Doñana sevillana

 




Ahora es cuando empieza a llegar lo bueno de la Semana Santa, siendo lo anterior un mero (pero muy bonito e interesante) aperitivo en comparación.
Empecé un viaje por Sevilla, Cádiz y Málaga que comenzó los días 13 y 14 de abril en la sección sevillana de las marismas del Guadalquivir. El 13 por la tarde comencé en solitario por el Brazo del Este, bien pertrechado de víveres que incluían mochis de coco para saborear literalmente las aves acuáticas que no suelo ver a menudo durante el año en mi habitual entorno serrano.

El paraje estaba, naturalmente, hasta arriba de pájaros al estar bien lleno de agua. Pero me preocupa el futuro que tenga precisamente allí la dinámica de las aves que acuden al agua de los arrozales cuando se seca la marisma en verano, al comprobar que muchos de éstos se están cambiando ahora a cultivos de secano, por lo que dependerán de lo que la lluvia llene los antiguos meandros del Guadalquivir que quedaron aislados al recortar su cauce.



Moritos (Plegadis falcinellus)

Avocetas (Recurvirostra avosetta)

Carricerín común (Acrocephalus schoenobaenus)

Lavandera boyera (Motacilla flava)

Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

Garza imperial (Ardea purpurea)


Elucubraciones aparte, lo pasé en grande con el variado y numeroso repertorio que incluyó, aparte de lo fotografiado, una cigüeña negra, alcaudones comunes, un zarapito real, martinetes e incluso una gaviota enana que casi me pasó desapercibida al llegar volando por donde rondaban los fumareles cariblancos con su muy similar forma de volar.



Morito (Plegadis falcinellus)

Avoceta (Recurvirostra avosetta)

Calamón (Porphyrio porphyrio)

Flamencos (Phoenicopterus roseus)

Pato colorado (Netta rufina)


Al día siguiente tocó madrugar para quedar con José Márquez en El Trobal, pedanía de Los Palacios y Villafranca.
La jornada de día completo comenzó nuevamente en el paraje del Brazo del Este, repasando bien los canales en busca de las aves que se mueven cómodamente en la temporal abundancia de agua.



Flamencos (Phoenicopterus roseus)

Tarro blanco (Tadorna tadorna)

Flamencos (Phoenicopterus roseus)

Espátulas (Platalea leucorodia)

Ánade rabudo junto a ánades frisos y cucharas

Terrera común (Calandrella brachydactyla)


La tarde anterior me había fastidiado mucho no poder observar en condiciones las canasteras, que pasaban volando muy alto mientras cazaban insectos, cosa que cambió al disfrutarlas ya mucho mejor junto a otras cosillas como una fugaz cerceta pardilla, una lejana águila pescadora y un grupito de combatientes que a duras penas vimos a través del carrizal.



Canastera (Glareola pratincola)

Cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris)

Canastera (Glareola pratincola)

Garceta grande (Ardea alba)


Tras una tranquila parada para comer durante el momento más caluroso e improductivo del día cambiamos de lugar atravesando el Guadalquivir en Coria del Río para ir a Doñana.
La marisma andaba bastante bien de agua tras todo lo que llovió en marzo y pasamos muy buenos ratos con estas aves mostradas en las fotos y otras más como la cerceta pardilla, la tarabilla norteña, el aguilucho cenizo, el porrón pardo o el cernícalo primilla, sorprendiéndonos gratamente la cantidad de esta última especie gracias a los nidales que se han colocado.



Espátula (Platalea leucorodia)

Somormujos lavancos (Podiceps cristatus)

Fumareles cariblancos (Chlidonias hybrida)

Milano real (Milvus milvus)

Garza imperial (Ardea purpurea)

Espátulas (Platalea leucorodia)


Teníamos muchas ganas de ver fochas morunas, aunque no contábamos con la gran suerte de ver desde bastante cerca ejemplares sin esos horrendos collares que les colocan. No hace falta debatir la utilidad del anillamiento, cosa que ya sé de sobra, solamente digo que son horrorosos los collares.
Otra bonita sorpresa fue la de las mariposas monarca, se ve que están teniendo una buena expansión este año.


Focha moruna y malvasía

Monarca (Danaus plexippus)

Alcaraván (Burhinus oedicnemus)

Focha moruna (Fulica cristata)


Hacía tiempo que no lo pasábamos tan bien en salidas de este tipo y lo mejor es que al día siguiente tendríamos otra buena dosis de pajareo.


Flamenco con la Sierra de Grazalema de fondo



6 comentarios:

  1. Buen repertorio! Curiosamente esta primavera he estado viendo más o menos las mismas especies, incluso focha moruna en una zona que no había visto nunca. Las lluvias han ayudado mucho a que se vea variedad, aunque en mi zona han echado a perder una colonia de charranes 😥
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, ahora que lo dices, me fijé en que algo parecido le ha sucedido a los fumareles. Una zona clásica suya de cría tiene el nivel de agua tan alto que se van a tener que buscar una alternativa.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Quanta cor e tantas espécies diferentes! Uma verdadeira explosão de vida!
    Parabéns por tão interessantes registros.
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, siempre es una maravilla contar con toda esa biodiversidad.

      Eliminar
  3. Pasada de entrada y que ganas de volver. Saludos Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Fui en un momento del año óptimo y se notó mucho.
      Saludos.

      Eliminar