lunes, 11 de octubre de 2021

La orquídea del otoño

 




Cuando se acercaba la entrada oficial del otoño en septiembre los días se presentaron más fríos y nublados en la Sierra de Segura. A la actividad escasa de los animales en los sitios que visité le sumamos que me tuvieron ocupado con unos muestreos de artrópodos en un almendral ecológico, pero algo vi como siempre.



Saltícido

Buitres leonados (Gyps fulvus)

Cierva (Cervus elaphus)

Jabalí (Sus scrofa)




Las lluvias del 21 de septiembre significaban muy claramente que habría salida nocturna para buscar anfibios. En tan tempranas fechas aún no hay salamandras y lo normal es ver solamente sapos comunes y corredores.




Sapo corredor (Epidalea calamita)

Eusparassus sp.

Sapo común (Bufo spinosus)




Pero el objetivo era ver al sapo partero bético y se dio bien la cosa viendo tres adultos distintos y numerosos metamórficos de tamaño realmente minúsculo en unas albercas en las que todavía nadaban las renacuajos.
De momento parece que mi deseo de ver al macho adulto portando la puesta aún tendrá que esperar.



Metamórfico

Larva

Metamórfico

Sapo partero bético (Alytes dickhilleni) adulto

Metamórfico


Y ahora es cuando viene uno de los grandes regalos de este otoño, así con tanta seguridad lo afirmo aunque quede mucha estación porque al fin he cumplido la ilusión de ver una de las orquídeas que me quedaban de la zona.
La orquídea otoñal, Spiranthes spiralis, florece en unas fechas en las que uno no presta tanta atención y su tamaño es, para colmo, reducido y no es fácil verla por casualidad. Afortunadamente la he podido ver allí donde la provincia de Albacete forma parte también de estas sierras y, tal como me dijo un amigo, cerrar el ciclo de las orquídeas de este año viendo también la última en florecer de la temporada.





Spiranthes spiralis


Veremos qué más sigue brindando el otoño, de momento adelanto que ya están los mirlos capiblancos entre nosotros en la sierra.







No hay comentarios:

Publicar un comentario