viernes, 10 de septiembre de 2021

Supervivientes

 




En pleno verano no lucen todos los rincones la Sierra de Segura tan refrescantes como ese tramo del río Zumeta que he escogido como portada de esta entrada. Las flores escasean y los rodales de cardos se convierten en oasis para los insectos polinizadores, dándose cita ingentes cantidades de mariposas, abejas, avispas, chinches y bombílidos entre otros.
La abeja del género Epeolus me llamó la atención al ser la primera vez que la veo, aunque no creo que le resulte igual de interesante a las abejas del género Colletes (sus nidos son parasitados por las Epeolus).



Chupaleche (Iphiclides feisthamelii)

Abeja sin identificar

Una flor muy concurrida

Sofía (Issoria lathonia)

Anthophora bimaculata

Otra flor concurrida

Epeolus sp.

Meria sp.

Icneumónido


Cae la noche con unos atardeceres que parecen pintados con llamaradas y los enormes ojos de la culebrera son relevados por los también enormes ojos del chotacabras gris. Estas aves nocturnas aún se seguirán viendo durante septiembre antes de que acaben de migrar a África.


Culebrera (Circaetus gallicus)


Gamo (Dama dama)


Chotacabras gris (Caprimulgus europaeus)


En todo el P.N. Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas quedan solamente cuatro parejas de alimoche, algo muy lamentable porque en toda la provincia de Jaén solamente hay una pareja más aparte de estas cuatro cuando en 1987 llegaron a censarse 22 parejas... los de siempre se lo cargan todo.

Cerca de donde vivo queda aún una de esas cuatro parejas y este año han sido capaces de tener dos pollos, de los que vi uno de ellos ejercitando las alas fuera de su nido.
En los rincones más frescos y húmedos quedan unas supervivientes todavía más extremas. Las lagartijas de Valverde son un recuerdo de cuando hace millones de años, durante el Mioceno, había bosques subtropicales en Europa, sobreviviendo hoy día en lo más "selvático" que les quedó en estas sierras ya rodeadas por tierras más secas que les son hostiles.

Mucho ojo con el insecto Milesia crabroniformis que, como nos indica la segunda parte de su nombre científico, es un imitador del avispón europeo. Ya estaba acostumbrado a los sírfidos que imitan abejas y avispas, pero imitar al avispón está a otro nivel.



Alimoche (Neophron percnopterus)


Ardilla (Sciurus vulgaris)


Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)


Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)


Milesia crabroniformis




Uno que no logró sobrevivir fue el quebrantahuesos, pese a que en los años 50 había alrededor de 20 parejas cuando estuvo aquí José Antonio Valverde (descubriendo, ya de paso, la susodicha lagartija para la ciencia). Pero después llegaron el Coto Nacional, el veneno y los tiroteos intencionados... 
Por suerte existe el proyecto de reintroducción de la especie y en la actualidad es posible ver ejemplares ya adultos completando los paisajes abruptos con su regreso.



Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

Quebrantahuesos y buitre leonado

Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)


Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)


No veo mejor manera de terminar este pequeño reportaje de agosto (días 21 y 23) con más de esos atardeceres tan celestiales.







2 comentarios:

  1. Por dar un poco de aliento a la maltrecha población de alimoches en el sur peninsular, el año pasado en mi pueblo y otras tres poblaciones más también tuvieron dos pollos los alimoches. De estas buenas cifras, si han sido más abundantes todavía, espero que más temprano que tarde, vayan beneficiando al territorio andaluz.
    No se pueden permitir estas impresentables actuaciones negativas de quienes gestionan el patrimonio natural.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se han cedido alimoches adultos de cautividad para un proyecto europeo que, a su vez, proveerá a cambio de pollos si marcha bien el asunto.
      También se van a liberar este año milanos reales en el parque natural, otra especie igualmente perjudicada en Andalucía.
      Saludos.

      Eliminar