lunes, 1 de agosto de 2022

Las clásicas salidas veraniegas




El primer fin de semana de julio retomé viejas costumbres estivales saliendo por sitios que hacía mucho tiempo que no frecuentaba.
Tanto el sábado 2 como el domingo 3 fui por las mañanas a Despeñaperros. El objetivo del sábado era ver la mariposa del madroño aprovechando que hace años que sé que en lo alto de un cerro concreto suelen estar realizando sus comportamientos territoriales, el llamado "hill topping", por lo que yendo en el momento adecuado no es difícil ver esta bonita especie y otras como la macaón o la chupaleche.
La mañana del domingo no conseguí el objetivo del vencejo cafre, viendo a cambio sus primos los vencejos reales y las aves rapaces del famoso desfiladero que hasta hace unos años recibía a los viajeros que entraban por ahí a Andalucía.



Vencejo real (Tachymarptis melba)

Chupaleche (Iphiclides podalirius)

Buitre leonado (Gyps fulvus)

Mariposa del madroño (Charaxes jasius)

Halcón peregrino (Falco peregrinus)


El sábado cuando llegué a mi pueblo a mediodía siguió un poco un bicheo al ver de pronto un murciélago posado en una palmera justo al lado de donde aparqué, para luego ver la pareja local de cigüeñas blancas expulsando a un intruso (todos sabemos lo macarras que son realmente estas aves tan presentes en la cultura popular).

Por la tarde quise salir precisamente por las afueras del pueblo para ver las pequeñas libélulas Selysiothemis nigra y las aves que hay en esa curiosa combinación de humedales artificiales (graveras inundadas) y olivar. Además de lo fotografiado había también una garza real, un porrón común y fochas.



Murciélago sin identificar

Cigüeñas blancas (Ciconia ciconia)

El intruso

Abejarucos (Merops apiaster

Selysiothemis nigra

Tórtola común (Streptopelia turtur)

Milanos negros (Milvus migrans)


La tarde del domingo escogí otro humedal igualmente artificial pero menos horrendo que las sucias graveras con sus escombros y porquerías varias.
El embalse del Guadalén a veces tiene sorpresitas, tal y como fue el caso viendo una buena bandada de moritos (cada vez más presentes en Jaén), un archibebe claro y una pareja de ortegas. Sobre los gansos del Nilo, pues nada nuevo, estas exóticas invasoras proliferan sin que nadie haga nada, como siempre...



Los invasivos gansos del Nilo (Alopochen egyptiaca)

Archibebe claro (Tringa nebularia)


Morito (Plegadis falcinellus)

Ortega (Pterocles orientalis)

No estuvo nada mal la cosa teniendo en cuenta lo soso que puede ser el verano, y más todavía éste con sus temperaturas anormales que pueden llegar a convertirse en peligrosamente normales en años venideros.




No hay comentarios:

Publicar un comentario