domingo, 28 de junio de 2020

Botánica y aves rapaces del río Segura







En numerosas entradas de este blog aparece mucho el río Segura como no podía ser de otra manera naciendo aquí donde vivo, en el término de Santiago-Pontones, y discurriendo junto a parajes que visito con mucho entusiasmo.

Durante el invierno he frecuentado bastante el tramo fluvial que pasa encajonado en un formidable cañón junto al pueblo de Pontones en busca de buenos avistamientos de mirlos acuáticos, que finalmente se saldaron con el tristísimo balance de unas pocas observaciones de mala calidad. Nunca había estado en primavera, aunque parezca mentira, así que me animé a ir allí la tarde del 25 de mayo a ver qué novedades podía encontrar.


Papamoscas gris (Muscicapa striata)

Doncella mayor (Melitaea phoebe)

Me comentó una vez un amigo que hay una buena población de la endémica violeta de Cazorla en un paredón del cañón del Segura, aliciente más que suficiente para mi visita, pero además encontré también un inesperado y satisfactorio repertorio de orquídeas. Es lo que sucede al revisitar sitios con la nueva perspectiva que brinda la generosa primavera.


Cephalanthera damasonium

Ophrys scolopax

Jacinto leonado

Viola cazorlensis

Gladiolo

Orchis coriophora

Viola cazorlensis

Dactylorhiza elata

Anacamptis pyramidalis

Viola cazorlensis

Ophrys scolopax


Al día siguiente estuve en otro paraje cercano, aunque esta vez a mayor altura desde la aldea de Poyotello para subir a Piedra Dionisia.
Pero primero me asomé a inspeccionar un momento el sendero que baja a la Cueva del Agua porque recordaba haber visto orquídeas secas en verano, a las que ya sí pude poner identidad con dos especies distintas. No sin haber disfrutado antes desde la misma carretera de una bonita pareja de águilas calzadas, una de ellas con un lagarto ocelado en sus garras.


Águila calzada (Hieraaetus pennatus), macho

Águila calzada (Hieraaetus pennatus), hembra con presa

Anacamptis pyramidalis

Orchis coriophora

Madreselva

No solo se repitieron dos especies de orquídeas de la tarde anterior, también vi de nuevo violetas de Cazorla al asomarme a los profundos cortados del ascenso a Piedra Dionisia sobrevolados por el halcón peregrino.



Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Viola cazorlensis




El momento más interesante de la tarde llegó con una pareja de águilas reales sufriendo el intenso acoso de los córvidos del lugar, con una bandada entera de chovas piquirrojas hostigando sin cesar y unos cuervos atreviéndose a atacar más de cerca merced a su mayor tamaño y fuerza.








Águilas reales (Aquila chrysaetos) acosadas por cuervos



Aparte de los siempre molestos y belicosos córvidos también era continuo el vuelo de los buitres leonados de las muy cercanas colonias de cría remontando las corrientes del amplio valle, algo que siempre me parece un espectáculo entretenido por más que lo haya visto miles de veces.



Chova piquirroja



Buitres leonados (Gyps fulvus)




Estas escenas son muy propias de espacios salvajes y agrestes, pero me permito terminar con un guiño a la naturaleza más cercana a nuestras casas con el modesto pero atractivo estornino negro y una grabación del canto de unos autillos en medio del pueblo de Santiago de la Espada.







4 comentarios:

  1. Bonita entrada, esa zona la visitaré a lo largo de la semana que viene, espero observar aves y ver mariposas, viendo las fotos veo que puede que tenga suerte con algunas aves jajaja.

    Tienes un nuevo seguidor, aunque ya te sigo por instagram, me encantan tus fotos.
    Te dejo mi blog por si quieres pasarte:
    https://juanjominerales.blogspot.com

    Saludos desde Albacete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te vas a inflar a mariposas porque ahora mismo se ven muchas especies, y con las aves igual.
      Ya te recuerdo y voy a echarle yo también un ojo a tu blog, que no lo había visto.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Que grandes colaboradores los córvidos. Cuando una rapaz potente pasa desapercibida, los córvidos te la ponen a "huevo".
    Lo del estornino es para enmarcarlo ¡Vaya proeza de imitación!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace muy poco las chovas me avisaron de la presencia de un águila calzada y también de un halcón peregrino (este último a punto estuvo de llevarse una por delante).
      El audio es de autillos reales, pero en otra publicación colgué uno que sí que era el estornino con sus imitaciones y el maldito lo clavaba... igualito.
      ¡Saludos!

      Eliminar