miércoles, 19 de febrero de 2020

El invierno segureño






Como dije anteriormente, la gran nevada que tuvimos en enero en Santiago de la Espada dejó bastante aisladas algunas carreteras, pero el miércoles 22 las quitanieves dejaron bien accesible el valle del Zumeta y pude volver al trabajo en la aldea de Marchena tras dos días de intensa nevada que incluso derribó pinos sobre la carretera.

Además de un paseo por la vega de Santiago de la Espada incluyo unas imágenes con algunos rincones emblemáticos del valle del Zumeta con el indudable atractivo de la cubierta nevada.
Si es de por sí bello el paisaje de ríos, cañones, barrancos, cascadas y enormes peñones... más todavía con el blanco invernal que lucieron.





Zorzal alirrojo (Turdus iliacus)

Cascada del Saltaor

La Muela

Carbonero común (Parus major)




Petirrojo (Erithacus rubecula)

Río Zumeta

Embalse de la Vieja

Después de aquello empezó a asomar el sol, concediendo luminosidad a la irresistible combinación de paisajes nevados con cielos azules y la esperada oportunidad de lanzarse por fin en busca de fauna salvaje. El 23 de enero vino conmigo una compañera del colegio en una de mis salidas en la que no faltó el quebrantahuesos patrullando laderas nevadas para compartir protagonismo con unos zorzales reales que se refugiaban en las copas de los pinos.





Muflones (Ovis orientalis)

Marchena


Molata de los Almendros

Buitre leonado (Gyps fulvus)


El Yelmo


Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)



Puntal de la Misa

Cabra montés (Capra pyrenaica)



Zorzal real (Turdus pilaris)



Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)

Ya avisé que esta tanda de publicaciones iba a venir siempre rematada con guiños gastronómicos y esta vez no va a ser menos, y es que estas migas caseras con todos sus acompañamientos fueron también algo muy memorable aquella semana.






No hay comentarios:

Publicar un comentario