viernes, 10 de agosto de 2018

Por la Sierra de Segura: cumbres y altiplanicies


El Yelmo


En julio fue inevitable hacer una escapada a la Sierra de Segura, el destino me ha burlado dejándome sin poder trabajar allí el pasado curso y todo apunta que el próximo tampoco podré, por lo que con más razón me merecía darme la satisfacción de hacer una buena expedición durante los días 12, 13 y parte del 14. En lugar de relatarlo por días he preferido dividirlo en dos publicaciones según los medios por los que me moví.

Empezaremos por las altas cumbres del término de Santiago-Pontones (el más extenso del parque natural), cosa que incluye la vastísima altiplanicie de los Campos de Hernán Perea con sus duros y adustos paisajes rocosos. No obstante, la vida se abre camino en tan difíciles entornos y no están exentos de la belleza que conceden los altivos pinos laricios y la floración de rosales silvestres, amapolas e incluso algunas orquídeas.





Anacamptis pyramidalis

Mirando estos prados es cuando descubrí numerosos insectos neurópteros como el Libelloides longicornis de la foto que, junto a sus parientes Libelloides baeticus, volaban en torno a los restos del festín de los buitres leonados para capturar las moscas que acudían masivamente a los despojos.

Siguiendo con la fauna del lugar, al caer la tarde no era difícil tener encuentros con los muflones en esos terrenos rocosos adornados con la figura de las collalbas y los bisbitas campestres, mientras que los árboles de bajo porte y arbustos eran refugio de abubillas, mosquiteros papialbos, piquituertos, verderones serranos, páridos y distintas especies de currucas.

Ascálafo (Libelloides longicornis)


Muflones (Ovis musimon)

Collalba gris (Oenanthe oenanthe) adulta

Collalba gris (Oenanthe oenanthe) nacida este año

Collalba rubia (Oenanthe hispanica)

Bisbita campestre (Anthus campestris)

Collalba gris (Oenanthe oenanthe)

Abubilla (Upupa epops)

Mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli)

Andar por estos abruptos relieves calizos tenía el muy atractivo aliciente de ver aves rapaces al contar con la ventaja del terreno elevado. Así fue con la enorme envergadura de los buitres leonados (Gyps fulvus) llevándose el galardón de la especie más numerosa en los avistamientos, llegando a verse varias decenas de ellos al mismo tiempo.





Al fondo La Sagra (Granada)







Tanto trajín de buitres tenía que atraer a otras especies carroñeras, como fue el caso con los roncos cuervos, un milano negro que no esperaba encontrar por allí y la ilustre visita de un buitre negro. Este último no cría en el parque natural, de hecho en Jaén sólo lo tenemos en Sierra Morena, pero es bien sabido lo mucho que se desplazan los buitres y a veces aparece alguno junto a los leonados. ¿Llegarán a recolonizar la zona como han hecho en otros sitios?



Cuervo (Corvus corax)

Milano negro (Milvus migrans)

Buitre negro (Aegypius monachus)

Buitre negro (Aegypius monachus)

Buitre negro (Aegypius monachus)

Por supuesto que no termina ahí el repertorio de rapaces, durante mis salidas los cielos segureños estuvieron bien decorados con águilas calzadas, la siempre imponente águila real, dos jóvenes halcones peregrinos jugando para entrenar sus recién adquiridas destrezas, culebreras y ratoneros.



Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

Águila real (Aquila chrysaetos), hembra joven

Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Culebrera (Circaetus gallicus)

Ratonero (Buteo buteo)

Recordad que esto es solamente la primera parte, la próxima entrada tratará sobre cotas más bajas en los valles y mostrará el resto de lo visto durante esos días con algunas especies de lo más interesante.








4 comentarios:

  1. These photos are amazing. I love the wildlife that you were able to capture in these pictures. Great quality and clarity in these photos. Thanks for the share, have a fantastic weekend. Keep up the posts.
    World of Animals

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks a lot! I couldn't breathe without my beloved mountains and its mediterranean wildlife.

      Eliminar
  2. Aparte de la excelente fauna existente por esa maravillosa serranía, que bien se tiene que estar por esa zona apartado de esta maldita ola de calor.
    Este mes provoca mucha vagancia a los que la padecemos, por ser precisamente, el mes en que toda España se toca la tripa (algunos todo el año; majestades, políticos y un largo etc...)
    No bajes de allí o te contagiarás.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una maravillosa vía de escape al calor de mi pueblo en plena zona olivarera, y más con el chapuzón que me di en el río.
      La vagancia me atrapó de lleno con la ola de calor, pero después ya he ido reaccionando de nuevo.
      ¡Saludos!

      Eliminar