sábado, 22 de julio de 2017

Volviendo por Siles




Como muchos ya sabéis, Siles fue mi destino escolar hace un par de años y estuve allí muy bien, tanto que no he podido evitar volver de cuando en cuando durante el pasado curso y eso también ha incluido una visita el 10 de julio.

Con orgullosa elevación del monte Peñalta como telón de fondo estuve primero echando un vistazo al embalse de Siles, por si el nuevo ambiente acuático atrae a especies inusuales en la sierra. Pude fotografiar a una familia de somormujos lavancos (Podiceps cristatus) junto a una focha común (Fulica atra) y los odonatos Trithemis annulata y Ellanagma cyathigerum. No fue lo único, también vi una garza real, ranas comunes y otras especies de libélulas que no se dejaron afotar (aunque al menos pillé a la annulata, que era la que quería ver al sospechar que esa especie africana seguramente ya habría colonizado la zona).








No a qué mamífero pertenecerán estas huellas

Para ser justos diré que he hecho un poco de "trampa" porque no todo lo mostrado será de Siles, también hice una paradita en el río Hornos muy cerca de mi reciente domicilio en Cortijos Nuevos. Allí sabía que vería los zigópteros Calopteryx haemorrhoidalis, pero me llevé una pequeña sorpresa al ver que Platycnemis latipes es otra especie allí presente. Con respecto a las aves, me entretuve con el vuelo de los abejarucos (Merops apiaster).
Por supuesto no fue lo único, se escuchaban currucas capirotadas y tórtolas comunes, nadaban truchas comunes y volaban las libélulas Boyeria irene en los rincones umbríos como siempre.









Hacía mucho tiempo que no subía por los calares de Siles y elegí ir al Navalperal, especialmente atractivo por sus panorámicas y por tener el bosque de Las Acebeas en su base. En ese reducto en el que aún perviven acebos junto a avellanos y algún abedul pude ver ranas comunes (Pelophylax perezi), pandoras (Argynnis pandora), escorpiones (Buthus occitanus) y esa gran joya que es la lagartija del Valverde (Algyroides marchi). Con esta última me tomé mi tiempo hasta poder encontrar una, pues me encantó descubrir allí su presencia a finales de mayo después de no haber visto nunca antes ni una en esa zona.









En la cumbre no me extrañó nada ver alguna cabra montés (Capra pyrenaica), pero sí que me llamó mucho la atención la cantidad de libélulas de la especie Onychogomphus uncatus, así como los enormes bandos de vencejos comunes (Apus apus) alimentándose de insectos sin parar en compañía de algunos vencejos reales (Apus melba).











A estas alturas todavía no sé dónde estaré el próximo curso, pero lo que sí sé con seguridad es que haré más visitas a Siles como vuelva a caer por la zona.






6 comentarios:

  1. Que guapas las fotos de la annulata, no he visto muchas desde tomadas desde abajo, se resalta bien ese colorido que tienen.

    ¡Esos vencejos no van a dejar ni un mosquito vivo!

    Saludos desde Levante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta cuando puedo sacarle ese partido a las que se posan en ramitas altas. Ya ves, en estas fechas hay una verdadera brigada antimosquitos por las cumbres.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. A verdade é que por onde você passar sempre haverá belos registros compartidos e muitos ensinamentos. Quanta beleza, que encanto! Bravo!
    Um beijo e ótima semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, espero que mis próximos recorridos puedan seguir transmitiendo tanto.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Mis 2 webs (sin publicidad) pueden interesarle a usted o a sus compañeros de rutas: yofrenoelcambioclimatico.blogspot.com (MENOS es MEJOR) y plantararboles.blogspot.com, manual para reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles autóctonos en la misma comarca de su recolección. Salud, José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es desde luego de lo más interesante la idea de dispersar semillas desde la actividad senderista.
      ¡Saludos!

      Eliminar