lunes, 10 de julio de 2017

Lo último de junio


El Tranco


Antes de nada tengo que decir que a pesar del título de esta publicación tengo más material del mes de junio que enseñar, pero ya comenté con anterioridad que estoy dejando para más adelante esa entrada porque incluirá unos audios que tengo pendientes de que me procesen.

Aclarado esto, repasemos lo que dio de sí la última semana de junio por la Sierra de Segura, empezando por lo visto en el entorno más cercano al pueblo de Cortijos Nuevos, donde he estado viviendo durante el curso 2016/2017.

La laguna de La Hueta, aquella que tanto juego me dio con las salidas nocturnas de anfibios durante la primavera, por estas fechas debería tener bastante agua y en su verde cinturón de juncos se verían los metamórficos de las ranitas meridionales, pero ha acusado muy duramente la falta de lluvias y se secó por completo. Sólo he podido sacar allí estos dos caballitos del diablo (Lestes barbarus y Lestes dryas) y una araña sin identificar.

Con las lagartijas de Valverde (Algyroides marchi) que viven en el valle del río Hornos ha ido mejor la cosa, además de dejarse fotografiar muy bien fue satisfactorio ver que esa pequeña población sale adelante al encontrar una hembra repleta de huevos que pronto traerá una nueva generación de este endémico reptil, que es obviamente el ejemplar más gordito de la serie de fotos.










Hornos de Segura


Pasando a la "fauna mayor" he anotado los introducidos gamo (Dama dama) y muflón (Ovis musimon), vi el acoso de un cuervo (Corvus corax) a una corneja (Corvus corone) que nos permite comprobar en una imagen la diferencia de tamaño y siluetas de estos dos córvidos tan similares.
A las afueras del pueblo he visto un ratonero (Buteo buteo) portando un erizo, que me demuestra por segunda vez la presencia del mamífero en el valle aunque aún no haya visto uno vivo.








Yendo por las agrestes y duras cumbres del término de Santiago-Pontones vi los restos de una oveja y, claro, era esperable encontrar entonces multitud de buitres leonados (Gyps fulvus) por la zona, pero con la sorpresa añadida de un alimoche (Neophron percnopterus) junto a ellos.
Esto último es interesante además porque no se trata del individuo que vi en mayo, pero a ambos los he visto en el mismo sitio exacto y son ejemplares que aún no lucen el plumaje adulto definitivo, por lo que podría ser una nueva pareja que está buscando asentarse en las buitreras del entorno... ojalá.











Las necrófagas no han sido desde luego las únicas aves rapaces, también han sido frecuentes los encuentros con las especies estivales que tanto echo de menos durante el invierno porque en estos meses cálidos suelen ser unas acompañantes muy típicas de las salidas por estas sierras. Hablo de las águilas calzadas (Hieraaetus pennatus) y las culebreras (Circaetus gallicus).


La Toba






La Sagra


Las laderas pedregosas con matorral de estas últimas áreas de campeo han mostrado especies típicas como alcaudones comunes (Lanius senator), collalbas grises (Oenanthe oenanthe) y colirrojos tizones (Phoenicurus ochruros), destacando las currucas tomilleras (Sylvia conscipillata) por dejarse ver en condiciones por fin.









Con esta insólita imagen, en la que salgo llevando dos camisetas (una de ellas de manga larga) a punto de acabar junio, normalmente despediría lo que ha supuesto este curso lleno de interesantes salidas y hallazgos, pero resulta que aún durante esta semana ando por Segura y todavía podré ir mostrando su naturaleza hasta bien avanzado el verano. Lo que no sé es, como siempre, si podré volver por aquí en septiembre. En agosto lo sabremos, ojalá como dije con los alimoches, ojalá.




4 comentarios:

  1. Uma seleção de fotografias muito linda de uma serra que seguro é muito bonita e de uma riqueza faunística impressionante!
    Grata por essa maravilhosa entrada tão didática e ao mesmo tempo preciosa de detalhes.
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me gusta ver que se transmita la riqueza de la biodiversidad de la zona.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Que lástima lo de la laguna de lala Hueta. Por aquí también se han secado algunas charcas antes de que los anfibios completaran su ciclo, a ver si al año que viene tienen más suerte.

    Guapas esas tomilleras y la foto de la corneja con el cuervo, muy didáctica.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ranitas ya andarían en fase metamórfica y se habrán buscado la vida al ser arborícolas, pero no sé si le habrá dado tiempo también a los tritones.
      Lo que son las cosas, las tomilleras me han salido mejor que cuando estaban cantando con el celo y supuestamente más fáciles.
      ¡Saludos!

      Eliminar