lunes, 19 de junio de 2017

Gran jornada de orquídeas y bichos




Veis que normalmente salgo yo solo por la Sierra de Segura, salvo las ocasiones en las que voy con un amigo o dos, pero el día 28 fue sin duda el que pasé más acompañado.
Javi Reyes me invitó a unirme aquel domingo a un grupo de fotógrafos y entusiastas de la naturaleza que venían a ver orquídeas e invertebrados después de pasar el día anterior un buen rato viendo anfibios.

Junto a Mari Carmen Casas, César Portillo, Enrique Capilla, José Antonio Sánchez y José Luis Coll empezamos la mañana viendo unas Ophrys apifera, Ophrys lutea, Ophrys castellana, Orchis coriophora y Orchis langei en una zona que empezaba ya a perder frescura por la falta de lluvias.
De entre los artrópodos destacaron las arañas, la segunda es una Pisaura mirabilis, y mariposas como Ideaea macilentaria y Odezia atrata.











En Las Acebeas completamos el repertorio con Neottia nidus-avis, Himantoglossum hircinum, Listera ovata, Serapias parviflora y Cephalanthera damasonium.
Volaban lepidópteros como la doncella mayor (Melitaea phoebe), varias especies sin concretar de los géneros Zygaena y Jordanita o la blanca del majuelo (Aporia crataegi). con la fabulosa sorpresa para mi gusto de encontrar una lagartija de Valverde (Algyroides marchi) en una zona por la que pasé cientos de veces hace dos años... ¿una colonización reciente o simplemente no me di cuenta? Porque no será que no bicheé veces aquel rincón donde estaba.















En el entorno del río Madera nos esperaban algunas cosillas más. Cerca de las atrapamoscas (Pinguicula vallisneriifolia) crecían unas Limodorum abortivum aún lozanas, llamando especialmente la atención una de color blanco. También empezaban a florecer las Gymnadenia conopsea, pero como más tarde las he podido ver ya más abiertas me reservo para otro momento fotografías de esa especie.

En cuanto al bicheo, aún había pocos caballitos del diablo, unos Calopteryx virgo que no se dejaron fotografiar y unos Pyrrhosoma nymphula que colaboraron un poco más, además de efímeras y una lagartija de Valverde justo cuando empecé a decir que un paredón reunía buenas condiciones de hábitat y me puse a buscar.









Al despedirnos tenía que llevar a Javi al pueblo de Segura de la Sierra, y por el camino aprovechamos para ver alguna que otra cosilla. En la piscina abandonada con larvas de anfibios no hubo suerte, sólo se veían bien los insectos como ditiscos y nadadores de espalda, pero al llegar a Segura nos llevamos la sorpresa de que en las laderas del castillo y a muy pocos metros de la carretera crecían unas Anacamptis pyramidalis en excelente estado junto a una enorme Himantoglossum hircinum. Muy buen broche final para un finde tan estupendo.








6 comentarios:

  1. Qué variedad de todo, pero especialmente de orquídeas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la Sierra de Segura tiene un repertorio de orquídeas de lo más llamativo.

      Eliminar
  2. Estupendo paseo Carlos , que pena que este año tengamos un tiempo tan seco. un saludo desde Ecija.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas zonas no muestran el esplendor que deberían, menudo verano espera...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Que sorte a sua fazer uma rota tão bonita com amigos e realizar registros tão simpáticos, tão tão lindos!!! Obrigada por compartilhar suas vivências de maneira tão elegante.
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, poder compartir estas salidas con amigos es algo muy gratificante.
      ¡Saludos!

      Eliminar