jueves, 22 de junio de 2017

Buena despedida al mes de mayo




Los días 30 de mayo y 1 de junio fui por las tardes a Torres de Albanchez para intentar ver un insecto neuróptero que sólo aparece en estado adulto durante estas fechas. No fue así, aunque la semana siguiente sí conseguí encontrar uno que ya saldrá en la próxima entrada, y añadamos que las salidas no fueron para nada en balde y puedo enseñar otros insectos también muy atractivos.

En las ya resecas laderas del Cerro del Castillo se veían mariposas chupaleche (Iphiclides podalirius), mariquitas (Coccinella septempunctata), distintas especies de chinches (reconozco a Graphosoma semipunctatum, Graphosoma lineatum, Carcoporis sp. y Rhynocoris iracundus) y asílidos.













De entre los arácnidos aparecieron unas especies tan pequeñas como coloridas, una araña napoleón (Synema globosum) y una araña saltadora (Phylaeas chrysops). También una tercera especie que me han identificado como Menemerus semilimbatus.







Pasando a los vertebrados, había numerosas lagartijas colilargas (Psammodromus algirus) como siempre y alguna ardilla (Sciurus vulgaris), pero lo mejor fue volver a ver esa pareja de águilas calzadas (Hieraaetus pennatus) con hembra de fase oscura y macho claro que llevo siguiendo desde hace cinco años.






Mejorana


En medio de aquello, el día 31, anduve por unos bosques muy diferentes en el entorno del río Madera. Esa tarde había una excursión organizada por el CEP de Orcera y me llevé la cámara con el objetivo macro por si acaso, una buena idea porque al final vi bastantes cosas interesantes pese a ir con un grupo numeroso.

Desde el área de acampada Los Negros a la Peña del Engarbo pude ir viendo durante la ruta las orquídeas Listera ovata y Gymnadenia conopsea, un mostajo (Sorbus aria), atrapamoscas (Pinguicula vallisneriifolia), una lagartija de Valverde (Algyroides marchi) y los neurópteros Libelloides baeticus y Libelloides longicornis, además de un grupo de cabras montesas sin fotografiar.












Al volver a casa no pude evitar bichear un poco por la noche y cayeron dos culebras de escalera (Rhinechis scalaris) de distintas edades que vendrán de maravilla para comparar los diferentes patrones que muestran el juvenil de las dos primeras fotos y el otro ejemplar más crecido.
Hay que decir que estaban sobre el asfalto y fueron convenientemente retiradas, y por lo menos puedo decir que la mayor salvó su vida con seguridad porque estaba estirada sobre la carretera y al poco tiempo de apartarla empezaron a pasar más coches.
Después de esto publicaré otra entrada con salidas similares pero entonces llegaré con un par de publicaciones sobre tierras granadinas con mucho contraste. Ya veréis.










No hay comentarios:

Publicar un comentario