jueves, 22 de junio de 2017

Buena despedida al mes de mayo




Los días 30 de mayo y 1 de junio fui por las tardes a Torres de Albanchez para intentar ver un insecto neuróptero que sólo aparece en estado adulto durante estas fechas. No fue así, aunque la semana siguiente sí conseguí encontrar uno que ya saldrá en la próxima entrada, y añadamos que las salidas no fueron para nada en balde y puedo enseñar otros insectos también muy atractivos.

En las ya resecas laderas del Cerro del Castillo se veían mariposas chupaleche (Iphiclides podalirius), mariquitas (Coccinella septempunctata), distintas especies de chinches (reconozco a Graphosoma semipunctatum, Graphosoma lineatum, Carcoporis sp. y Rhynocoris iracundus) y asílidos.













De entre los arácnidos aparecieron unas especies tan pequeñas como coloridas, una araña napoleón (Synema globosum) y una araña saltadora (Phylaeas chrysops). También una tercera especie que me han identificado como Menemerus semilimbatus.







Pasando a los vertebrados, había numerosas lagartijas colilargas (Psammodromus algirus) como siempre y alguna ardilla (Sciurus vulgaris), pero lo mejor fue volver a ver esa pareja de águilas calzadas (Hieraaetus pennatus) con hembra de fase oscura y macho claro que llevo siguiendo desde hace cinco años.






Mejorana


En medio de aquello, el día 31, anduve por unos bosques muy diferentes en el entorno del río Madera. Esa tarde había una excursión organizada por el CEP de Orcera y me llevé la cámara con el objetivo macro por si acaso, una buena idea porque al final vi bastantes cosas interesantes pese a ir con un grupo numeroso.

Desde el área de acampada Los Negros a la Peña del Engarbo pude ir viendo durante la ruta las orquídeas Listera ovata y Gymnadenia conopsea, un mostajo (Sorbus aria), atrapamoscas (Pinguicula vallisneriifolia), una lagartija de Valverde (Algyroides marchi) y los neurópteros Libelloides baeticus y Libelloides longicornis, además de un grupo de cabras montesas sin fotografiar.












Al volver a casa no pude evitar bichear un poco por la noche y cayeron dos culebras de escalera (Rhinechis scalaris) de distintas edades que vendrán de maravilla para comparar los diferentes patrones que muestran el juvenil de las dos primeras fotos y el otro ejemplar más crecido.
Hay que decir que estaban sobre el asfalto y fueron convenientemente retiradas, y por lo menos puedo decir que la mayor salvó su vida con seguridad porque estaba estirada sobre la carretera y al poco tiempo de apartarla empezaron a pasar más coches.
Después de esto publicaré otra entrada con salidas similares pero entonces llegaré con un par de publicaciones sobre tierras granadinas con mucho contraste. Ya veréis.










lunes, 19 de junio de 2017

Gran jornada de orquídeas y bichos




Veis que normalmente salgo yo solo por la Sierra de Segura, salvo las ocasiones en las que voy con un amigo o dos, pero el día 28 fue sin duda el que pasé más acompañado.
Javi Reyes me invitó a unirme aquel domingo a un grupo de fotógrafos y entusiastas de la naturaleza que venían a ver orquídeas e invertebrados después de pasar el día anterior un buen rato viendo anfibios.

Junto a Mari Carmen Casas, César Portillo, Enrique Capilla, José Antonio Sánchez y José Luis Coll empezamos la mañana viendo unas Ophrys apifera, Ophrys lutea, Ophrys castellana, Orchis coriophora y Orchis langei en una zona que empezaba ya a perder frescura por la falta de lluvias.
De entre los artrópodos destacaron las arañas, la segunda es una Pisaura mirabilis, y mariposas como Ideaea macilentaria y Odezia atrata.











En Las Acebeas completamos el repertorio con Neottia nidus-avis, Himantoglossum hircinum, Listera ovata, Serapias parviflora y Cephalanthera damasonium.
Volaban lepidópteros como la doncella mayor (Melitaea phoebe), varias especies sin concretar de los géneros Zygaena y Jordanita o la blanca del majuelo (Aporia crataegi). con la fabulosa sorpresa para mi gusto de encontrar una lagartija de Valverde (Algyroides marchi) en una zona por la que pasé cientos de veces hace dos años... ¿una colonización reciente o simplemente no me di cuenta? Porque no será que no bicheé veces aquel rincón donde estaba.















En el entorno del río Madera nos esperaban algunas cosillas más. Cerca de las atrapamoscas (Pinguicula vallisneriifolia) crecían unas Limodorum abortivum aún lozanas, llamando especialmente la atención una de color blanco. También empezaban a florecer las Gymnadenia conopsea, pero como más tarde las he podido ver ya más abiertas me reservo para otro momento fotografías de esa especie.

En cuanto al bicheo, aún había pocos caballitos del diablo, unos Calopteryx virgo que no se dejaron fotografiar y unos Pyrrhosoma nymphula que colaboraron un poco más, además de efímeras y una lagartija de Valverde justo cuando empecé a decir que un paredón reunía buenas condiciones de hábitat y me puse a buscar.









Al despedirnos tenía que llevar a Javi al pueblo de Segura de la Sierra, y por el camino aprovechamos para ver alguna que otra cosilla. En la piscina abandonada con larvas de anfibios no hubo suerte, sólo se veían bien los insectos como ditiscos y nadadores de espalda, pero al llegar a Segura nos llevamos la sorpresa de que en las laderas del castillo y a muy pocos metros de la carretera crecían unas Anacamptis pyramidalis en excelente estado junto a una enorme Himantoglossum hircinum. Muy buen broche final para un finde tan estupendo.