sábado, 13 de mayo de 2017

Un bonito 1 de mayo




Mi amigo Alain, tras la visita a la Sierra de Segura que ya pudisteis leer aquí, se marchó el 1 de mayo bien temprano y yo tenía por delante aquel día festivo a mi disposición. Ya tuve mucho pateo y bicherío durante el fin de semana y por la tarde tendría cosas que hacer, pero no podía dejar pasar el dia tan despejado y soleado que llegó tras aquella semana nublada y lluviosa.

Me decidí por una salida muy pajarera yendo a un par de puntos del término de Santiago-Pontones muy buenos para ello, no vi las principales especies señeras que tenía en mente pero no me salió nada mal como iréis viendo.



Herrerillo común (Parus caeruleus)

Banderillas

El Miravete

Blanquillo


No sólo fueron aves, estas fechas son muy buenas para ver orquídeas en esta sierra, como por ejemplo Ophrys lutea y Orchis purpurea, además de peonías (Paeonia officinalis), mariposas como la sofía (Issoria lathonia) y la vanesa de los cardos (Vanessa cardui) y reptiles como el lagarto ocelado (Timon lepidus) y la lagartija verdosa (Podarcis virescens).










Las aves estuvieron representadas en la Cuerda de los Miradores por especies como el cuco (Cuculus canorus), la collalba gris (Oenanthe oenanthe), la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax), la totovía (Lullula arborea), el buitre leonado (Gyps fulvus), la curruca tomillera (Sylvia conscipillata), el carbonero garrapinos (Parus ater) y el alcaudón común (Lanius senator).

Sin dejar de lado otras especies sin fotografiar, también vi roqueros solitarios, una oropéndola macho, aviones roqueros, verderones serranos o abubillas entre otras más.













Sierra Nevada en la distancia


Cambié de escenario más tarde yendo al Puntal de las Buitreras, donde vi varias Orchis tenera, bastantes escarabajos tigre (Cicindela maroccana), un almirante rojo (Vanessa atalanta) y una mariquita (Coccinella septempunctata).








Este lugar, tan árido y desolado cuando lo conocí en invierno, ahora muestra un aspecto más colorido y vivo con la floración de los cojines de monja, que lucen aún más bonitos con la presencia de las collalbas grises. Entre ellas pude oír y luego ver un macho de su prima la collalba rubia (Oenanthe hispanica), que es la cutremente fotografiada al final de la serie.










Allí la idea era ver collalbas y rapaces, sobrevolándome de estas últimas muchos buitres leonados, un águila calzada (Hieraaetus pennatus), una pareja de ratoneros (Buteo buteo) y el siempre formidable halcón peregrino (Falco peregrinus).
Otras especies fueron la culebrera, el cernícalo vulgar, el colirrojo real y la sorpresa de un zorro a la luz del día que salió huyendo como un rayo.









Era un poco fastidioso tener que irme habiendo aún luz, y precisamente la de la tarde con lo fabulosa que es, pero tenía asuntos pendientes como dije más arriba.
De todos modos esto la antesala de lo que esperaba el fin de semana, con la visita de mi amigo Javi Pérez que ya saldrá publicada dentro de tres días, ya veréis...


Almorchón

Anchuricas



4 comentarios:

  1. Ufffffffff... você já deve imaginar a minha sensação por ver tanta beleza!... Ainda que a primavera espanhola seja maravilhosa, não posso me queixar do outono brasileiro que tenho presenciado em Resende... aves de todas as espécies e uma vegetação graciosa que persiste permanecer por nossa sorte e alegria!...
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde vivo la primavera tarda un poco más en llegar, pero es espectacular cuando llega.
      Espero que disfrutes del otoño por tus latitudes, que debe ser también una maravilla.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Buena salida, sobretodo por esa
    curruca tomillera que ya tocaba ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, fue un puntazo ver que crían aquí, pero es que encima me he enterado hace poco de que la mirlona también está en el mismo sitio.
      ¡Saludos!

      Eliminar