jueves, 23 de marzo de 2017

Aquella calurosa semana




La segunda semana de marzo llegó con una notable subida de temperaturas que nos hizo sentir como en plena primavera, y no dejé pasar ninguna de esas despejadas tardes que prometían mucho.

El martes 7 fue uno de esos días en los que uno necesita más que nunca el contacto con la naturaleza. Como no contaba con toda la tarde disponible, ir al cercano Yelmo fue una muy buena opción. Algunos restos de nieve, el frío aire de la cumbre y la presencia de los acentores alpinos (Prunella collaris) que invernan aquí quisieron contradecir el ambiente primaveral y cálido que teníamos más abajo en el valle. Aparte del vuelo de algunos lejanísimos buitres leonados y chovas piquirrojas, también vi cabras montesas (Capra pyrenaica) y escribanos montesinos (Emberiza cia) en la cima de ese privilegiado mirador natural de 1.809 metros de altura.













Segura de la Sierra

Orcera

La tarde del miércoles 8 fue tan provechosa que llegué a publicarle una entrada en exclusiva (aquí por si alguien no la vio), por lo que paso directamente al día 9. Anduve por la cuerda de los Miradores, avistando más cabras montesas, buitres leonados (Gyps fulvus), muflones (Ovis musimon) y gamos (Dama dama).








Por último, el viernes 10 salí al estilo del miércoles, yendo por el Cañón del Segura (tomando la senda que parte del pueblo de Pontones) con los artrópodos como protagonistas, pues el calor hizo que estos pequeños seres estuvieran por todos lados. Efímeras, escarabajos y arañas fueron sólo un ejemplo de lo que estuvo por venir.


Al fondo se atisba la aldea de Poyotello






El vuelo de los lepidópteros fue una constante que agradecí mucho, siempre me gusta añadir estos insectos al mermado cuaderno de campo invernal. La manto bicolor (Lycaena phlaeas), la sofía (Issoria lathonia) y la mariposa del olmo (Nymphalis polychloros) son sólo unos ejemplos del generoso repertorio que incluyó otras tantas especies que no se dejaron fotografiar ni de lejos, como la cleopatra o la C-blanca entre otras.







Ya en otoño me di cuenta de que este sendero es muy bueno para ver escarabajos tigre, pero aquel día era ya exagerada la cantidad de ellos que había. No lo suelen poner fácil para fotografiarlos con el objetivo macro, pero con tantos ejemplares tenían que acabar cayendo algunas fotos de la especie Cicindela maroccana (también los había de la especie emparentada Cicindela campestris).







Aunque me centrase en los artrópodos, también vi por ejemplo lagartijas verdosas (Podarcis virescens), ratoneros (Buteo buteo), trepadores azules (Sitta europaea) o carboneros garrapinos (Parus ater). De estos dos últimos os muestro además grabaciones de sus reclamos, que precisamente pertenecen a los ejemplares fotografiados, y sin olvidarme de señalar que en el audio del carbonero el que canta en primer plano es su primo el carbonero común.


Prímulas









Esa semana quedó rematada al llegar el sábado y el domingo con sendas salidas de jornada completa que son justamente las dos que he publicado antes de esta entrada (por el pico Banderín y el río Aguasmulas respectivamente).
Para no dejar la vieja costumbre de comentar novedades, estos últimos días ya vuelan por la Sierra de Segura los vencejos y he visto de refilón alguna collalba gris, las culebreras y los autillos están asentados de nuevo en sus territorios y el sábado 18 oí los reclamos de un bando de acentores alpinos que aún no se han marchado a sus zonas de cría, pero aún no he podido ver águilas calzadas pese a que seguramente ya estén por aquí.
Y, por último, mientras escribía esto ha caído una granizada, cosas del tiempo...



8 comentarios:

  1. Mañana ya por esos lares. A ver que nos regala la tierra. te veo en na

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya mismito estamos de correrías por las sierras sinegéticas!

      Eliminar
  2. ...y después volvió el frío, por lo menos por aquí arriba. Buena sesión Carlos, que bien te lo pasas y que envidia me das, jejeje. Un abrazo el septentrión!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí también anda el tiempo loco. Ayer estuvo granizando, por la noche hizo el mismo frío que en pleno invierno y hay nieve de nuevo en las cotas altas. Nada que ver con lo que transmite esta entrada, vamos.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Muy precavida la cicindela abrochándose el cinturón para viajar montada.
    Con el cambio de tiempo, ya sabes, algunas especies como el acentor alpino, te durarán algo más.
    Yo tampoco he visto todavía las calzadas por el pueblo. Parece que les cuesta algo más llegar a esta zona tan fresca.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se descuide, parte a la hembra por la mitad con esas mandíbulas que gasta el bicho.
      Va a ser el año en que más tarde anote el águila calzada en el cuaderno de campo, ya no hay duda, con lo mucho que echo de menos ver sus vuelos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Espero conocer algún día esa zona tan cercana y exótica a la vez....
    Nos seguimos viendo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda te encantaría.
      ¡Un placer verte de nuevo en activo!

      Eliminar