domingo, 19 de febrero de 2017

Un fin de semana pasado por agua




El mes de febrero no me está trayendo fines de semana propicios para largas salidas senderistas por las cumbres, siendo especialmente nefasto en cuanto al tiempo atmosférico el de los días 4 y 5, pero no he permitido que nada me detuviese y ya me encargué de buscar alternativas.
Para el sábado 4 pensé que estaría bien ir de una vez por todas a uno de los rincones de Siles que me quedaron pendientes por conocer hace dos años, y fui a ver la cascada del Saltador pensando que al menos la lluvia haría que su caudal fuera generoso.

El ambiente queda reflejado sobradamente en las imágenes, muy oscuro, pero no por ello carente de vida al aparecer algún buitre leonado (Gyps fulvus) y los clásicos pájaros que alegran los paseos forestales, como el carbonero común (Parus major), el carbonero garrapinos (Parus ater), el herrerillo común (Parus cyaneus) o el jilguero (Carduelis carduelis). También estaban por allí el herrerillo capuchino, el trepador azul e incluso un acentor alpino en unas peñas al lado del camino.













Tardé más de lo que pensaba en llegar a la cascada, fue un pateo bastante largo que por momentos parecía una salida otoñal con la lluvia y detalles como las hojas secas del roble melojo o las setas.
Conseguí encontrar mi objetivo, y he de decir que mereció mucho la pena la decisión porque El Saltador es un rincón precioso, y ya de paso también fue una satisfacción conocer el río Tus.









Por la tarde no hice nada, pero al caer la noche y ver que llovía con ganas... la cosa estaba clara, había que salir a buscar anfibios.
Es para mi gusto personal la gran baza de las jornadas lluviosas, y no sólo eso, además admito que tenía ganas de que llegara por fin una noche lluviosa en fin de semana para poder salir a ver estos bonitos pero infravalorados animales. La cosa salió muy bien cuando el primer hallazgo de la noche fue ni más ni menos que una joya del parque natural como lo es el sapo partero bético (Alytes dickhilleni), un ejemplar que es el más grande que he visto hasta la fecha (dentro de lo pequeños que son estos anuros, claro).







Continuando con mi recorrido encontré varios sapos corredores (Bufo calamita), un tritón pigmeo (Triturus pygmaeus), una rana común (Pelophylax perezi) y un par de sapos comunes (Bufo spinosus). Con esto quedó más aprovechado aún el sábado y decidí que era hora de volver a casa a cenar.









El domingo 5 me levanté con pocas ganas de monte al ver el cielo plomizo, pero no pude resistirme y acabé saliendo por la zona de La Cabañuela. Si digo que vi aves como el águila real (Aquila chrysaetos), el azor (Accipiter gentilis), el gavilán (Accipiter nisus), el buitre leonado, el alcaudón real (Lanius meridionalis) o el petirrojo (Erithacus rubecula) la cosa pinta muy bien, y es cierto que lo estuvo, pero otra cosa es lo mal que lucían con esa oscuridad.











Los grandes mamíferos herbívoros no colaboraron mucho, pero yendo allí era imposible no verlos y encontré ciervos (Cervus elaphus) y gamos (Dama dama), además de un grupo de jabalíes sin fotografiar.
De manera no deliberada se convirtió en el fin de semana de las cascadas, porque allí vi otra de buena altura y bien cargadita de agua, otro obsequio de la lluvia a cambio de la falta de luz, y es que todo tiene su parte positiva.






Orégano




Si aquel fin de semana llegó en remojo, el siguiente vino gélido, cosa que ya veréis cuando toque. Desde luego no me ha faltado entretenimiento, sea como sea.






6 comentarios:

  1. Nada te detiene amigo mío. Eres un fiere, vamos un linseee. Molan esos anfibios. Un fuerte abrazo y nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podía quedarme parado, y encima con lo que me gustan los anfibios.
      ¡Dentro de unas semanitas nos damos personalmente el abrazote!

      Eliminar
  2. Buena sesión bajo la lluvia, que guapo el súper bético, como mola. Un fuerte abrazo desde el soleado norte, ununsual weather!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo atragantado que tenía a los parteros béticos hace dos años... ahora da gusto, sólo falta poder pillar algún macho acarreando la puesta.
      Un abrazo desde el ventoso y frío sur, aunque parezca mentira.

      Eliminar
  3. Hola Carlos,

    lo wild te atrae quieras o no, así que déjate llevar jaja (por el bien de todos). El partero bético parece una hamburguesa jaja, muy chulo. Ojalá las jornadas oscuras y plomizas aquí tuvieran semejante movimiento... A seguir dándole caña al Suzukiiii.

    Salu2 Linse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No puedo evitarlo! A todos los que nos gusta el campeo y el bicheo nos pasa, que también tú le sacas partido a la lluvia, pillínnn.
      ¡Saludos!

      Eliminar