domingo, 8 de enero de 2017

Doñana navideña, 1ª parte: Salinas de Bonanza






Estas navidades quise pasar un par de días en Sevilla para visitar de nuevo los humedales que tantos buenos ratos me hicieron pasar el curso pasado, y la cosa salió tan bien que voy a poder hacer tres publicaciones distintas para dar esa nota de variedad que tanto podía ofrecer durante el año pasado al intercalarlas con las entradas serranas.

El día 28 de diciembre salí con José Carlos Sires a la provincia de Cádiz para pasar la mañana en las Salinas de Bonanza (Sanlúcar de Barrameda) y poder observar esas especies que complementan a las que suelen verse por la Doñana interior. Nada más llegar teníamos con la primera luz de la mañana a las gaviotas picofinas (Larus genei), especialidad de la zona que siempre gusta ver.
Fijaos en el parecido con la emparentada gaviota reidora (a la que incluso se parece en los reclamos), sobre todo en el diseño alar, aunque desde luego destacan por su elegante porte que hace de ellas una de las gaviotas más bonitas para mi gusto. La penúltima con el pico anaranjado es un juvenil, mientras que la última de la serie es un adulto que muestra unos tonos especialmente rosados.











Es un buen lugar para tener avistamientos más o menos cercanos de limícolas, que llegan a estar alimentándose al borde de los carriles. Aquí muestro correlimos comunes (Calidris alpina), correlimos tridáctilos (Calidris alba), un archibebe común (Tringa totanus), un chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), una aguja colinegra (Limosa limosa) y una avoceta (Recurvirostra avosetta), pero vimos y oímos más especies como por ejemplo el correlimos menudo o el chorlito gris.












Hubo abundancia de bandos de tarros blancos (Tadorna tadorna), dos águilas pescadoras (Pandion haliaetus) patrullaban sin éxito en busca de presas mientras que una pagaza piquirroja (Hydroprogne caspia) conseguía una buena captura, y no faltaron por supuesto los flamencos (Phoenicopterus roseus).













Con los pájaros pequeños se dio bien la cosa porque, además del martín pescador (Alcedo atthis), dimos con escribanos palustres (Emberiza schoeniclus) y terreras marismeñas (Calandrella rufescens). A los escribanos palustres no los había visto hasta ahora por el paraje, pero con las terreras marismeñas es que directamente ha sido la primera vez que las veo. También, como nota curiosa, vimos una solitaria golondrina común.
Por la tarde estuvimos en el Brazo del Este y continuamos con las buenas observaciones, pero he preferido dejarlo para otra entrada independiente porque la salida fue lo suficientemente interesante de por sí.







8 comentarios:

  1. Se echan de menos algunos audios de José Carlos en la entrada jeje.
    Por lo demás nada que objetar, un buen lugar para paharear y hacer fotos, como bien nos lo has mostrado.

    Saludos desde el norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estamos en ello! Para otra publicación sobre la Doñana sevillana tenemos pensado colgar audios de grullas, gansos y otras aves de la marisma.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Esto de la belleza del paisaje marismeño y la abundancia de especies no tiene nombre. Me imagino sentándome, como hago ocasionalmente, y dejar que toda esta maravillosa fauna variada desfile delante de mí.
    Pues si, no voy a negar, la suerte que tienes de tu vinculación con esta maravillosa tierra.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de una vez he hecho eso, hay allí un rinconcito concreto donde uno podría pasarse las horas sentado mirando y escuchando, es una gozada.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Buena sesión, esperando la segunda parte. Un abrazo de "la bestia de Castro", jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que te gustó el apelativo, jajaja, que conste que te lo puso el otro que ha escrito aquí más abajo. La segunda parte para mi gusto está muy chula porque es en la zona habitual de pajareo que tuve el año pasado.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Ya tenía ganas de ver cómo se había dado tu visita navideña a Doñana. Veo que bastante bien jeje, y sólo es 1a parte...
    Cosas de la vida, yo también bimbé la marismeña en las Salinas de Bonanza. También hay tomilleras ahí, para que lo sepas en tus visitas estivales ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vi más o menos todo lo que quería y me volví a casa muy contento. Pues no recordaba que tú también ficharas allí la marismeña, en mi caso fue gracias a que el amigo que vino conmigo conoce el reclamo y pude ver que había muchas.
      ¡Tomo nota, saludos!

      Eliminar