viernes, 9 de diciembre de 2016

La Sierra de Segura bajo la lluvia






El día 20 de noviembre llegó muy nublado y con previsión de lluvia, pero decidí no quedarme sin salir porque ya había quedado con Javier Broncano tras varias ocasiones en las que no pudimos coincidir, y opté por ir a los Campos de Hernán Perea con este gran amante de la Sierra de Segura del que siempre tengo cosas nuevas por aprender.

Al poco de llegar desde la aldea de Don Domingo nos topamos con unos cuantos buitres leonados (Gyps fulvus) posados cerquísima del camino, incluso un ejemplar joven aguantó para unas cuantas fotos. Paramos en un punto de agua al que acuden a beber numerosos piquituertos (Loxia curvirostra) junto a otras especies de paseriformes, pudiendo ver de cerca una pareja (fotografié al macho), y nos encontramos con una luciérnaga (Nyctophila reichiii) antes de llegar al enorme pino Galapán.
Este pino, un pino laricio concretamente, ha salido en otras ocasiones por el blog, pero para esta ocasión al fin traigo una fotografía conmigo al lado para hacer escala y que apreciéis verdaderamente sus casi 40 metros... fijaos bien y veréis que yo soy aquello tan pequeñajo a la izquierda.









La ingente provisión de bayas atrae a numerosas especies de aves que encuentran una buena despensa invernal en muérdagos (primera fotografía), escaramujos, majuelos, agracejos, etc...
Sirvan como ejemplos los zorzales charlos (Turdus viscivorus) y los mirlos capiblancos (Turdus torquatus). No quisieron estos últimos hacer de buenos modelos como a finales de octubre, pero sí que pasamos un buen rato viendo de cerca a los piquituertos cuando bajaban a beber agua y bañarse en un arroyo.












Estaba saliendo bien el paseo pese al día gris y oscuro, pero acabó nublándose muchísimo y descargando una fina pero persistente llovizna, por lo que tuvimos que dar media vuelta muy a nuestro pesar. Al menos esto me vino bien para obtener unas imágenes distintas de la sierra a las que no se les puede negar una bella estética.










No dejamos de tener algún avistamiento de fauna durante el regreso, como este macho de pico picapinos (Dendrocopos major) y unas ciervas (Cervus elaphus).
Durante la mañana vimos más cosas, como zorzales comunes y alirrojos (más bien oídos), ardillas, gamos, cabras monteses y un precioso macho de camachuelo que me sorprendió muy gratamente.






Los Goldines



Ya de vuelta en casa tras el temprano e imprevisto retorno, se me ocurrió salir un rato por la noche pensando que la lluvia haría salir a muchos anfibios, y así fue al encontrar bastantes salamandras (Salamandra salamandra) en Siles, una vez más yendo a una fuente para reproducirse como bien muestra la primera hembra tan gordita con sus larvas en su interior.








Viendo lo bien que salió la cosa, pensé en continuar con la salida nocturna por mi vieja zona de campeo de Torres de Albanchez y Villarrodrigo para sacar el mejor partido que tienen estas jornadas lluviosas. Además de los esperables anuros como ranas comunes (Pelophylax perezi) y sapos corredores (Bufo calamita), aparecieron muchas salamandras y algunos tritones pigmeos (Triturus pygmaeus) que me llamaron la atención al estar también en zonas de olivar (algún punto de agua deben tener para criar y así andar por allí). Fijaos en que en algunas de las fotos hay efectivamente hojas de olivo en el suelo.













Entre la mañana y la salida nocturna de anfibios acabó saliendo un domingo más redondo de lo que pensé, hay que procurar sacar partido en cualquier situación.
Y, como no todo fueron anfibios, me despido con una araña Tegenaria sp. y un caracol que supongo que será el clásico Helix aspersa.








2 comentarios:

  1. Por allí lloviendo y por aquí arriba no para de hacer sol, el mundo al revés jejeje. Vaya fotos más chulas Carlos, sobre todo la segunda del piquituerto. Un abrazo desde el septentrión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez no vas a poder decirme que por aquí parece primavera, jajaja. Ha habido una temporadita soleada últimamente que he aprovechado para bichear a tope, pero se ve que llega lluvia otra vez en pocos días.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar