sábado, 24 de diciembre de 2016

Diciembre en la Sierra de Segura






Esto no es desde luego una publicación que recopile todo lo visto en diciembre, habrá entradas individuales sobre salidas concretas muy interesantes, pero sí puedo ir repasando esos momentos que voy sacando entre semana cuando tengo ratos libres por las tardes.

Diciembre llegó nublado y oscuro, mal asunto para la fotografía de aves como vemos con estos picos picapinos (Dendrocopos major) y cornejas negras (Corvus corone), pero el comodín de las cabras montesas (Capra pyrenaica) es muy socorrido porque incluso viene bien al poder así evitar contraluces. Fijaos bien en por dónde son capaces de encaramarse las cabras, y la posición de sus pezuñas, están perfectamente adaptadas para caminar con paso seguro donde nosotros nos despeñaríamos sin remedio.














Ir a visitar a estas amigas monteses en el entorno del pueblo de Segura de la Sierra tiene también el aliciente de ver algunos vecinos suyos como bisbitas comunes (Anthus pratensis), escribanos montesinos (Emberiza cia), roqueros solitarios (Monticola solitarius) e incluso acentores alpinos (Prunella collaris), estos dos últimos con algo de sol y luz por suerte.


Continuación de estas sierras en Albacete







Junto a un pinzón vulgar, una buena escala de tamaños

Peñalta

La Puerta de Segura

Los días lluviosos han hecho que dos insectos (una tijereta y una langosta) acudieran buscando refugio desesperadamente en mi casa, pero sí que les gustan estas precipitaciones a anfibios como tritones pigmeos (Triturus pygmaeus), sapos corredores (Bufo calamita) y salamandras (Salamandra salamandra), aunque de estas últimas pongo unas fotos de las larvas que últimamente se ven en muchos pilones de la sierra.

Estas abundantes lluvias han propiciado que el río Mundo haya tenido dos de sus llamados "reventones". Este río nace de las filtraciones de ese gran complejo kárstico que es el Calar del Mundo, en una preciosa cascada que a través una cueva de más de 30 kilómetros cae desde un farallón calizo a gran altura. Pude ir los días 7 y 18 con desigual resultado, pues la primera vez llegué varios días tarde pero a la siguiente ocasión sí pude presenciar mejor esa salida espectacular del agua.












Por último, también la nieve llegó a la sierra. Si os gustan las imágenes de abajo, pensad que os esperan unas mucho más invernales en una próxima entrada... ahí lo dejo.
Ya de paso, aprovecho colgando tres fotos más con ese carácter puramente estético.












4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, ¡felices fiestas a ti también!

      Eliminar
  2. Los carpinteros son la repera. Suelo ir a un pueblo donde, de vez en cuando, sobre todo si hace viento, los poste se caen porque no caben mas agujeros. Luego los hay con pequeñas incisiones donde colocar las almendras que, en estos días de fresco, estos frutos y las nueces les viene muy bien para complementar su dieta insectívora.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí hay algunos tramos de carretera con TODOS los postes agujereados, son la leche. Hace unas semanas un amigo y yo vimos una piña bien incrustada en un tronco, seguramente fue también obra del picapinos.
      ¡Saludos!

      Eliminar