miércoles, 16 de noviembre de 2016

La Sierra de Segura en imágenes y sonidos






Los últimos días de octubre recibí una visita de un amigo que será la primera de otras tantas, igualmente por su parte como de otros amigos que espero que vayan viniendo para pasar unos días disfrutando de la agreste naturaleza segureña.
José Carlos Sires vino desde Sevilla alentado por mis continuos comentarios sobre especies de aves que le interesaba muchísimo poder grabar, porque él es todo un experto reconociendo aves por sus cantos y reclamos y le apasiona conseguir grabaciones de todos esos sonidos, sobre todo últimamente de paisajes sonoros en los que se oigan las distintas especies de un hábitat. Esto hará que la publicación de hoy sea especial al incluir sus grabaciones junto a mis fotografías.

A su llegada la tarde del 28 de octubre no iba a dar tiempo de mucho, pero lo llevé al castillo de Segura de la Sierra por tener varias especies interesantes que pudieran caer. Una de ellas era el acentor alpino, que se manifestó cuando un bando de estas aves invernantes reclamó en vuelo, pero no se supo más de ellos. No obstante estuvimos disfrutando de otras aves como córvidos, escribanos montesinos, aviones roqueros y los dos que tengo abajo fotografiados: el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) y el roquero solitario (Monticola solitarius).

Este último nos dio un pequeño recital y José Carlos pudo grabarlo, cosa que me alegró por ser uno de mis cantos preferidos.









Al día siguiente nos fuimos para los Campos de Hernán Perea, la espectacular altiplanicie que recientemente ha estado saliendo mucho por el blog por ser todo un hallazgo, con sus vastísimas soledades en las que sentir todo el poder de estas sierras coronadas por roca caliza y pinos laricios. 

Aquí tenéis una muestra de lo que se puede encontrar allí: ciervos (Cervus elaphus) sorprendidos por la mañana, gorriones chillones (Petronia petronia) por doquier en los cables, bisbitas comunes (Anthus pratensis) por los llanos ganaderos, zorzales comunes (Turdus philomelos) tan tímidos como siempre, currucas rabilargas (Sylvia undata) dando pequeños recitales de canto, arrendajos (Garrulus glandarius) portando bellotas, nutridos bandos de buitres leonados (Gyps fulvus) y un águila real (Aquila chrysaetos) hostigada por un cuervo (Corvus corax) .












Buitre "sin cola"






Fuimos por la pista que parte desde Don Domingo y pasa junto al enorme Pino Galapán (en la segunda foto), con el principal objetivo de colocar una grabadora en un manantial al que acuden diversos pájaros a beber. Más adelante nos encontramos con una sorpresa al descubrir otro bebedero (un arroyo) muy frecuentado, sobre todo por fringílidos y túrdidos.
Los dicharacheros piquituertos (Loxia curvirostra) se llevaban la palma por la sed que les da su dieta de piñones, pero fue especialmente grato ver que también acudían numerosos ejemplares de mirlo capiblanco (Turdus torquatus) y de zorzal alirrojo (Turdus iliacus), por lo que quedó clarísimo que allí habría que dejar oculta otra grabadora.

Gracias a la experiencia de José Carlos aprendí a detectar la presencia de zorzales alirrojos por sus reclamos, algo fundamental con aves tan tímidas y esquivas, de hecho era la primera vez que conseguía verlos en esta sierra y en Jaén en general.
Es por ello que hemos pensado aislar reclamos característicos de estos dos visitantes invernales, algo que sin duda os podrá ser muy útil como lo ha sido para mí al haber detectado ayer y hoy zorzales alirrojos en Siles y Pontones gracias a sus reclamos.


























Para el día 30 elegí ir por el cañón del Segura, por si pudiéramos grabar chovas piquirrojas, cornejas o las distintas aves de los bosques de ribera. El día estaba radiante y con el otoño aún en su esplendor, aunque los chopos blancos ya habían perdido sus vestiduras doradas (no así los chopos negros).









Allí no conseguimos buenas grabaciones, aunque la jornada estuvo animada por colirrojos tizones, buitres leonados, un cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) acosado por chovas piquirrojas (Pyrrhocorax pyrrhocorax) o el halcón peregrino (Falco peregrinus), entre otros.














Hacía calor para la época del año en que estábamos, y no fue de extrañar ver aparecer numerosas pequeñas especies amantes del sol, como la lagartija verdosa (Podarcis virescens), la mariposa del madroño (Charaxes jasius), la mantis enana (Ameles spallanzania) o la cicindela (Cicindela campestris). También, ya puestos con los artrópodos, encontré arañas lobo de las especies Hogna radiata y Lycosa fasciiventris.














Para nuestro último día, José Carlos quiso volver a los Campos de Hernán Perea porque le gustaron los dos bebederos al comprobar las grabaciones que consiguió allí, y yo por mi parte estuve encantado de ello. Yendo allí vi cerca de Pontones un muflón (Ovis musimon) que más adelante se hará famoso por el blog, ya sabréis en su momento por qué, y un grupito de acentores alpinos que me dio esquinazo bien pronto.

Ya en los Campos, se dejaron ver un gavilán (Accipiter nisus), los escribanos soteño (Emberiza cirlus) y montesino (Emberiza cia), y desde luego los piquituertos.
Allí es fácil ver y oír a las chovas piquirrojas y cornejas negras, al ser las zonas ganaderas muy querenciosas para buscar alimento, como muestran estos dos audios grabados allí mismo:
















Dejamos las grabadoras en los dos puntos de agua, uno de ellos nuevamente llenísimo de mirlos capiblancos y zorzales, y nos alejamos dando un largo paseo para dar tiempo que los aparatos recogieran material. Siempre me sentiré agradecido por aquella decisión, pues mientras estábamos sentados en compañía de un rebaño de ovejas segureñas sobrevolaron el lugar dos quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) por separado, que al ser ejemplares de este año llevan marcas de reconocimiento en alas y cola y pude por tanto identificarlos como Góntar y Campera, y además tuve el inolvidable momentazo de poder ver de cerca a Góntar cuando di varias vueltas encima de nosotros para mirarnos con curiosidad.














¿Y qué pasó con las grabadoras? Gracias a ellas supimos de la presencia de dos avecillas de las que no tenía constancia por ese paraje, porque al revisarlas se oyen reclamos de verderón serrano y pinzón real. También recogió sonidos de otras aves más frecuentes en la zona, pero muy difíciles de ver bajando a beber, tales como el pito real o el arrendajo (fue tremendo un trozo del audio en el que se oye a los arrendajos y las cornejas "discutir").

Como muestra dejo los reclamos de verderón serrano y pinzón real, con este último procuraré recordarlos bien por si en otras ocasiones puedo detectar nuevamente su presencia, y como bonus final un par de enlaces donde aparecen todas las grabaciones hechas en esos dos puntos de agua.
José Carlos y yo ya andamos pensando en planes para la primavera, todo se andará... ya volveremos a patear estas sierras en busca de bicherío y comida serrana como la que degustamos con mucho deleite (cordero segureño, choto con ajillos, ensalada de perdiz, lomo de orza y tortas de manteca con manzana o chocolate).
Recomiendo dedicarle un rato a los audios, ya sé que son muchos, pero vale la pena invertir un poco de tiempo, fijaos por ejemplo en las especies que aparecen citadas en las descripciones para daros cuenta de lo que se consigue averiguar mediante el audiotrampeo. Ahí os los dejo junto con la imagen crepuscular del Almorchón.

4 comentarios:

  1. Buena entrada, un arduo trabajo poner las imágenes, texto y audios. La verdad está muy completo. Gracias por compartirlo.JMF

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ha sido sin duda una de las publicaciones que más tiempo me han llevado.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Que ganas tengo de poner la planta en esos lugares. Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustará la tierra sinegética, ya lo verás.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar