martes, 6 de septiembre de 2016

Alrededor de Cortijos Nuevos





Después de la entrada del quebrantahuesos como inefable presentación del nuevo curso en la Sierra de Segura, ya sí toca entrar en faena con el bicherío que tengo en el entorno más cercano.

Esta vez me ha tocado residir en Cortijos Nuevos, teniendo magníficas vistas a los vecinos pueblos de Segura de la Sierra y Hornos de Segura con sus castillos (ambos pueblos están declarados como conjunto histórico-artístico) y a montes como Peñalta y el imponente Yelmo. La foto de Hornos la hice desde donde está mi colegio y el resto desde mi piso, como curiosidad.









El pueblo está enclavado en el valle del río Hornos con un mosaico de hábitats que incluye pinares con monte mediterráneo, bosques de ribera, huertas y olivares. Son por tanto frecuentes los encuentros con animales como la ardilla (Sciurus vulgaris), el alcaudón común (Lanius senator), el cuervo (Corvus corax), el águila calzada (Hieraaetus pennatus), la culebrera (Circaetus gallicus) y el buitre leonado (Gyps fulvus).
También otras especies sin fotografiar como la garza real, la lavandera cascadeña, el ruiseñor bastardo, el zorro o distintas especies de odonatos, además de evidencias de la presencia de azor o gavilán.











Cortijos Nuevos pertenece al municipio de Segura de la Sierra, que ya hice bien conocido en el blog cuando hace dos años colgaba fotografías de cabras montesas en su castillo, pero tiene mucho más que enseñar paseando por sus calles.

Aparte de una simpática ardilla zampándose una piña en su clásica pose, me complace mucho poder mostrar unas larvas de sapo partero bético (Alytes dickilleni) en avanzado estado de desarrollo que vi en un pilón del pueblo. Me hace especial ilusión al ser una especie de la que aún no he visto ejemplares adultos, y este curso será cuando lo consiga.



Fuente de Carlos V












Hornos de Segura está más cerca aún, brindándome la ocasión de haber encontrado una casa ruinosa habitada por murciélagos de dos especies, el murciélago ratonero pardo (Myotis emarginatus) y el murciélago de herradura grande (Rhinolophus ferrumequinum), a los que he podido poner nombre gracias a la mediación de Alberto Benito.






Cabra montés (Capra pyrenaica)


Salamanquesa común (Tarentola mauretanica)







Y, ya que hablamos de animales nocturnos, las salidas nocturnas por la zona han dado muy buenos resultados. Unos ojillos brillando en la oscuridad siempre delatan a las arañas lobo (Lycosa fasciiventris), pero han sido superadas en cantidad por las mantis para mi regocijo. 
La Mantis religiosa (Mantis religiosa) ha sido la más abundante para mi alegría, pues tenía muchas ganas de fotografiarlas en condiciones y hacía ya mucho tiempo que no me encontraba con la especie, pero además he podido ver también la mantis mediterránea (Iris oratoria) con su famoso comportamiento defensivo y la bien armada mantis africana (Sphodromantis viridis).

En cuanto a vertebrados, un sapo común (Bufo bufo) fue el aperitivo en una noche en la que me tocó premio con un cárabo común (Strix aluco) de morfo gris.















Esta entrada la tenía ya preparada desde hace bastantes dias, de manera que he ido viendo más bicherío por aquí cerca, pero ya irá saliendo más adelante junto con todo lo que me queda aún por enseñar, que no es poco precisamente y hay algún pelotazo de los buenos.
Que os despidan mientras tanto el pueblo de Segura de la Sierra con la luna llena.








2 comentarios: