viernes, 5 de agosto de 2016

Halcones peregrinos de Sierra Morena





Después de la entrada con los alimoches de hace unos días volvemos de nuevo a la naturaleza de Sierra Morena, viendo de nuevo a especies que ya aparecieron en aquella publicación junto a otras más muy interesantes.

Los artrópodos darán la bienvenida nuevamente, aunque en menor medida, tan sólo muestro hoy la araña de laberinto (Agelena labyrinthica) y el caballito del diablo Lestes barbarus junto a la indiscutible belleza de la mariposa del madroño (Charaxes jasius). Fijaos en el desgaste de las alas en el primer ejemplar de mariposa, debido a las luchas territoriales tan frecuentes en estos días (llegan a sonar bastante sus "placajes" cuando pasan cerca de ti).











Por mucho calor que haga siempre hay actividad de golondrinas y vencejos volando por los cortados cuarcíticos, como el avión roquero (Ptyonoprogne rupestris) y el formidable vencejo real (Apus melba).

Entre el vuelo de las golondrinas dáuricas llama a veces la atención una negra silueta con un obispillo blanco que delata su identidad, el vencejo cafre (Apus caffer) acaba dejándose ver si se tiene paciencia. El año pasado ya dije en esta entrada que la presencia cada vez mayor de aves como ésta no me da buena espina, mal indicador climático...












En estos cortados también vuelan las figuras mucho más grandes de nuestros colosos del aire. Los buitres leonados (Gyps fulvus) tienen aplastante mayoría como es de esperar, pero también pueden aparecer unas rapaces tan emblemáticas de estas sierras como lo son el buitre negro (Aegypius monachus) y el águila imperial (Aquila adalberti).


















Otras rapaces que he visto por allí estos días son el azor, el águila calzada, la culebrera, el cernícalo vulgar y el milano negro. Pero de entre todas las aves de presa el protagonismo hoy se lo merece el halcón peregrino (Falco peregrinus), al haber estado muy visible una pareja como consecuencia del comportamiento tan cansino de los pollos ya creciditos que aún piden alimento a sus padres y llegan a perseguirlos y acosarlos hasta la saciedad.

Esta serie de fotos se ve a la hembra de la pareja siendo hostigada por uno de los pollos, también hembra, que se distingue claramente por su moteado en lugar del barreado de los adultos, y por la cera del pico de color azulado en vez de amarillo.











El halcón peregrino es un ave escasa en Sierra Morena, precisamente todas sus parejas reproductoras están aquí en el sector oriental de la cordillera por ser donde tienen hábitat propicio para la reproducción con los cortados rocosos que precisan, cosa que contrasta mucho con las sierras calizas de Jaén, donde es una de las rapaces más habituales.

Las observaciones cercanas del mes pasado me han brindado la ocasión de poder fotografiar al macho y la hembra en condiciones similares, y así poder haceros esta comparativa con la que quien esté poco habituado a estas aves podrá quedarse con la clave para distinguir sexos.
El macho es de menor tamaño como sucede en otras rapaces como las grandes águilas, el gavilán, el azor o el búho real. Esto se aprecia en sus proporciones más ligeras que lo hacen más cabezudo, de alas estrechas y cola larga, en contraposición a la robusta hembra de alas anchas y cuerpo poderoso que hacen que su cabeza se vea netamente menor.
Además, también tenéis abajo al pollo, que es hembra como dije más arriba, dando la oportunidad de apreciar las diferencias en el dibujo del plumaje y volver a fijarnos en la estructura poderosa de las hembras.









Si en la anterior entrada sobre Sierra Morena me recreé bastante en sus paisajes, en esta ocasión opto por su faceta patrimonial con pinturas rupestres y las ruinas del castillo de Navas de Tolosa.

Ah... queda aún lo mejor, la noticia de que durante el próximo curso estaré por tercera vez en la Sierra de Segura (Cortijos Nuevos concretamente)... así que ya sabéis, se avecinan extensas sesiones de cabras montesas, rapaces y otras aves, anfibios, reptiles, invertebrados, orquídeas y mucho más en un marco de infinitos bosques de pino laricio, arroyos serranos y cumbres calizas.










7 comentarios:

  1. Buena sesión, me han encantado las pinturas rupestres, una pasada. Un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy he visto una pintura mucho más chula, que de hecho es la mejor del parque natural, estoy deseando poder encasquetarla en alguna futura entrada, jaja.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Excelentes fotos y bien retratado el comportamiento de estas aves! Un lujo de variedad de rapaces en esa sierra.

    Un saludo.
    Martinreybirdwatching

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por pasarte por aquí! La verdad es que las aves rapaces son uno de los puntos fuertes de esta zona (también andan por aquí el gavilán, el alimoche y las águilas real y perdicera).
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja...aunque parezca mentira, esta serie de fotos, donde aparecen las aves rupícolas, parece que las hayas hecho desde la galería de la casa de mi pueblo.
      Que gran surtido de aves. Los peregrinos que podía ver desde la terraza no he podido disfrutarlos apenas por no haber ido lo suficiente al pueblo.

      Saludos

      Eliminar
    2. El parecido con tus sitios de bicheo también incluye al búho real, aunque yo de momento sólo sé de su presencia por sus rastros, ya quisiera verlo como tú.
      ¡Saludos!

      Eliminar