martes, 5 de julio de 2016

De todo por Jaén





Volvamos al mes de junio, cuando el día 18 quedé con un amigo para dar una vuelta por Despeñaperros, aprovechando que ese fin de semana fui a mi Jaén natal.
Estas visitas a mi tierra tienen el insuperable aliciente de recorrer junto a mi mejor amigo de toda la vida (ya desde críos estábamos locos por los bichos) los parajes del P.N. Despeñaperros, del que siempre digo que es pequeño pero tremendísimo, de hecho es mi rincón favorito de Jaén junto a mi adorada Sierra de Segura.

Empezamos bien, con una joven culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) en medio del secarral, además de otros bichetes como el escorpión (Buthus occitanus) y la araña lobo (Hogna radiata).
El insecto de la última foto no sé lo que es, pero desde luego me hizo gracia ver que tan minúsculo ser tiene a su vez enganchado otro más pequeño aún.












Ya me encantó el encuentro con la culebra bastarda, pero más adelante nos topamos con una hembra más grande (y con más mala hostia) aún. Se replegó en actitud defensiva, bufando e intentando morderme en tres ocasiones, dejando que viéramos lo condenadamente bonita que era, mirad sus ojazos enmarcados por esas crestas que le dan una fiera expresión ceñuda.












Yendo por un arroyo, de ésos bien encajonados en apretados valles que tanto caracterizan este sector de Sierra Morena, vimos otros habitantes más amigos del agüita, como la libélula Onychogomphus forcipatus, un galápago leproso (Mauremys leprosa) y ranas comunes (Pelophylax perezi) mientras volaban por encima rapaces como el águila calzada (Hieraaetus pennatus) y el águila imperial (Aquila adalberti).
El repertorio de especies vistas se completa con buitres leonados, piquituertos, un azor, un lagarto ocelado, una ardilla, una mariposa del madroño, picogordos, oropéndolas, culebras viperinas, golondrinas dáuricas, etc...











Una buena ración de naturaleza jiennense, ¿verdad? Pues aún no ha acabado, porque por la tarde decidí salir en solitario por ambientes diferentes, yendo por la campiña y un humedal (aunque artificial, eso sí).
Primero fui entre tórtolas comunes (Streptopelia turtur) a un campo de cereal, que en esas fechas aún estaba sin recoger porque se respeta a unos habitantes muy particulares de estos hábitats que tienen en la agricultura moderna su principal amenaza al cosechar mientras aún están los pollos en el nido... ya sabréis la mayoría que estoy hablando de los aguiluchos cenizos (Circus pygargus), que alegran con sus estilizadas figuras esos campos con el telón de fondo de Sierra Mágina y la Sierra de Cazorla.
No hay que perderle la pista a ese sitio, allí se pueden llegar a ver otras especies como elanios, críalos, carracas, aviones zapadores, chotacabras cuellirrojos, alcaravanes, mochuelos y un buen etcétera.








Un trocito de Baeza









El último rato de la tarde lo pasé en la Laguna Grande, que pese a su origen artificial para el riego es un enclave que atrae a no pocas aves con su reclamo de agua permanente y vegetación palustre, entre ellas muchas especies acuáticas que no esperarías encontrar entre olivares.

Abajo dejo como muestra un mochuelo (Athene noctua) de los muchos que se vieron, un galápago leproso, una hormiga león, un caballito del diablo Ischnura graellsii, un aguilucho lagunero (Circus aeroginosus), azulones (Anas platyrhynchos), un martinete (Nycticorax nycticorax) entre aviones zapadores (Riparia riparia), un vencejo real (Apus melba), un abejaruco (Merops apiaster), una hembra de porrón común (Aythia ferina) y más tórtolas.
Además de lo fotografiado también vi garzas reales, un alcaraván y abubillas, entre otros.

















Espero que esto haya servido como buena muestra de lo que puede llegar a ofrecer la biodiversidad de Jaén. Pero no quiero acabar sin remitiros a la imagen que puse al inicio de la entrada, que fotografié desde la terraza de mi casa en Bailén para que veáis las vistas de las moles calizas de Sierra Mágina que tenemos, y poneros estas otras en las que también aparece la Sierra Sur de Jaén y la misma capital jiennense con su castillo de Santa Catalina (en la primera imagen).
Tengo ya otra buena tanda de naturaleza en Despeñaperros preparada, pero también cosillas de Extremadura, Cádiz y Sevilla... ¡ya se verá cuál es la siguiente en ser publicada!










4 comentarios:

  1. Impresionante el bicherío que llegas a ver y fotografiar en tus salidas. Eres un crack. Un abrasote felino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bicherío de Jaén bien lo vale, y más que tengo que conseguir trincar.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  2. De todo un poco y de una calidad suprema, menuda sesión te has pegado. Un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el día salió muy bien, a ver cómo se me dan las jornadas camperas cuando vaya por Cantabria en un par de semanas.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar