domingo, 8 de mayo de 2016

Toca ponerse guapos




Tras la llegada de las aves estivales al Brazo del Este, estando aún presente el paso de especies que recalan por aquí en su largo viaje, las que se quedan para reproducirse ya andan ajetreadas en ello.

Por ejemplo esta garza imperial (Ardea purpurea) enceladísima con sus colores (ya de por sí bonitos) destacando más que nunca y con intensos tonos en patas y pico. Alguna se ve emparejada, mientras que los ejemplares juveniles aún tendrán que esperar mientras se van poniendo más guapetones con cada muda.







Las canasteras (Glareola pratincola), tras su etapa inicial de deambuleo aéreo en grupo, van tomando posiciones en los campos donde harán sus puestas. Con sus vuelos tan parecidos a los de golondrinas y charranes, es en estos momentos donde sí se nota que son limícolas al posarse en tierra, pareciéndose ya más en comportamiento a parientes suyos como los chorlitejos patinegros (Charadrius alexandrinus), con quienes parece que puede que compartan zona de cría este año.












Y lo mismo con los fumareles cariblancos (Chlidonias hybrida), que también se asientan allí donde se reproducirán dentro de muy poco. Entre ellos al fin se han ido dejando ver algunos fumareles comunes (Chlidonias niger), aunque más bien debería decir "comunes", ya que los cuento con los dedos de una mano y aún me sobran.







Uno que se ha ido poniendo especialmente guapo es el archibebe oscuro (Tringa erythropus) que suele andar por la zona lodosa donde vi las polluelas pintojas el mes pasado. Ha ido mudando su plumaje hasta por fin hacer justicia a su nombre, porque mientras lucía su plumaje invernal no tenía nada de oscuro. He dejado al final una foto de meses atrás de otro ejemplar para que hagáis la comparación, desde que era así hasta volverse negrísimo como en las ilustraciones de las guías de aves (lástima que estuviera más lejos y con poca luz ese día).










Ha habido un importante paso migratorio de correlimos zarapitines (Calidris ferruginea), que el día 26 de abril alcanzaron el clímax en cantidad de ejemplares junto a muchísimos chorlitejos grandes.
No se han quedado atrás en cuanto a ir luciendo su mejor plumaje de cría, estando muchos de ellos con los tonos rojizos que le dan su nombre científico de "ferruginoso".






Por último están los que lucen guapos durante todo el año, claro, como los flamencos (Phoenicopterus roseus). Se ve de todo: residentes, estivales reproductoras, invernantes, viajeros de paso, aves que están todo el año pero no crían en el paraje... a ello sumemos citas interesantes como la de mis primeros abejeros (Pernis apivorus) del año, que se dejaron ver en un bando de unos 20 ejemplares la tarde del día 3, rumbo al norte porque no crían por aquí tan al sur.

Después de las tres entradas anteriores dedicadas al curso de reptiles y anfibios retomo mi actividad normal intercalando entradas marismeñas con serranas, y anticipo que saldrá una especie nunca vista antes en el blog, una especie muy guapa como digo en el título de esta entrada... ya veréis de quién se trata.










4 comentarios:

  1. Están todos los pajareros de Cantabria locos porque ha aparecido en Santander una canastera y no he visto todavía una foto tan chula como las tuyas, jejeje. Precioso reportaje Carlos, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son confiadas y se dejan afotar muy bien, la que ha llegado a Cantabria se sentirá desbordada por la fama que ha cogido, jaja.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Es una gozada leer tus entradas. Gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tu visita y tu amable comentario.

      Eliminar