miércoles, 13 de abril de 2016

Por Doñana entre amigos




A finales de marzo tuve un visita muy esperada, porque por fin pude ver a mis amigos Ramón y Silvia después de no verles en todo el año pasado. Pero nos hemos resarcido con ganas, viniendo a verme a Los Palacios y Vfca. (esta vez junto con una adolescente Erika en plena apoteosis de la edad del pavo) para salir de pajareo durante dos días enteros. Y vaya si nos salió bien, los llevé por distintos lugares para intentar ver un abanico de aves con tanta cantidad y variedad como calidad.

Empezamos apostando fuerte, yendo la primera mañana en dirección Cádiz para visitar las Salinas de Bonanza. Nada más llegar nos recibió un águila pescadora (Pandion halieatus) cicleando bastante bajo, y al poco rato vimos otras dos en una torreta (Silvia las llegó a ver copular).
Otra rapaces que se dejaron ver fueron milanos reales (Milvus milvus), culebreras (Circaetus gallicus) muy enceladas y milanos negros (Milvus migrans).











No tardamos en ver las especialidades de la zona, como los abundantísimos flamencos (Phoenicopterus roseus) y los tarros blancos (Tadorna tadorna), siendo únicamente el lugar hasta la fecha donde personalmente he podido ver tan grandes concentraciones de estas anátidas.









Las aves limícolas son otras de las grandes protagonistas de las salinas, como por ejemplo las llamativas avocetas (Recurvirostra avosetta) nadando junto a las gaviotas picofinas (Larus genei), siendo estas últimas motivo de sobra para visitar Sanlúcar de Barrameda, pues en otras partes donde suelo salir no están presentes estos escasos láridos.





Vimos un nutrido bando de chorlitos grises (Pluvialis squatarola), otra especie que no veo en las marismas interiores de Los Palacios. Otras limícolas que destacaron fueron nuestras primeras canasteras (Glareola pratincola) del año recién llegadas y correlimos comunes (Calidris alpina). Otras especies sin fotografiar por mí fueron los chorlitejos patinegros, los archibebes (comunes y claros) y las agujas colinegras, y también una pagaza piquirroja que fue la única de su especie que se dejó ver (esta especie estrella del lugar nos falló mucho).
Y, por supuesto, no faltaron moritos, espátulas, distintas especies de garzas, lavanderas boyeras, etc...







Volvimos a Los Palacios para tomar unas buenas tapas sevillanas, y después ya sí tocó mi habitual zona de campeo en el Brazo del Este. Fue curiosísimo irles contando por el camino que en una granja que veíamos estuvo un alimoche (Neophron percnopterus) joven con pinta de haber sido invernante... y justo entonces nos lo encontramos.





Allí en el Brazo vimos de todo, incluso alguna cosa inesperada. Entre los habituales estuvieron los moritos (Plegadis falcinellus), flamencos, agujas colinegras (Limosa limosa) y garzas imperiales (Ardea purpurea), además de tantos otros que no fotografié para cederle la prioridad a Ramón (como calamones, espátulas, garcetas grandes, martinetes, archibebes, canasteras, fumareles y demás).
Las sorpresas de la tarde fueron una fugaz polluela pintoja (días después ya la estuve fotografiando como visteis en una entrada que puse hace poco) y un avetoro volando al anochecer. También me llamó la atención ver por primera vez un alcotán (Falco subbuteo) y mis primeras pagazas piconegras del año.
Pasamos el ocaso entre siluetas de cigüeñas y garzas imperiales (entre otras aves), puro espectáculo.













Al día siguiente pasamos la mañana haciendo el clásico recorrido de la Doñana visitable, desde la Dehesa de Abajo hasta el centro de visitantes José Antonio Valverde. Tuvimos, al igual que hace dos años, buenos momentos con los martinetes (Nycticorax nycticorax), así como con unos flamencos que se mostraron más cerca que el resto mientras nadaban como cisnes junto a somormujos lavancos (Podiceps cristatus).

La lista de especies, somo supondréis, saldría extensa como siempre, pero ya os hacéis a la idea de que hubo calamones, moritos, garcetas grandes, garzas real e imperial, milanos negros, ratoneros por doquier, patos colorados, etc... pero destaco una lechuza (Tyto alba) que salió volando de un taray al lado de un camino, todo un sorpresón.












También hubo un rato para algunos macros, con una orquídea Ophrys tenthredinifera y una cría de culebra viperina (Natrix maura) que hube de retirar del carril para evitarle un atropello.






La última tarde repetimos en el Brazo del Este, que por algo es el lugar que tengo más bicheado y allí podía ofrecerle a Ramón las aves especiales del lugar con la mejor luz y cercanía posible. Yo fotografié algunas cosillas, como esta bandada de anátidas con patos colorados (Netta rufina), una pareja de cucharas (Anas clypeata) y otra de tarros blancos.
También Silvia tuvo su momentazo del día al poder ver a buena distancia y con la luz favorable un grupito de espátulas (Platalea leucorodia), su ave preferida (y con razón, yo también siento debilidad por esa especie).








Disfrutamos hasta última hora de las especies tan emblemáticas y especiales de allí, como por ejemplo avocetas, archibebes oscuros, claros y comunes, calamones, moritos, garzas imperiales, una culebrera, etc... y las dos especies de las fotos, fumareles cariblancos (Chlidonias hybrida) y canasteras.










Y al día siguiente volvieron para casa comentando que tuvieron vivencias para recordar durante muchísimo tiempo, cosa que también siento yo aunque viva aquí y vea estas cosas con frecuencia, porque no es desde luego lo mismo cuando se comparten con amigos.








6 comentarios:

  1. Como te dije las pilas se me gastarían al empezar el curro el lunes, menos mal que guardé los momentos vividos en un tarro de miel y los voy dosificando.
    Nada más llegar los vencejos pálidos, la pescadora, el alimoche,la culebra, la orquídea, l os flamencos y méritos, las garzas, los archibebes,el avetoro, las garcetas grandes, los martinetes.... las tapitas, los desayunos y cenas, los bocatas camperos, las prosesiones, las cervecitas de la última noche saltándose la dieta, ese mousse de chocolate blanco... pero sobre todo las risas, tus explicaciones y tu compañía.
    Espero que no tengan que volver a pasar 2 años para volver a vernos.
    Gracias por esos recorridos super sinegéticos y por dejarme las mejores fotos y la mejor luz. Gracias por la paciencia en esas fotos de atardeceres.

    Un abrazo de linse!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Con este comentario lo has resumido mucho mejor que yo con el reportaje! Esto es lo que mola, pasarlo en grande haciendo lo que nos gusta, siempre mejor en compañía de la buena.
      De nada, ya sabes que estoy para cualquier recorrido molón, y que no pasen dos años otra vez para que volvamos a comer como marranos :D
      ¡Abrazote de linse!

      Eliminar
  2. Ay esas anillas!! Deberías tramitarlas. Te ibas a llevar más de una sorpresa con los viajes de estos bichos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acabé hartando tras las últimas veces en que ni se dignaban a responderme los correos, pero sí que debería probar ahora y ver qué viajes se pegan las amigas.

      Eliminar
  3. Veo que un fructífero reencuentro, menuda sesión os pegasteis, que maravilla. Saludos norteños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimo, nos lo pasamos como cosacos.
      ¡Saludos del sur!

      Eliminar