lunes, 21 de marzo de 2016

Llegan las aves estivales al Brazo del Este



Flamencos con Grazalema de fondo

Flamencos, espátulas y avocetas



Decido "saltarme" el orden cronológico de mis salidas una vez más para dar prioridad a eventos recientes, en vista de que algunas citas fenológicas interesan ahora mismo más que algunas otras cosas que puedo ir publicando tranquilamente más tarde.


Y es que la semana pasada ya han empezado a llegar las aves estivales al Brazo del Este, tras su larga ausencia invernal en tierras africanas. Si el día 10 vi los dos primeros fumareles (Chlidonias hybrida), el día 15 ya me encontré con gran cantidad de ellos en los meandros del paraje, buscando alimento con ese vuelo tan característico y diferente del de sus primos los charranes.
También fue el día en que vi mis primeras garzas imperiales (Ardea purpurea) del año, con distintos ejemplares en las zonas de más espesa vegetación junto a una ingente cantidad de garzas reales y garcetas grandes. Y sin olvidarme de otras aves más pequeñas, como la lavandera boyera y la buscarla unicolor, llenando esta última la marisma con su característico reclamo al estilo chirrido "prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr".











El movimiento de limícolas en migración prenupcial se hace muy notorio, tanto en número como variedad de especies. Aquí vemos por ejemplo agujas colinegras (Limosa limosa), avocetas (Recurvirostra avosetta), archibebes oscuros (Tringa erythropus), combatientes (Philomachus pugnax) y chorlitos dorados (Pluvialis apricaria). Además de otros como archibebes comunes y claros, andarríos bastardos, etc...
















No es de los mejores lugares para la observación de anátidas, sin embargo he podido ver ánades rabudos (Anas acuta) y un par de tarros blancos (Tadorna tadorna), siendo con estos últimos la primera vez que veo la especie allí.





Como dije en otra entrada anterior, las cigüeñas negras (Ciconia nigra) que han invernado aquí ya nos abandonan, viendo el día 16 un grupito de 5 ejemplares remontando una térmica y luego alejándose, y un joven ejemplar solitario todavía por el paraje.




Todo esto es un anticipo de lo que está por venir, cuando lleguen todavía más especies para completar el ya de por sí interesantísimo reparto que tenemos con los habituales del lugar. Ahora mismo se ven a diario flamencos (Phoenicopterus roseus), calamones (Porphyrio porphyrio), espátulas (Platalea leucorodia), garcetas grandes (Egretta alba) y moritos (Plegadis falcinellus) como ejemplos más llamativos, pero a todos ellos ya les haré una entrada en especial, bien la merecen...
















2 comentarios:

  1. Dientes largos hasta el suelo. Menos mal que ha queda muuuuuy poquito para darte un abrazo de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Dentro de poco no tendrás ni un diente largo porque estarás viendo esto en persona!

      Eliminar