sábado, 13 de febrero de 2016

Una mañana entretenidísima entre Trebujena y Bonanza




Esta entrada es la continuación exacta de la anterior, al haber salido al día siguiente (domingo 31 de enero) a cambiar de tercio en ambientes marismeños.
Después de tan magnífica jornada serrana, tocaba ir de aves acuáticas, pero con diferencias respecto a las que suelo ver en el Brazo del Este al ir al ambiente más costero de la Doñana gaditana.

En el colegio me comentaron que por una carreterucha de Trebujena se veían muy bien los flamencos (Phoenicopterus roseus), y allá fui, viendo además otras aves como espátulas (Platalea leucorodia), moritos (Plegadis falcinellus) y un águila calzada de fase oscura (Hieraaetus pennatus).
















Esa bacheada carretera (la del práctico, localmente conocida como "del plástico") lleva hasta el pinar de La Algaida, donde milanos reales (Milvus milvus) sobrevolaban detalles primaverales como los narcisos o las mariposas Vanessa atalanta. En la Laguna del Tarelo se veían muchas malvasías (Oxyura leucocephala) junto a unos pocos ánsares comunes (Anser anser) y otras aves acuáticas como porrones comunes y zampullines cuellinegros.
Por cierto, allí hay una población de camaleones, ojalá un día pueda ver uno...









Desde allí tenía muy claro que iría a ver las Salinas de Bonanza, que ya han aparecido otras veces en el blog al ser un lugar muy agradecido para el pajareo. Al igual que las veces anteriores, allí estaban las limícolas como correlimos tridáctilos (Calidris alba) y comunes (Calidris alpina), archibebes comunes (Tringa totanus), etc... Quedaron sin fotografiar especies dignas de mención como el correlimos menudo o el archibebe claro.










Los flamencos son un clásico de las salinas, y suelen dejarse ver bastante bien, así como también es característica la gran cantidad de tarros blancos (Tadorna tadorna).













Esta vez hubo mejor suerte que otras veces con el águila pescadora (Pandion haliaetus), apareciendo dos ejemplares juntos, un adulto (anillado, creo que en Escocia viendo el color azul en la anilla) y un juvenil (dos últimas fotos). Ambas lanzaron algún que otro picado, pero salieron de sus respectivos chapuzones sin éxito.













Fue para mí el mejor momento del día, no bastando con las águilas pescadoras cuando entraron en escena una cigüeña negra (Ciconia nigra) volando bastante bajo en busca de una térmica que remontar y una pagaza piquirroja (Hydroprogne caspia) que no paraba de patrullar en pos de una buena pesca; hubo un largo rato en que tenía a las cuatro aves al mismo tiempo en el campo visual y ya no sabía bien a cuál mirar.













Llegado el mediodía tocaba volver a Los Palacios, no sin antes pararme a ver un bando de espátulas y otro de avocetas (Recurvirostra avosetta). Mirando bien las gaviotas en vuelo, como la patiamarilla (Larus michahellis), busqué entre las reidoras que nadaban en las salinas para ver si entre ellas sí había alguna gaviota picofina (Larus genei), en vista de que no pasaba ni una en vuelo, y allí estaban tan tranquilas luciendo sus colores nupciales, sobre todo el ejemplar más lejano que he fotografiado con su tono rosado.








Juvenil








Como veis, hay especies que no tengo a mano en Los Palacios junto a otras que sí suelo ver a menudo, siendo un buen complemento a mis habituales salidas marismeñas. Habrá que volver en otra ocasión.



6 comentarios:

  1. Oye que sitio tan chulo.. Magníficas imágenes.. Que buenas la de la pescadora, hay de todo como en botica.. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un rincón que da muchísimo juego, después de una mañana allí te vuelves a casa más contento que unas pascuas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Pues si que fue entretenidísima, menuda sesión, madre mía. Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tocó un día especialmente productivo, de los mejores que he tenido por Doñana.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Hola Carlos,

    no me canso de ver tus entradas, la variedad está asegurada. Momentazo el de las pescadoras, buen sitio parece para conseguir más fotos de sus lances. Y con los camaleones no te preocupes, fijo que el día menos pensado das con alguno.

    Salu2 Linse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encontré un rinconcito solitario muy guapo para ver las pescadoras y pagazas hacer sus lances de pesca. Ya me imagino lo que pasará con los camaleones, que si veo uno tendrá que ser de potra como debe suceder con ellos, jajaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar