sábado, 6 de febrero de 2016

Paciencia






Toca hoy una entrada más breve que las anteriores para centrarme en una amiga emplumada que suelo ver en mis visitas semanales al Brazo del Este, es tan cotidiana para mí que se ha ganado su entrada propia... junto a otras amigas más.

Esta garcilla cangrejera (Ardeola ralloides) es una de las que se quedan a pasar aquí el invierno en lugar de migrar con el resto de sus congéneres. El paraje del Brazo del Este llega a ser toda una explosión de estas pequeñas garzas cuando llegan los pasos migratorios, en época de cría tampoco son precisamente pocas las que se ven por aquí, siendo el invierno cuando menos te las encuentras lógicamente, pero ésta en concreto compensa con creces la escasez porque se deja observar MUY bien.

Suele estar como en la primera imagen, posada en un canal junto al puentecillo de uno de los accesos a los arrozales, si tenéis buena memoria ya la recordaréis de una entrada anterior en la que la fotografié durante sus lances de pesca en ese mismo trozo de hormigón que usa como posadero preferido. Y así ha seguido, inmóvil hasta que lanza su arpón que revela un enorme cuello que contradice al instante su apariencia rechoncha y compacta. La paciencia hecha ave, muchos días me la encuentro en el mismo sitio al regresar a casa al atardecer, quieta y acechante.










Ya veis que estuvo nublado ese día, pero mirad lo que cambia la cosa con tan sólo un poco de sol que se filtró entre las nubes durante unos minutos. No hay nada como una buena luz para apreciar la belleza natural de estas ardeidas.





También hay un par de ejemplares que solían pescar junto a una estación de bombeo, pero ahora mismo no se les ve el pelo (bueno, las plumas) desde que han "cerrado el grifo". En cambio, me he encontrado con tres ejemplares más junto a otro acceso del paraje, y una de ellas tiene la misma buena costumbre de mi amiga para posar de maravilla ante la cámara. Se ve que están acostumbradas al tránsito de vehículos y agricultores y tienen una distancia de seguridad mucho más reducida que otras cangrejeras (y garzas en general).
Unas pescadoras muy pacientes, como también son pacientes con el tío barbudo que las fotografía sin hacerle mucho caso.









8 comentarios:

  1. Muy buenas escenas de pesca! La verdad que el Brazo del Este no defrauda, bueno... a no ser que haya conflictos agrarios de por medio...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya iremos viendo durante estos meses si los agricultores la vuelven a liar gorda como siempre, porque con los calamones se nota que han hecho fechorías.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Era fácil con unas modelos tan agradecidas y bonitas.

      Eliminar
  3. Me gustan muchísimo las garzas, todas, pero, las pequeñas, tienen esa gracia de disimular perfectamente su cuello con el plumaje cuando acechan y cuando descansan.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual que los martinetes, tienen esa sorpresa del cuello serpentino bajo el abrigo de plumas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Preciosa entrada linse , un abrazo y nos vemos pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te tengo preparados itinerarios que espero salgan muy jugosos.
      ¡Un abrazo de linse que pronto te daré personalmente!

      Eliminar