viernes, 19 de febrero de 2016

La abundancia en Doñana





Con un mes de retraso os traigo esta salida por Doñana del día 16 de enero, ya que quise darle prioridad a los lugares nuevos, y es que en esta entrada no saldrá nada que no hayáis visto antes. De hecho, incluso para mi gusto el nivel no fue el deseado, aunque habrá quien al terminar de leer esto me diga que estoy loco por las cosas tan chulas que vi, pero es lo malo que tiene Doñana, te pone el listón muy alto después de haber visto auténticas pasadas.

Una parada clásica de estas fechas es el taray donde se reúnen cantidad de martinetes (Nycticorax nycticorax), aunque no sé yo si ese lugar justo al lado de una carretera es bueno para descansar, pues cuando pasa una moto u otro vehículo especialmente ruidoso casi todos ellos alzan el vuelo para dar un par de vueltas y volver otra vez a posarse en el mismo sitio. En fin, si ellos eligen estar allí tendrán sus motivos.


















La Dehesa de Abajo con sus concentraciones de anátidas es otra parada mandatoria. Este año estoy viendo más patos colorados (Netta rufina) que nunca, y en esa ocasión una buena bandada de ellos estaba dando vueltas sobre la laguna, cosa nunca vista por mí en tal cantidad.













Algunas de las especies más comunes de nuestra geografía, como la garza real (Ardea cinerea), el ratonero común (Buteo buteo) y el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), se dejaron ver muy cerca. Me llama especialmente la atención la última imagen del cernícalo, pues cuando un ave se queda mirando hacia arriba es porque ha visto algo que escapa a nuestro inferior sentido de la vista.




Caca-momento








Me cuentan distintos amigos desde Extremadura que las grullas (Grus grus) se nos están marchando ya. Éstas de Doñana del mes pasado ya se veían menos que antes, desde luego, no me imagino entonces ahora mismo.











Los flamencos (Phoenicopterus roseus) estuvieron muy alejados ese día, aunque un bando se dejó afotar al pasar volando cerca del carril. Ya veis que ese día casi todo fue al vuelo.







Para acabar, un par de cosillas típicas que se ven por aquí, como lo son los cernícalos primilla (Falco naumanni) en pleno invierno y los gamos (Dama dama) pastando cerca de grullas y caballos domésticos.












Hoy viene de camino mi amigo Jero Milán, mañana espero poder irle enseñando cosas como éstas y más. ¿Nos encontraremos con alguna que otra sorpresilla?




4 comentarios:

  1. Yo veo esto y me entran unas ganas de bajar,... Cuando crezcan un poco mis niños me voy de cabeza. Precioso reportaje Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues ya sabes! Precisamente este finde ha estado por aquí un amigo con su familia y la semana que viene publicaré fotos de lo que vimos.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Un escenario como eternamente primaveral, donde encuentras todo tipo de especies como sedentarias. Es fenomenal, sin duda.
    Este fin de semana estuve en el Delta del Ebro y, pude disfrutar como en las imágenes que nos muestras frecuentemente, bandos de flamencos y moritos. No faltaron gran cantidad de limícolas y ardeidos. Todo alucinante.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaría conocer el Delta del Ebro, para mí tan lejano geográficamente pero familiar al ver las especies que allí pululan, ya quisiera poder disfrutar alguna primavera de lo maravilloso que debe ser estar entre flamencos y charranes.
      ¡Saludos!

      Eliminar