miércoles, 13 de enero de 2016

Sierra Mágina, de las cumbres al bosque







Sierra Mágina es el parque natural de Jaén que menos he trasteado, pese a que no lo tengo muy lejos y suelo ver su mole desde Bailén, pero esto había que ir compensándolo. Estas navidades elegí dos días para ir conociendo mejor este coloso calizo y el día 24 tocó hacer la subida al Miramundos con sus 2.077 metros.

La ruta es al principio la misma que nos lleva al Pico de Mágina, la mayor altura de la provincia de Jaén (2.167 metros) que ya tuve el gusto de coronar en noviembre de 2014 como ya visteis en esta entrada en su momento, pero acaba por bifucarse el sendero hasta llevarnos al refugio de Miramundos entre estas magníficas vistas montaraces.
Se veían picos de otras serranías como el Banderillas en la Sierra de Segura y el imponente Mulhacén en Sierra Nevada, presentando por entonces  un aspecto atípico para esas fechas con tan poca nieve.











Con respecto a la fauna de las alturas, contaba desde luego con ver cabras montesas (Capra pyrenaica) y así fue, aunque la verdad es que esperaba mejores avistamientos con la población tan numerosa que allí hay.

Las aves invernantes como el mirlo capiblanco me dieron esquinazo, ni uno pese a haber aún majuelos y agracejos en fruto en la zona donde los vi la vez anterior, pero los acentores alpinos (Prunella collaris) se dejaron ver al atardecer después de haberme estado tomando el pelo durante la jornada (esa costumbre suya de reclamar desde lugares inaccesibles).













Qué puedo decir sobre lo bien que se estaba en la cumbre, sobre el mar de nubes y con vistas así de fabulosas.






Bedmar

Jódar





Retomando la fauna, me encantó comprobar la presencia de la araña negra de los alcornocales (Macrothele calpeiana) que, como sabéis por entradas anteriores, también se encuentra en la vecina Sierra Sur de Jaén.
La única rapaz que vi ese día fue un águila real (Aquila chrysaetos) que apareció cicleando a lo lejos cuando yo no me encontraba ya en las alturas, muy oportuna ella. Siguiendo con las aves, era agradable ver en las cotas bajas unas cajas nido que aúnan labor social y natural para que estos bosques estén llenos del trino y movimiento de numerosos paseriformes forestales.












El día 26 dejé de lado las cimas y escogí un recorrido más forestal, el sendero de Gibralberca entre pinares con buena regeneración de vegetación mediterránea y olivares de sierra en sus márgenes.
Los majuelos estaban llenos de sus encarnados frutos y no pocos rincones invitaban a sentarse largo rato disfrutando del entorno junto a picos picapinos, reyezuelos listados, trepadores azules, carboneros garrapinos, arrendajos, etc...





Allí estuve la vez anterior

Almadén

La Pandera (Sierra Sur de Jaén)


Una fuente con la mayor parte de su superficie congelada albergaba algunas ranas comunes (Pelophylax perezi) de notable tamaño, y pájaros como el petirrojo (Erithacus rubecula) y un fugaz zorzal alirrojo acudían a beber. Una simpática ardilla (Sciurus vulgaris) me animó mucho la llegada al área recreativa Gibralberca con su curiosa mirada, y encontré bastantes ejemplares de araña negra de los alcornocales; ni rastro de especies como la víbora hocicuda o el sapo partero bético, ¡tendrán que seguir esperando!















Al igual que con las otras sierras de Jaén, dejo para el final una imagen del pueblo de La Guardia de Jaén con su castillo, que por algo hablamos de la provincia con más castillos y torres de nuestra geografía. A ver qué me deparan futuras visitas, que me ha quedado claro que puedo sacarle más partido todavía a Sierra Mágina.







8 comentarios:

  1. Viendo esta entrada y la anterior diría que estáis en primavera por ahí abajo. Por aquí viendo focas y gaviotas polares y por ahí viendo anfibios, es increíble.
    Me han encantado las fotos Carlos, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más aún lo parece ahora con la reciente llegada de aviones y golondrinas, aunque hoy en Doñana soplaba un viento helador que uno no se imagina cuando ve las fotos tan soleadas.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Cuanto bicherio linse. Eres un sinegetico espectacular. Siempre es un placer leer tus aventuras. Un abrasote felino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aventuras que vas a vivir en primera persona, ya verás qué de cosas sinegéticas vamos a hacer.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  3. Esos pilones son joyas...ojalá se conserven así mucho tiempo.

    Muy buena entrada!
    Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo espero, éstos tan escondidos en el monte suelen escapar de las "limpiezas". Esta fuente tenía un montón de rocas apilado junto a una de sus esquinas, un buen detalle que facilita la entrada y salida.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Mucha serranía para explorar y mucha vida con la que toparse. Desde luego, ahí abajo pases por donde pases siempre disfrutas a lo grande.
    A ver si ahora que hace algo mas de frío puedo ver por las sierras bajas mas acentores y el primer treparriscos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que haya suerte y el treparriscos muestre por qué lo llaman "pájaro nevador", cuando aparece en cotas bajas ante la inminente llegada de nevadas.
      ¡Saludos!

      Eliminar