jueves, 28 de enero de 2016

Otra buena salida por Grazalema





Era inevitable, tenía que volver a esta sierra que tantísimo me gustó cuando la conocí a finales de octubre y durante noviembre. Llevaba un tiempo viendo por las redes sociales fotografías de anfibios en amplexo durante el día (concretamente sapos comunes) y orquídeas (Barlia robertiana y Ophrys fusca), así que decidí probar suerte en el sendero del Río Majaceite este pasado sábado... que acabó resultando muy mala idea.
No vi ninguna de las dos cosas, y tuve que estar acompañado por numerosos grupos de gente ruidosísima, de manera que abandoné el recorrido, no sin antes bichear alguna larva de libélula (Boyeria irene la de la fotografía) y mariposas de los muros (Pararge aegeria).
También pude ver alevines de trucha, una mariposa limonera que no se dejó afotar, y oí durante unos segundos el croar de ranitas meridionales.








Me fui derecho al Puerto de Las Presillas, ese lugar donde el bicheo es muy productivo, tal como lo fue ese mismo día con una horripilante larva que no sé de qué será, opiliones, varios escorpiones (Buthus occitanus) y arañas negras de los alcornocales (Macrothele calpeiana), aunque debo señalar que al último ejemplar de las fotos lo encontré cerca del Torreón, al que me acerqué un momento en mi viaje de vuelta porque ya sabía de antemano que allí había individuos de talla especialmente grande.






















No faltó a su cita un herpeto al que buscaba expresamente, esa zona con tierra tan blanda y suelta es propicia para poder encontrar alguna culebrilla ciega (Blanus mariae). Tantas veces que el año pasado sólo sabía de su existencia en mi Jaén natal por las mudas de piel que dejan, y por fin el pasado noviembre las vi por primera vez en Grazalema y ahora he repetido la oportunidad de disfrutar de tan singular animal, endemismo ibérico tan adaptado a la vida subterránea que parece más lombriz que reptil.

Tal como ya dije en su momento, las culebrillas ciegas NO son venenosas por mucho que lo digan los refranes rurales, hay que cortar de raíz con el saber popular que acaba convertido en estupidez popular.










Si os apetece alguna imagen de aves, conformaos con la agradecida tarabilla común (Saxicola torquatus), porque no hubo mucho más aparte de lejanos buitres leonados y chovas piquirrojas. Quise probar en el abrevadero donde otras veces gocé tanto con los mirlos capiblancos que bajan a beber, pero me tocó soportar en las cercanías el descanso de un grupo de esos deportistas que piensan que hay que gritar muchísimo para que todo el mundo sepa lo bien que se lo pasan.

En cambio tocó premio con los mamíferos, un rebaño de cabras montesas (Capra pyrenaica) estuvo pastando cerca de mí durante largo rato (hasta que yo fui quien decidió irse, de hecho), tan sólo interrumpido por un par de excursionistas que me vieron y se acercaron a intentar fotografiarlas con sus móviles (ya podéis imaginar la falta de discreción que tuvieron). Después de eso volvieron a su comportamiento confiado y tranquilo en mi presencia, que me recuerda al que tienen sus congéneres de algunas zonas de la Sierra de Segura.










Ejemplar con una pata rota





Cara de disfrutar MUCHO su comida






No sólo vi los inútiles intentos de ligoteo de los jóvenes machos, sino que también presencié otros comportamientos suyos como las provocaciones de combate y el frotamiento de cornamenta con los arbustos.







Con estas vistas del macizo os dejo hasta la siguiente entrada, aún quedan cosas marismeñas y serranas que enseñar, con sus sorpresillas incluidas.








6 comentarios:

  1. Buena colección de pequeños animales. La larva esa tan asquerosa de la foto no se si será, pero me recuerda a la de los escarabajos acuáticos del género Hydrophilus. El adulto impresiona por su tamaño.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me recordó a la de los ditiscos, en todo caso no sé si fue muy normal encontrarla bajo una roca y lejos del agua.

      Eliminar
  2. Qué bonito, yo tengo muchas ganas de ir a Grazalema. Las Macrothele están guapísimas, creo que a mi provincia (Albacete) ya no llegan, tal vez haya en alguna zona de las sierras del sur pero me parece que no están citadas. Veo también que las cabras de Grazalema también están afectadas de sarna...

    Muy buena entrada, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van apareciendo en más sitios, o han aumentado o más bien la gente se fija mejor. En Jaén están citadas sólo por el sur, menos una cuadrícula al norte que está cerca de Ciudad Real, tiene que haber más en mi opinión.
      En todo caso, el año pasado nunca las vi por Siles (muy cerca de la frontera con Albacete), y es una especie que no pasa desapercibida con esas pedazo de trampas de seda que hacen.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Como siempre impresionante linse. Yo no se como encuentras tanto bichopor ahi. Eresun maquina. Nos vemos en na. Un abraso felino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy hecho un bichero, y ahora que uso un macro nuevo ya no puedo parar, jajajaja.
      Nos vemos en nada haciendo cosas sinegéticas por Doñana. ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar