jueves, 7 de enero de 2016

Buenos momentos del 2015




Lo suyo hubiera sido hacer esta entrada nada más empezar el 2016, pero aún estoy a tiempo de repasar un poco mis momentos favoritos en la naturaleza del año pasado. Y creedme que me ha costado mucho no llenar esto de animales a cascoporro, por mí hubiera puesto todos y cada uno de los que me gustaron, pero he querido seleccionar aquello más destacado, ya sea por su contexto, singularidad o novedad.


Empecé el año con algo tan especial y carismático como lo es el águila imperial, viendo este subadulto en las dehesas de La Fernandina en compañía del que es mi mejor amigo desde la infancia.






No tardé en volver a la Sierra de Segura para retomar el curso en Siles, allí el mes de enero trajo nevadas que dejaron estampas de auténtica postal invernal, y disfruté de los machos monteses en la nieve, del mirlo acuático justo en el mismo sitio donde vi la especie por primera vez hace doce años, y del espectacular nacimiento del río Mundo.











A finales de febrero visité las campiñas madrileñas y tuve unas observaciones de avutarda buenísimas. En marzo tocó ir a Daimiel, donde oí por primera vez el característico "mugido" del avetoro y su menor pariente el avetorillo se dejó ver de una manera sensacional.







El elanio que suele dejarse caer por las afueras de Bailén por fin me dio la oportunidad de retratarlo en condiciones, haciéndome especial ilusión que mi mejor foto de esta especie haya sido justo allí.





Una salida por el río Borosa me permitió ver por primera vez el valioso endemismo que es la lagartija de Valverde, únicamente presente en ese macizo de Segura-Cazorla-Las Villas y serranías anexas de Albacete, Granada y Murcia.





La primavera llegó espléndida a la Sierra de Segura, donde me inicié en la identificación de orquídeas (alrededor de unas 21 llegué a anotar) y regresaron las aves estivales que tanto extrañaba, entre ellas la pareja de águilas calzadas de Torres de Albanchez que conozco desde 2011. Las salidas nocturnas fueron muy satisfactorias en cuanto a anfibios se refiere, como por ejemplo con las ranitas meridionales y su celo, y precisamente en mi búsqueda de masas de agua adecuadas me encontré en mayo con uno de los artrópodos que más deseaba ver: la fabulosa mariposa isabelina.
Otra sorpresa que trajo la primavera fue la aparición de algunos halcones de Eleonora.










Despeñaperros me regaló poder ver un cárabo a plena luz del día. Bueno, aunque estaba entre sombras más que a la luz, y habría que decir que era él quien me veía a mí.






Despeñaperros fue en verano toda una mina para la observación de odonatos como Boyeria irene y lepidópteros como la mariposa del madroño. Patear ese rincón abrupto de Sierra Morena tuvo el premio de ver un enorme ejemplar adulto de culebra de collar y un joven azor recién emancipado.










En agosto fui destinado a Los Palacios y Villafranca para el presente curso 15/16, donde me reencontré con el abundante pajareo del Brazo del Este, lugar en el que es habitual poder ver algunas de mis especies favoritas como garcillas cangrejeras, águilas pescadoras, espátulas y cigüeñas negras (una de ellas mi vieja amiga anillada en Alemania). El pasado otoño llegó la inesperada novedad de ver por fin un avetoro, esquiva ardeida que ya ni contaba con poder ver alguna vez.









Su cercanía con Cádiz me animó a visitar un puñado de veces las Salinas de Bonanza, donde entre buenísimas observaciones de flamencos pude ver por primera vez las bonitas gaviotas picofinas.
Me quedé con ganas de camaleones... ¿tendré la oportunidad este año?






La invernada de Doñana trajo numerosos ánsares comunes que hasta ahora no había podido disfrutar en condiciones. Y grullas, aunque la fotografía que agrego es de una bonita visita a Extremadura que tuvo mucha miga.







Conocer la Sierra de Grazalema ha sido otro hito, con lo muchísimo que echo de menos la sierra durante este curso. Allí pude ver a los mirlos capiblancos de una manera que ni soñaba, y pude hacer una cutrefoto de un zorzal real en uno de sus pinsapos. 







Un animal que para mí ha tenido especial protagonismo durante estos meses recientes ha sido la araña negra de los alcornocales. De momento las he ido encontrando en la Sierra de Aracena, Grazalema (donde tomé las fotos de este ejemplar especialmente grande), Los Alcornocales e incluso en mi provincia, concretamente en la Sierra Sur de Jaén y en Sierra Mágina, además de ver evidencias de su presencia en la Subbética Cordobesa.
Este pequeño monstruo me fascina tanto que me estoy planteando dedicarle una entrada en exclusiva...





Grazalema y Los Alcornocales brindaron buenos encuentros con reptiles nuevos para mí: la culebra de cogulla, la culebrilla ciega y el eslizón ibérico.








Decidí que ya era hora de conocer mejor la Sierra Sur de Jaén, tan desconocida como desprotegida sin la figura de Parque Natural que merecería por sus importantes valores naturales. El castillo de Otíñar es allí testigo de jornadas en las que puedes llegar a ver hasta cinco águilas reales distintas en la misma tarde.
También he empezado a bichear algo mejor Sierra Mágina, pero eso aparecerá en una próxima entrada y mejor lo dejo para entonces. Del mismo modo que me reservo lo visto en mis visitas al Refugio de la Serpiente (Estepa) para una entrada que quiero dedicarle.








Esto ya lo sabéis por mi anterior entrada (y si no, ya estáis tardando en echarle un vistazo), la última gran salida bichera del año estuve en la Sierra de Segura junto a cabras monteses, acentores alpinos y tritones pigmeos, entre otras cosas. Y tengo intención de seguir volviendo cuando pueda, ¿llegará el esperado encuentro con un quebrantahuesos?









La primera semana del 2016 ya me ha ido regalando algunos muy buenos momentos, que ya iréis viendo cuando toque, que quedan largos meses por delante con la ilusión de esperar lo que tenga que ofrecerme, justo igual que el 2015 me ha brindado todo lo visto aquí y mucho más.
Expectante estoy...camaleón, quebrantahuesos, roquero rojo, víbora hocicuda... quién sabe...

En muchos de estos momentos he estado bien acompañado, a vosotros os los dedico, pues no hay nada mejor que poder compartir una afición tan maravillosa.









8 comentarios:

  1. Mucha variedad y mucha calidad, Carlos!! Enhorabuena
    Me alegra haber podido participar en uno de tus buenos momentos del 2015.

    Para 2016, más y mejor!

    Saludos,
    Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombreeeee, anda que no estuvo bien el "Valverdeo"con sapos comunes hasta en la sopa.
      En 2016 hay que volver a hacer algo chulo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Vaya entradón mas sinegético!!
    Ha sido un año muy completo Carlos, el único fallo es que no nos hemos visto ni en Madrid, ni en Jaén, ni en Sevilla, ni en Extremadura, ni en la Mancha, ni en Cantabria infinita... espero que en este 2016 nos veamos.
    Ojalá este año nos sorprendas con esas especies que has nombrado al final, de lo que si estoy seguro es que va a ser una primavera movidita y llena de sorpresas....
    Un abraso de linse!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es justo de lo peor del año, que no hayamos hecho nada sinegético, pero tenemos un año nuevo por delante para arreglarlo, tenemos mucho escenario como muy bien has señalado (no se te ha escapado ningún sitio, jajaja).
      Tú sabes ya de primera mano ese as que tengo para primavera, la que se va a liar...
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  3. Jaja...ya entiendo; una buena "pasadica por los morros" de un año rebosante de avistamientos sobresalientes.
    Pues nada, nada, me alegro por que, al fin y al cabo, aunque de una manera indirecta pero preferente, soy también testigo de la hazaña de semejante añazo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bueno, pues ya de paso es un efecto colateral, jajaja! Eso está claro, esta esfera de blogs es ya parte importantísima del bicheo, tanto para información como para el mero placer de leer las vivencias de "compañeros de armas".
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Menudo repaso, que maravilla de año. Este que acaba de entrar tiene un día más al ser bisiesto, me imagino que le sacarás más partido si cabe, jejeje. Un fuerte abrazo y lo mejor para el 2016, que venga cargado de naturaleza y buenas fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este año estaría mejor si en el balance final logro meterle algo cantábrico, que tengo planes que espero cumplir.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar