domingo, 15 de noviembre de 2015

Volviendo a Doñana, con invernantes y sorpresas




Imagino que recordaréis esas salidas mías por Doñana de hace un par de años, y si no os las recuerdo ahora mismo con esta nueva entrega en la que repaso la salida del pasado sábado 7.
Viviendo en Los Palacios y Vfca. cuesta más ir al entorno de la llamada "Doñana visitable" que cuando viví en Sevilla, el doble de distancia hasta llegar allí, pero supuse que ya iba siendo buen momento para ir a intentar disfrutar de su fabulosa invernada.

Al poco de llegar me encontré la Dehesa de Abajo atestada de anátidas, sobre todo patos cuchara (Anas clypeata) con el bonito hallazgo de numerosos patos colorados (Netta rufina) entre ellos.
También archibebes claros (Tringa nebularia), avefrías (Vanellus vanellus), garzas reales (Ardea cinerea), garcetas grandes (Egretta alba) y mis queridas cigüeñas negras (Ciconia nigra).















Cigüeña blanca y buitre leonado


En las proximidades de Isla Mayor había ingentes cantidades de flamencos (Phoenicopterus roseus) de distintas edades, tanto posados como en vuelo. Ha coincidido que la primera vez que fui allí hace dos años, también un día de noviembre, me encontré así a los flamencos, en gran cantidad y al lado mismo del pueblo.

Había mucho más, claro, como moritos, gaviotas sombrías, garcetas comunes, avefrías o cormoranes grandes.







Con el cartel de Parque Natural

Juveniles







Un protagonismo inesperado lo tuvieron las rapaces, primero con las buenísimas observaciones de milano real (Milvus milvus), bellísima ave de presa que no tengo la suerte de disfrutar en mi Jaén natal con el escaso puñado de ejemplares que se ven muy de cuando en cuando.


Junto a un cernícalo primilla








Y luego con la majestuosa aparición de un macho adulto de águila imperial (Aquila adalberti), ¡ya iba siendo hora de ver una de las famosas imperiales de Doñana!








Tanto la imperial como los milanos fueron observados en la misma zona donde también vi una culebrera (Circaetus gallicus) y cernícalos primilla (Falco naumanni), ambas especies estivales que optan por pasar aquí el invierno sin migrar, y un simpático mochuelo (Athene noctua) compartiendo hogar con los primillas.






Un par de grupos de gamos (Dama dama) se dejó ver en la marisma, uno de ellos compuesto sobre todo por machos adultos de formidable cornamenta.





Un momento... gamos, águilas, mochuelos, culebreras... ¿estuve en Doñana o en mis sierras de Jaén?

Pues sí que era Doñana, el reconocible trompeteo de las grullas (Grus grus) anunciaba el vuelo de sus hermosas escuadras, así como el bullicio de innumerables ánsares comunes (Anser anser) dirigiéndose a su zona de descanso.

He de decir que es la primera vez que asisto al espectáculo de estas hileras de gansos al atardecer, cosa que por supuesto me encantó, un documental en vivo como suelo decir... he dejado un modesto vídeo que espero sirva como pequeña muestra de lo que se siente allí en directo.
También hay que señalar lo peculiar de estar viendo estas escenas de grullas y gansos yendo en manga corta y rodeado de libélulas, cosas del anticiclón.















video


No puedo terminar sin estas obras de arte cazurro, sumando al clásico "ecologista gilipoya" la nueva estrella: "la caza es cultura / mata gansos están buenos con papas mamones". Una preciosura, auténtica cultura.






7 comentarios:

  1. jajjaja, vaya peña que hay por ahí, yo les pintaba los huevos. Al margen, que envidia esa imperial. Buen reportaje Carlos, un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cultura como ellos dicen, jajajajajaja. Muchas gracias, empezaba a creer que las imperiales de Doñana iban a ser para mí un mito.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Los que no mueren son los "gansos gilipoyas" puesto que su primitivismo les ayuda a subsistir. Si se les diera vía libre acabarían como los pascuenses, muertos de hambre por eliminar de la isla de Rapa Nui todo rastro de vida.
    Por lo demás, un gran reportaje fotográfico que define bastante bien lo que es un grandioso paraíso ornitoógico.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué poco me fío del arroz con pato que sirven en los restaurantes y bares de la zona. Desde luego esta gente tiene la cara más dura que un moai.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Muy completa Carlos. Ese vídeo me ha hecho cerrar los ojos y retrotraerme a los campos Extremeños... Eso de los cazadores es de traca. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Ups! Publiqué con otra cuenta. Un saludo desde el Norte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pues anda que no mola dejar comentarios con esa cuenta.
      Ya ves, el espectáculo de nuestros inviernos... bueno, uno de ellos, que tenemos mucha tela.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar