martes, 24 de noviembre de 2015

Tercera visita a Grazalema: aves y bicherío muy variados





El domingo 15 llegó la tercera parte de esta Saga de Grazalema que con tanto gusto y satisfacción empecé en octubre. Esta vez además fui acompañado por Javi Pérez, que hace poco ha colgado también su reseña del día serrano y bicheo que pasamos en este enlace: pincha aquí.

Fuimos con idea de hacer la ruta del Salto del Cabrero, cosa que no pudo ser al final por un motivo que ya diré más abajo, aunque seguro que os podréis imaginar por anticipado de qué se trata.

Hicimos una primera parada en el abrevadero donde los mirlos capiblancos (Turdus torquatus) bajan a beber, se hicieron de rogar pero aparecieron varias veces junto a otros pájaros como el escribano montesino (Emberiza cia), el reyezuelo listado (Regulus ignicapilla), el carbonero común (Parus major), el herrerillo común (Parus caeruleus), el verdecillo (Serinus serinus), la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) y la curruca rabilarga (Sylvia undata). No cabe duda de que este abrevadero está muy solicitado.












Estando el Cerro Coros al lado no pudimos evitar subir a echar un ojo, entre buitres leonados (Gyps fulvus) y aviones roqueros (Ptyonoprogne rupestris), además de totovías y una par de collalbas negras muy lejanas.









Llegados al Puerto del Boyar nos topamos con la triste realidad de las sierras españolas... la ruta del Salto del Cabrero estaba cerrada por haber una cacería, mientras el parque natural se lavaba las manos poniendo simplemente en el letrero que la ruta está cerrada por causas ajenas al parque... así nos luce...

Lo bueno es que allí mismo hay un plan B muy atractivo, partiendo desde el mismo lugar la ruta del Pozo de las Presillas. Estaba todo atestado de domingueros, con su peculiar costumbre de hablar gritando, ¿¿por qué tiene que ser el griterío un rasgo tan ibérico?? Afortunadamente, por la tarde aquello fue quedando prácticamente desierto y el atardecer fue fabuloso en ese espectacular entorno del Endrinal, acompañados por cabras montesas (Capra pyrenaica), un gavilán (Accipiter nisus), chovas piquirrojas (Pyrrhocorax pyrrhocorax) y tres ejemplares distintos de collalba negra (Oenanthe leucura), portándose a las mil maravillas una de las collalbas a la hora de dejarse fotografiar bien (he aquí la diferencia entre andar a gritos y ser discreto y respetuoso).








Tan tranquila estaba que se permitió acicalarse y rascarse





Con los artrópodos también se dio bien la cosa, fuimos encontrando larvas de luciérnaga, escorpiones (Buthus occitanus) y un imago de Apteromantis aptera. Esta mantis sin alas es un endemismo del sur peninsular que está incluido en el Catálogo de Especies Amenazadas.










Con los reptiles hubo otra gran sorpresa, pude ver por primera vez en mi vida una culebra de cogulla (Macroprotodon brevis), menuda cara se me debió quedar cuando Javi me llamó muy silenciosamente y de pronto la vi en el suelo.

Al igual que la culebra bastarda es una serpiente opistoglifa, es decir, posee los dientes del veneno en la parte posterior del maxilar superior. Esta posición atrasada de los dientes inoculadores de veneno y la baja toxicidad del mismo hacen que realmente no sea peligrosa para nosotros. Es conveniente una mejor educación ambiental en este país con tan bajísima cultura natural (ayer mismo me contaron una vez más la inverosímil leyenda urbana de la serpiente pitón que mide a su dueño mientras duerme para ver si se lo puede comer) para acabar con ese odio estúpido hacia estos animales.








Así me debo ver cuando voy mirando bichejos



Al repertorio hay que sumar unas especies sin fotografiar que merecen ser mencionadas por su interés:

- Lúganos.
- Acentores alpinos.
- Roquero solitario.
- Larvas de salamandra.
- Arañas negras de los alcornocales (ejemplares juveniles y un gran adulto).
- Culebrillas ciegas (dos ejemplares que se enterraron a la velocidad de la luz sin darme tiempo).
- Búho real.

Cada visita a este parque natural me aporta nuevas emociones y sorpresas, no os extrañará que en tan poco tiempo ya figure entre mis preferidos. No hay mejor despedida para esta entrada que una panorámica del lugar en el que empecé mis andanzas por aquí, El Torreón, mayor altura de este macizo.






14 comentarios:

  1. Bueno Carlos, ya eres capaz de identificar la culebra de Cogulla (precioso ejemplar), poco a poco, jeje.
    El repertorio de insectívoros es buenísimo, tengo que comprarme ya mismo un tele.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que a la tercera vez no vuelva a decir que es una culebra lisa, jajaja.
      Disfrutarías mucho con ello en una actividad ya de por sí tan fabulosa como lo es el senderismo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. no paras estas que te sales,las collalbas de lujo.un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pronto publicaré otra entrada gaditana, jejeje, ya verás.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Carlos,

    muy chula la entrada, como siempre. Un sitio muy chulo la verdad. Esa valla de pinchos parece la pasarela Cibeles, madre mía. Tienes razón con lo de las serpientes, para la mayoría de la gente son todas víboras y las matan...

    Salu2 Linse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allí se posa de todo, ya ves, y eso que está cerca de un mirador muy concurrido (gritos, ya sabes). Para la gente todo es muy venenoso, incluyendo eslizones y culebrillas ciegas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Por ver la cogulla ya se compensó que los cazadores os jodiesen el plan inicial... Muy buena!
    El sitio tiene que ser una pasada, solo viendo a sus representantes ya dice mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo le dije al amigo que vino conmigo, mereció la pena el plan B sobre la marcha.
      Y lo que puede quedar aún por ver... continuarán las aventuras béticas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Vaya sesión de lujo Carlos, me quito el sombrero. Un fuerte abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, el día desde luego salió de lujo por el sitio en sí, una maravilla de sierra.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Me conformaría solamente con que el actual gobierno no consiga de nuevo la mayoría absoluta, y se debata la eliminación de la macarrería del chiringuito privado que supone el monte para los escopetas nacionales, por supuesto, para que no se repita esta injusticia.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer más de lo mismo, la ruta aún cortada y con el inri de ver salir de ella a los interfectos en su todoterreno, vetando el paso a los demás para que ellos puedan tirotear.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Estupendas y variadas imágenes como de costumbre.. Que productivo es alambre.. Me encanta el Reyezuelo listado.. Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo poco que me gusta el alambre de espino, pero lo mucho que me gustó ése con su desfile de pajaretes, jaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar