sábado, 21 de noviembre de 2015

Fangueo del arrozal en el Brazo del Este: aves por todas partes





El entorno del Brazo del Este es muy cambiante y los mejores lugares para ver aves no son siempre los mismos, dependiendo de la estación del año y de los trabajos agrícolas.

Así como es horroroso cuando los arroceros queman los rastrojos y llenan todo el campo de humo, siendo además mal momento de pajareo con tanto ajetreo de gente, el fangueo resulta mucho más productivo. La quema de la paja del arroz fue prohibida por la normativa europea, aunque desgraciadamente lo siguen haciendo, y la alternativa es el fangueo, consistente en acoplar a un tractor unas ruedas de hierro para mezclar la tierra con los rastrojos.

Esto deja al descubierto apetecibles presas, sobre todo el omnipresente cangrejo rojo, atrayendo a multitud de aves entre las que destacan por sus elevados números las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) y las gaviotas sombrías (Larus fuscus).






Se suman al festín distintas especies de garzas y limícolas, como por ejemplo las avefrías (Vanellus vanellus), a las que en estos momentos es más sencillo poder ver de cerca.





Unos habituales de la marisma, los moritos (Plegadis falcinellus), se concentran en bandos especialmente numerosos en las parcelas fangueadas. De lejos parecen negros, pero al verlos en los campos inundados podemos tener la suerte de que el sol refleje sus brillantes colores metalizados, tanto posados como en vuelo cercano.

















Lo que siempre llama la atención cuando cuelgo fotos de moritos son las enormes bandadas que casi parecen de estorninos, algo que siempre gusta ver, sobre todo cuando te sobrevuelan con el fortísimo sonido de esos cientos de alas al unísono.















No sólo cierro la entrada con la bonita estampa del reflejo rosado del ocaso en las tablas de arroz, dejo un breve vídeo que vale perfectamente para que quien no haya estado aquí se haga a la idea de cómo son estas raudas bandadas.



6 comentarios:

  1. Tremendo el griterío de tantas especies juntas y, tremendo el despliegue de tanta variedad de aves.
    Sorprendente.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta misma tarde he vuelto a disfrutar del mismo espectáculo de alas y sonidos, qué bien sienta.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Madre mía, vaya pajarada!!! Que envidia!!! Un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre impresionan estas cantidades enormes, incluso cuando ya estás acostumbrado a pajarear por aquí.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. El paraiso macho. Un extasis pajaril. Algun dia ire a verlo detu mano. Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ve buscando hueco en la agenda sinegética, que te espero. En primavera puedo ofrecerte un espectáculo apoteósico, esta vez te tienes que venir sí o sí.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar