jueves, 17 de septiembre de 2015

¡Aracnofilia!





Es posible que un lapsus os haya hecho leer "aracnofobia", la palabra más asociada normalmente a las pobres arañas, siempre temidas y miradas con repugnancia, pero no, habéis leído bien al ver "aracnofilia", porque también es de recibo que existamos quienes las amamos. A mí desde luego me fascinan, tanto para sentirme especialmente ilusionado de poder montar una entrada recopilando especies sumamente interesantes que encontré durante estas semanas de finales de agosto y primeros de septiembre.

Empiezo con una araña tigre, concretamente la especie Argiope trifasciata, que tejía su gran trampa de seda en los matorrales costeros de las Salinas de Bonanza (Cádiz). Es este arácnido el responsable del gran acercamiento con los flamencos que habéis visto en mi anterior entrada, al haber pasado largo rato agazapado con el macro sin que las aves me vieran y así favoreciendo que se aproximaran a mí.
Es una hembra, siempre de mayor tamaño que los machos en las especies de este género, aunque las pequeñas arañitas que se veían por su tela no eran machos, ni tampoco sus crías, se trata de la araña gota de rocío (Argyrodes sp.), una cleptoparásita que roba las presas de otras arañas mayores.








La Argiope lobata es una pariente cercana que vive en otro hábitat distinto, en matorrales secos de la zona mediterránea, como los tres ejemplares que vi junto a Javi Pérez en la Sierra del Becerrero (Estepa-Gilena, provincia de Sevilla) a finales de agosto.
El diseño es, como veis, muy similar pese a las notables diferencias del abdomen, con el tercer par de patas más corto y el mismo estilo de trampa de seda con un establimento en el centro. Las dos son especies inofensivas para el ser humano, sin veneno (aparte van las alergias que uno pueda tener) y poco más que el dolor de una picadura de avispa, esto último sólo en caso de que el animal se sienta obligado a morder para defenderse.









Aquí sí que puedo enseñaros al pequeño macho, que desde luego es un valiente al abordar a semejante bestia, y además el interesante momento en que una de ellas atrapó una avispa y meticulosamente la envolvió para su posterior consumo en una escena que es una suerte de "Alien: el octavo pasajero" a pequeña escala.







Allí en Estepa nos salió una salida muy arácnida, al buscar arañas negras de los alcornocales y encontrar en su lugar otras especies parecidas. Una de ellas fue una Ischnocolus valentinus, de aspecto similar a la araña buscada por su estética negra y peluda, pero de tamaño mucho mejor.
La segunda araña fue de tamaño mucho más respetable, amén de mostrar una agresividad pocas veces vista. Es la araña trampera (Iberesia sp.), que acecha en su madriguera hasta que algún apetitoso desdichado pasa cerca y cae presa de sus quelíceros.







Aquí vais a poder sobradamente el carácter beligerante del amigo, con esa actitud que le hace parecer una tarántula tropical, y su tamaño con el euro de rigor







La prueba del euro, que muchos amigos míos no se atreverían a acercar ni recoger al lado de estos bichos, es algo injusta con la siguiente especie, que llega a alcanzar una talla mucho mayor que la mostrada en las fotografías, porque la araña negra de los alcornocales (Macrothele calpeiana) llega a medir hasta 7 cm. con las patas extendidas, siendo así la mayor araña europea.

Este ejemplar de las fotos es uno de los que encontré en una dehesa de alcornoques de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva), desgraciadamente se me escabulló el de mayor talla de los encontrados, que fácilmente se aproximaba a la talla de un gran escorpión.
Este ser espeluznante para mucha gente, pero maravilloso a mis ojos (ya es de mis animales favoritos), es un endemismo del sur ibérico, concentrándose la grandísima mayoría de poblaciones en Andalucía, con sólo unas pocas en Badajoz, Murcia, Ciudad Real, Alicante (aquí seguramente llegó de la mano humana con el transporte de olivos), Gibraltar y sur de Portugal, y otras poblaciones norteafricanas que hace diez años que no se confirman. Una joya, en resumen.








Si ya de por sí tiene un aterrador aspecto, que la hace muy parecida a la popular imagen de las arañas de goma de las fiestas de Halloween, se lleva la palma cuando hace gala de su belicosidad al igual que la Iberesia de más arriba. Aún recuerdo cuando vi una por primera vez en Algeciras hace siete años, allí plantada en una acera de la ciudad y amenazándome de esta guisa que veis.
Uno de mis objetivos en adelante será verlas en Jaén, donde están citadas al sur de la provincia, el tiempo dirá.







Esto último no es una araña, pero me permito la licencia de incluir a este escorpión (Buthus occitanus) por ser también un arácnido, y además visto el mismo día que la Argiope trifasciata del principio de la entrada, cuando fracasé por segunda vez en un intento de ver camaleones en el Pinar de La Algaida. De los tres ejemplares que encontré éste fue el de mayor tamaño, haciéndome sentir por un momento como si estuviera en una de mis salidas por las sierras de Jaén. 
De todas las especies mostradas, es precisamente el escorpión el que nos puede hacer pasar peor rato con su picadura, si bien ésta no es mortal.

Quien sienta aprensión por estos artrópodos ya puede respirar, porque la siguiente entrada volverá a las aves nuevamente.









11 comentarios:

  1. A mi hijo de cuatro años siempre le digo "las arañas son nuestras amigas, se comen a los bichos que nos pican", y poco a poco va entrando en esto, y cuando cojo alguna y la dejo pasar de mano a mano, su cara es un poema, no se si piensa que su padre es un superhéroe o que tiene un padre que está como una cabra.
    Menudas joyas que tenéis por allí, la araña negra de los alcornocales es una auténtica pasada. Una entrada fabulosa, mañana vuelvo a verla con mi hijo. Un fuerte abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, muy bueno!
      Pero no lo hagas con los alacranes!

      Eliminar
    2. Me encanta lo que haces con tu hijo, los niños hacen lo que le enseñamos los adultos y respetan o pisan animales según lo que nos ven hacer. Yo soy maestro de Primaria y el curso pasado les enseñaba anfibios a los niños de 3 añitos para que les pierdan ese miedo supersticioso tan absurdo que hay aún, los tocaban y veían que son tan inofensivos como bonitos, les encantó.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. No nos dimos cuenta de un detalle: En el euro el hombre de Vitruvio con ocho "patas" al lado de la araña, jajaja. ¿Casualidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, pues es verdad, jajajaja, ¡qué bueno! Ahora mola mucho más la imagen.

      Eliminar
  3. Menuda coleccion de bichejos. Y por lo que veo también te encontraste algunos euros,jajajajaja. Como siempre de lujo. Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy regalando euros a los arácnidos para que se tomen unas cañitas, jajaja. En cuestión de bichetes la fauna ibérica también es de categoría.
      ¡Un abrazote de linse!

      Eliminar
  4. buena entrada,por aqui cada vez se ven menos las arañas negras,antes encontrabas una debajo de cada piedra que levantabas pero ahora hay dias que no ves una.un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En agosto estuve por el río de la Miel en Algeciras y encontré una sola araña negra, pero sí vi muchas de sus telarañas y mudas, se ve que en ese alcornocal hay una buena población, así que debió ser una pasada cuando eran tan abundantes como dices.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola Carlos,

    toda una colección de seres la que tienes y que no dudo irá aumentando. Seguimos aprendiendo.

    Salu2 Linse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos artrópodos que aún estoy deseando ver, poco a poco voy consiguiendo cosillas y estoy contentísimo.
      ¡Saludos linseros!

      Eliminar