miércoles, 5 de agosto de 2015

Por el río Jándula





El río Jándula a su paso por el área recreativa de El Encinarejo es uno de esos rincones del P.N. Sierra de Andújar donde uno puede escapar a la maldición de los mallados cinegéticos que asola casi toda Sierra Morena, y poder pasear tranquilamente para intentar ver a los interesantes habitantes de este baluarte del monte mediterráneo donde incluso se puede llegar a ver al lince ibérico (yo he tenido la suerte de verlo dos veces en esta zona como muchos ya sabéis).

No quiso la suerte de que yo viera al lince ni a la nutria en el paseo que me di una mañana de julio, pero sí que estuve viendo muchos otros vecinos como el herrerillo común (Parus caeruleus) con sus pollos del año, las oropéndolas (Oriolus oriolus) tan esquivas como siempre, los abejarucos (Merops apiaster) y las golondrinas daúricas (Hirundo daurica), además de muchos otros tantos sin fotografiar como el martín pescador, la lavandera cascadeña o el mito.




Oropéndola macho

Oropéndola hembra





El verano es época de odonatos (libélulas y caballitos del diablo), pudiendo ver en sus frescas orillas a especies como Trithemis annulata, Platycnemis latipes y Lestes viridis, junto a herpetos sin fotografiar como el galápago leproso, la culebra viperina y la rana común.













Pero si hay algo que caracteriza a la cordillera mariana es la gran posibilidad de avistar ungulados y rapaces, como fue el caso con los ciervos (Cervus elaphus), aún portando en sus cuernas la borra que pronto empezarán a desprender para estar a punto ante la próxima berrea, y el buitre negro (Aegypius monachus) y la culebrera (Circaetus gallicus).
Dentro de poco seguiremos viendo cosillas de otros ríos y arroyos de la sierra, con mucho que mostrar, pero muchísimo.

NOTA: edito esta entrada para informaros de que el próximo curso estaré por Doñana como hace dos años, por lo que con el tiempo empezarán a aparecer por aquí como churros las fotos de aves acuáticas.















4 comentarios:

  1. Si te hubiese salido el Lince y la Nutria, hubiese sido "la pera limonera", me ha encantado la Oropendola. Una salida magnífica Carlos, un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hay que perder la esperanza de volver algún día a tener un nuevo encuentro con el gran gato, el azar es así.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Al fondo vi la nutria en su día y, también fotografié un bonito macho de ciervo. La entrada dedicada al lince fue, precisamente, en lo alto después de atravesar la pasarela.
    No siempre suena la flauta y, en una salida posterior, no me comí un colín.
    Paciencia...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más normal suele ser el colín, luego otro día vas sin buscar ver nada en concreto y te llevas la sorpresa desde el mismo coche. He visto a las nutrias en el Guadalquivir y en dos embalses, pero aún no aquí.
      ¡Saludos!

      Eliminar