miércoles, 29 de julio de 2015

Un día por Cazorla



El bonito y emblemático pueblo de Cazorla


La semana pasada di una vuelta con mi hermano menor por la Sierra de Cazorla, por gusto de ir por aquellos parajes impresionantes que tanto me gustan y por si caía algún bicho interesante ya de paso.

Tenía ganas, por ejemplo, de ver alguno de esos ya famosos zorros (Vulpes vulpes) que se dejan ver con mucho descaro por todo el mundo menos yo, y esta vez por fin lo conseguí al aparecer junto a un camino este jovenzuelo. El motivo de tal confianza es el que pensáis, se acercan donde pasan los turistas porque saben que conseguirán comida, cosa que puede acarrear que algún día un mameluco se lleve un mordisco de estos cánidos que, pese a su simpático aspecto al acercarse a nosotros, no son perros ni animales domesticados, o que algún descerebrado le ofrezca a un ejemplar algún alimento nada apropiado para estos animales y lo haga enfermar.
El apartado de los mamíferos se completó con un par de gamos (Dama dama) que aguantaron un buen rato antes de perderse entre la espesura del bosque.









El cazador cazado





Cerca del nacimiento del Guadalquivir nos entretuvimos mucho con los odonatos, y hablo en plural porque mi hermano también se afanó mucho en fotografiar las especies aquí mostradas: Cordulegaster boltonii, Pyrrhosoma nymphula y Calopteryx virgo (buena indicadora de la calidad de las aguas).
También había algunos ejemplares de Boyeria irene y un pequeño anisóptero pálido sin identificar, junto al interesante dato de un desplumadero de paloma torcaz que indicaba la presencia del gavilán. Y, bueno, tal vez os preguntéis por qué no muestro una imagen con el nacimiento del Guadalquivir, pero os aseguro que no merece mucho la pena porque no es especialmente bello, lo más interesante de ir allí es saber que uno está ante el humilde inicio del gran río andaluz.











Con respecto a las aves, estuvieron representadas en la salida con especies como el águila real, el cuervo, el vencejo real, el buitre leonado, la chova piquirroja, el carbonero garrapinos, el herrerillo capuchino o el avión roquero.
Haciendo una parada en el mirador del puerto de Las Palomas tuve un avistamiento de un pájaro al que tenía ganas de pillar aquí en Jaén por fin: la collalba negra (Oenanthe leucura).
Unas laderas degradadas por un incendio que tuvo lugar en 2001 me hacían pensar mucho en esta collalba que gusta tanto de estos ambientes, y al final mi insistencia con el lugar me dio la razón y pude observar un buen rato al ejemplar de las fotos, además de disfrutar del tremendo paisaje del que dejo unas buenas muestras.



Banderillas

El Yelmo

Buitre leonado (Gyps fulvus)



Arroyofrío

Cerrada del Utrero y Poyos de La Mesa


Quisimos terminar la tarde visitando el Museo de Artes y Costumbres Populares del Alto Guadalquivir, situado en el castillo del pueblo de Cazorla, pero nos topamos con la absurda realidad... en horario de verano sólo abre por las mañanas, mientras que en invierno también se puede visitar por la tarde, chocante cuando se sabe que hay mayor afluencia de turistas en verano, en fin.
Pero no fue en balde porque siempre gusta pasear por esta villa coronada por su castillo de La Yedra y enmarcada por los relieves calizos que le merecieron en época romana el nombre de "mons argentarius" (monte de plata).













10 comentarios:

  1. Que pasada lo del zorro, con lo desconfiados que son por aquí. Magnífica entrada Carlos, un fuerte abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éste es un tunante que sabe dónde arrimarse para conseguir comida fácil.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Como me gustan esos encuentros con la fauna silvestre. Has tenido la misma suerte que Javier del Olmo con un zorrillo joven. Rediós que suerte tenéis algunos.
    He echado de menos la foto en la que pasas tu mano por el lomo de pelo suave del zorro; ésa mirada dulce incitaba a ello.

    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no llega a ser por mi hermano no habría visto al zorrete, buena parte de la suerte se la debo al muy maldito.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. me has hacho recordar los buenos ratos que he pasado en mis visitas a cazorla aunque ya hace unos años que no voy por alli creo que ya soy el unico que no ha podido pillar al zorro.un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para revisitarla, seguro que te haría disfrutar de nuevo y podrías ver los zorros yendo al nacimiento del Guadalquivir.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Impresionante amigo mio. Esos macros y ese zorrillo. La que mas me gusta es la que se ve al zorro junto al lince. Esa no tiene precio. Un abraso felino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y encima llevo la camiseta del linse ibérico, así que el cuadro está completo, jajaja.
      ¡Un abrazote de linse!

      Eliminar
  5. Y tambien podría ser que se topase con algun cazurro que considere al zorro una alimaña y le de un garrotazo o algo, que de esa gente también hay bastastante...
    La collalba negra de lujo, ya las tienes domadas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues también, de la misma calaña que los que dejan los senderos adornados de serpientes muertas con la cabeza aplastada.
      Costó, pero al fin tengo una maldita collalba negra jiennense.
      ¡Saludos!

      Eliminar