domingo, 14 de junio de 2015

Una variada muestra de Sierra Morena: vencejos reales, libélulas y culebras



Antes del amanecer en los roquedos serranos


El fin de semana anterior a éste pasé unos ratos entretenidísimos con mi mejor amigo en el PN Despeñaperros, disfrutando de especies como halcones peregrinos, buitres leonados, roqueros solitarios, aviones roqueros, águilas calzadas, golondrinas dáuricas y hasta un vencejo cafre y un macho montés durante unos buenos paseos en este trozo de la Sierra Morena de Jaén que permite mucha libertad para recorrerlo tranquilamente, al contrario del resto de la cordillera con sus restricciones por culpa de los vallados cinegéticos. Sé que lo repito a menudo, pero es algo que cada vez soporto menos.

Una especie que hizo mis delicias fue el vencejo real (Apus melba), que se cuenta entre mis aves preferidas y al que sorprendentemente no he visto aún durante la primavera en Siles... menos mal que siempre estará esta colonia de cría de Despeñaperros, con sus vertiginosos y chillones vuelos hacia las grietas en las que sus pollos esperan ser cebados.
















Cambiamos los cortados rocosos por los arroyos y ríos que surcan la sierra, muchos de ellos secos o convertidos en un rosario de pozas durante el estío, mientras que otros son un vergel fresco y acogedor de forma continua y en estas fechas se convierten en un hervidero de odonatos, 
Como siempre que veo libélulas, le doy el latazo a Miguel Rodríguez para que me eche una mano con las identificaciones, como es el caso de la Orthetrum brunneum.
Fue frecuente la Onychogomphus forcipatus, con sus características "pinzas" en el abdomen, entre otras de mayor tamaño como la Anax imperator y unas con toda la pinta de ser Cordulegaster.
De los caballitos del diablo destaco el Calopteryx virgo, que con su presencia indica la calidad de los ríos al escoger aguas oxigenadas y muy poco contaminadas, pese a los restos de papel con los que alguien se limpió cierto lugar de su anatomía.










Las culebras tuvieron gran protagonismo entre los reptiles y anfibios. Aparte de alguna culebra viperina (Natrix maura) como la que vemos al acecho entre sombras como un espectro, encontramos a su prima la culebra de collar (Natrix natrix), a la que llevaba un año sin ver. Y es que encima no acabó la cosa con ese joven ejemplar, porque también vimos un adulto enorme con el cuerpo grueso como una manguera, tan grande que llegué a darla como culebra bastarda. Era un animal que podía intimidar combinando su tamaño con los bufidos que emitía mientras hinchaba la cabeza, pero no debemos olvidar que hablamos de animales completamente INOFENSIVOS, que aún mueren no pocas veces a manos de personas que tienen el rápido impulso de acabar con sus vidas nada más verlas, como ha sido el caso de culebras bastardas que he visto recientemente muertas en la Sierra de Segura (una con la cabeza aplastada, y otra a la que clavaron un bastón de senderismo, cosa que más aún me indigna al suponerse que quien pasea por el monte gusta de la naturaleza y la respeta).




















He tenido recientemente la visita de un amigo en Siles, pronto veréis qué hemos estado viendo, os adelanto que muchas especies interesante que aún no había visto por aquí, y una de ellas es premio gordo.



10 comentarios:

  1. Menuda bestia parda esa última culebra! Todos los ejemplares que yo he visto de la especie aún conservaban el típico collar de los juveniles, así que imagina... no acabo de hacerme a la idea que se hagan tan monstruosas jaja.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, imagina cuando vi al bicharraco justo por donde iba a pasar yo, se me escapó un "hostias" bien alto (aunque tú sabes que eso de soltar tacos no es que me cueste mucho, jajaja).
      Ni me imaginaba que llegaran a crecer así las de collar.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Bonitas y variadas capturas,las del Vencejo real son una pasada.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me encantan tanto que no paro hasta conseguir afotarlos en vuelo.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Joder linse, no paras vaya bicherío. Si cuando yo digo que eres legítimo hijo de sierra morena......
    Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo resistirme a la llamada sinegética, jaja. Muchas gracias, sabes que para mí es todo un cumplido.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  4. Que pena no haber hecho el triplete por lo temprano de la temporada pero, hubiera sido genial hallar el precioso joven con su llamativo collar. Bueno, se aprecia muy bien la enorme diferencia entre el ejemplar intermedio y el maravilloso adulto. No te creas que no me gustaría ver uno como ese. Que espectacular, es precioso con ese verdor tan intenso.
    Enhorabuena por ese encuentro con los cárabos y el gran búho.
    Una vez me puse con la cámara a fotografiar vencejos reales pero, me volvía loco. Me gustan tanto que opté por tumbarme y mirarlos con y sin los prismáticos.

    Saludos y, buen trabajo como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era realmente un animal precioso con sus escamas verdes, su feroz mirada naranja y su lengua negra.
      También conozco bien el pasatiempo de quedarse embobado viendo volar a los vencejos reales, me gusta especialmente cuando llegan en grupo al cortado y pasan a pocos centímetros mientras describen una curva a pasmosa velocidad. Ese "fffffsssssshhh" que hacen al cortar el aire se queda grabado.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Que pasada las fotos de los vencejos reales, con mi cámara eso es imposible, una de las limitaciones de llevar un compacta, jeje. Magnífico reportaje Carlos, un abrazo desde el frío Norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene sus pros y contras, porque luego tú tienes un zoom brutal, jejeje.
      ¡Un abrazo desde Jaén!

      Eliminar