miércoles, 27 de mayo de 2015

Entre orquídeas saltó la sorpresa, ¡al fin la mariposa isabelina!




Esta entrada es toda una explosión de vida en la Sierra de Segura; si normalmente me gusta mostrar variedad, hoy la hay para regalar, empezando por el gran repertorio de orquídeas que he ido encontrando. Hoy mismo me he encontrado todas las orquídeas que hay en las afueras de Siles totalmente secas, de manera que esta entrada y la próxima pueden ser las últimas en las que enseñe estas evolucionadas flores por última vez hasta la próxima primavera.

Iba a colocar todas las fotografías seguidas, pero finalmente me he decantado por seguir el orden cronológico para ir intercalándolas con las especies animales vistas en esas mismas salidas, al menos así me gusta más personalmente. Empiezo con unas que vi el día 5 durante una salida del curso de senderismo que imparte el CEP de Orcera recorriendo distintos senderos del monte Peñalta, que ya conocéis por otras entradas anteriores del blog.
Me gustó encontrar buenos números de Ophrys scolopax al solecito de un claro del bosque, junto a las no menos abundantes Orchis papilionacea, con la muy agradable novedad de ver unas Ophrys apifera por vez primera en mi vida; hay que decir las scolopax y estas apifera son el perfecto ejemplo de orquídeas que imitan la forma de un abejorro u otro insecto emparentado para ser polinizadas al atraer a ejemplares macho de esos insectos que intentan copular con la flor, toda una astucia.
También vi Ophrys lutea, Ophrys fusca, Ophrys speculum y Neotinea conica, pero no se llevaron foto porque tampoco era cuestión de ir parándome tanto tiempo y rezagándome del grupo.











Como siempre que voy allí, las vistas del castillo de Segura de la Sierra con El Yelmo al fondo son una soberbia estampa, y como extra en castillos fotografié con el teleobjetivo las ruinas del castillo de Puente Honda, en el término de Siles. Y, ya que menciono Siles, al llegar allí por la noche me esperaba la oportunidad de fotografiar un macho de sapo común (Bufo bufo).







Al día siguiente tocaba una de mis salidas en solitario, que son las que dan mucho juego con la fauna al poder ir en silencio. Yendo por la carreterilla de Las Acebeas paré un momento a fotografiar mejor las orquídeas Orchis cazorlensis que vi a primeros de mes. De momento es una de mis preferidas, ¿qué os parece?







Mi destino era patear un poco (bastante) la zona de Segura la Vieja, cerca de la aldea de Moralejos. Al igual que hice en octubre, empecé un sendero que llega hasta Río Madera para llegar a un punto interesante y subir monte a través. Allí me esperaba la floración de las peonías en uno de esos preciosos prados de montaña, oyendo el canto del roquero solitario y de un cárabo (sí, a plena luz del día) mientras observaba el vuelo de buitres leonados (Gyps fulvus) y aviones roqueros (Ptyonoprogne rupestris). Y entonces, estando totalmente absorto... un fuerte sonido de aire me sobresaltó y miré arriba para ver de cerca cómo una rapaz de afiladas alas perseguía frenéticamente a un aterrado avión roquero. ¡Impresionante! Pero casi lo fue más ver qué especie era, pues no se trataba de un halcón peregrino como parecía de primeras, porque al poco rato vi ciclear a una pareja de alcotanes (Falco subbuteo).
En esas fechas podrían ser migradores, siendo una especie tardía en sus viajes estivales, pero ver una pareja junta en un lugar con buenos territorios de cría para ellos (pinar y bosque de ribera en el Río Madera, con muchos córvidos cediendo nidos viejos como a los alcotanes les gusta)... no sé, no sé, pensar en ejemplares reproductores es una tentación maravillosa.













También esa tarde tuvo su broche final goloso, con un escorpión (Buthus occitanus) y un nuevo ejemplar de sapo común, en esa ocasión en Las Acebeas durante una paradita a mi regreso.
Ambos con una reputación horrible (sobre todo el pobre sapo, que es inofensivo), pero a mí me encanta verlos.








El día 7 me lo tomé con calma, yendo al collado que hay entre Torres de Albanchez y Villarrodrigo, uno de mis "local patchs" de hace tres años, para ver si en una espera caía alguna de las grandes rapaces que frecuentan el lugar. El monte bajo estaba lleno de Ophrys scolopax junto a  muchas Ophrys lutea, una Ophrys fusca y un par de Neotinea conica.
Con respecto a las rapaces que quería avistar, aparte de las águilas calzadas y culebreras que se suelen ver, apareció mi primer abejero (Pernis apivorus) del año y la poderosa llegada de un águila real (Aquila chrysaetos) a un pino, mostrando pese a la distancia esa fuerza que se intuye en sus tremendísimas manazas.










Con la impunidad que me otorga estar en mi blog personal paso a otra semana distinta con una salida del día 12. Yendo a Las Acebeas topé con un fabuloso repertorio de orquídeas, empezando con una especie nueva: la Limodorum abortivum, que a la postre he acabado viendo en abundancia en distintos puntos de Siles y Orcera. Esta llamativa planta de tonos predominantemente morados no realiza la fotosíntesis, es una planta saprófita que vive de la materia orgánica del suelo, de ahí que apenas tenga clorofila y que se la llame comúnmente "planta hambrienta".







El resto del repertorio lo compusieron las Ophrys scolopax, Ophrys lutea y Orchis champagneuxii junto a otra especie nueva que es la Orchis langei, La última foto me han dicho que puede ser un híbrido de O. langei x cazorlensis.









Estando allí con mucho tiempo de luz aún disponible, no me dejé asustar por la ola de calor de esos días y subí al monte Navalperal, viendo herpetos como un flamante macho de lagartija colilarga (Psammodromus algirus), ranas comunes (Pelophylax perezi) y un juvenil de lagarto ocelado (Timon lepidus).
En su cumbre disfruté de aves como un abejero, los buitres leonados y las totovías (Lullula arborea), y de las flores de la Iberis carnosa, que me llevan llamando la atención desde primeros de mes.













Para el final de la entrada vienen las delicatessen bicheras. He podido fotografiar gracias a la cortesía de un vecino a la carcoma metálica (Chalcophora mariana), que no me extraña que sea llamado "bicho de oro" por los serranos en vista de sus bellos reflejos metálicos. Otra fantástica sorpresa de Siles ha sido el reencuentro con el gran pavón nocturno (Saturnia pyri), encima con dos ejemplares esta vez, macho y hembra; si observáis sus antenas los diferenciaréis, más plumosas en el caso del macho  (a la izquierda en la foto).






Pero lo mejorcito está como postre aún, porque ese día 12 me acerqué a una poza a ver qué anfibios encontraba... y vi algo muchísimo mejor cuando vi uno de los animales que más ilusión me hacía ver en estas sierras... la carismática mariposa isabelina (Graellsia isabelae)... allí estaba este precioso macho como maravilloso colofón.
Esta belleza, que he llegado a ver comparada con un hada incluso (y lo parece), es un endemismo ibérico a pesar de que existan poblaciones francesas, pues se atribuyen a introducciones humanas.
Al igual que con su pariente el gran pavón nocturno (muy similar, ambos de la familia Satúrnidos, pero con un color y diseño más bonito en sus alas), los adultos de esta especie no se alimentan y mueren tras completar su ciclo reproductor, el cual es el único objeto por el que se metamorfosean en adultos durante mayo y junio.
Para cerrar entrada con tan magnífica especie, nada mejor que acompañarla con un atardecer del castillo de Segura de la Sierra, la ocasión lo merece, y un breve listado de especies no fotografiadas que a mí me parece interesante señalar:

- Jabalí.
- Garduña.
- Ardilla.
- Culebra bastarda.
- Culebra viperina.
- Lagarto ocelado (ejemplares adultos de buen tamaño).
- Águila calzada.
- Culebrera.






4 comentarios:

  1. Cada entrada de tu blog es un cuaderno de naturaleza.. Muy bonitas imágenes. Da gusto ver esa orquídeas tan bellas, Alcotanes tan poco vistos, y la mariposa Isabelina es una joya de la naturaleza.. Excelente post.. Saluditos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, la isabelina es un premio gordo entre tanto bicho interesante, tenía unas ganas enormes de ver una.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Enhorabuena pájaro!!
    Vaya mariposón que encontraste. Se nota que los atraes jajaja

    Un abrazo,
    Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tío apañao, jaja.
      Ojalá durante junio me dé tiempo de ver alguna más.
      ¡Un abrazo, maldito herpetólogo!

      Eliminar