miércoles, 29 de abril de 2015

Calares del Mundo y del Navalperal




Combinando unas fotos pendientes que aún tenía de marzo con unas de la semana pasada nos sale un magnífico paseo por las cumbres segureñas, paisajes duros y rocosos donde la fauna es capaz de prosperar.

He estado mucho tiempo con la mosca de subir al imponente Calar del Mundo, ya en terreno albaceteño, y un día decidí sobre la marcha subir mucho más allá de donde me he quedado otras veces, un mirador al que se llega desde el Puerto del Arenal subiendo por la Cañada de los Mojones.
En la subida estuve amenizado por los ruidosos cuervos (Corvus corax), un pequeño grupo de cabras montesas (Capra pyrenaica), algún que otro buitre (Gyps fulvus) y bastantes culebreras (Circaetus gallicus) que por esos días estaban en pleno paso migratorio, junto al habitual repertorio de pájaros forestales (trepadores, agateadores, reyezuelos listados, páridos, pinzones, etc) y varias mariposas de los olmos (Nymphalis polychloros).









Llegando ya al mirador que cité arriba, se disfruta de tales vistas que os puedo asegurar que con estas fotos no se puede hacer una idea real, hay que verlo y pasar uno de esos largos ratos en los que te olvidas del tiempo.
Desde allí se oye el estruendo de la cascada del nacimiento del Río Mundo, aunque no se llega a ver por estar justo encima del farallón donde aquél surge en un verdadero espectáculo natural, y a lo lejos se llega a ver el bonito pueblo de Riópar Viejo, que ya salió (nevado) por el blog en invierno. 
Fue entonces cuando me animé a continuar y ver un poco el calar, con una maravillosa sorpresa que siempre se convierte en un recuerdo memorable de la ascensión a las cumbres, con la aparición de dos jóvenes ejemplares de águila real (Aquila chrysaetos) a una distancia menor de la habitual, pudiendo gozar con su feroz y majestuosa estampa.
Allí arriba cambia mucho el paisaje, dejando los bosques de pinos y encinas por esos terrenos de roca desnuda y matorral perfectamente adaptado a esas exigentes condiciones, aunque no pude permanecer allí mucho tiempo si no quería que se me hiciera de noche en el regreso, teniendo como colofón el celo de una pareja de halcones peregrinos (Falco peregrinus) al ocaso.

Pronto me quitaré la espina, puesto que tengo planes recientes para ir allí y pasar mucho más tiempo...














Ya que ha aparecido mencionado el Río Mundo, os muestro cómo luce su famosa cascada durante las lluvias primaverales. Ahora ha perdido mucho fuelle y no se ve así, aunque el paraje no deja de merecer la pena para pasear por su ribera y observar las pequeñas especies que lo pueblan, como petirrojos (Erithacus rubecula), mariposas de los olmos (en un estado muy deteriorado el ejemplar de la foto) y las curiosas larvas acuáticas de las frigáneas (tricópteros) y de las moscas de las piedras (plecópteros).





Con su caracteristico "estuche" de guijarros




Ahora sí dejamos marzo atrás y pasamos a una salida más reciente, de justo hace una semana, del miércoles 22.
Todo esto que vais a ver es de una única tarde en la que decidí ir al Navalperal después de no haber subido a su cumbre desde el invierno, y la verdad es que cundió muchísimo la cosa con el bullir primaveral que muestra actualmente.
En invierno tenía una ascensión un poco sosa, la verdad, pero ahora estuvo mucho más entretenida. A los cantarines pájaros como el reyezuelo listado (Regulus ignicapilla) he podido sumar animalillos que no se veían hasta que se ha suavizado el clima, tales como carralejas (Berberomeloe majalis), lagartijas colilargas (Psammdromus algirus) y escarabajos longicornios (Morimus asper). Pero esto es sólo lo fotografiado, porque vi también un lagarto ocelado, un águila calzada, herrerillos capuchinos, una ardilla y multitud de mariposas (arlequín, de los muros, de los olmos, vanesa de los cardos, aurora, bandera española, etc).



Imponente vista del Navalperal desde Segura de la Sierra









Llegar a su cima es siempre una preciada recompensa en sí misma, con unas impresionantes vistas de las más bonitas que he llegado a ver en la comarca, para lo que os he ido intercalando algunas imágenes de las panorámicas junto a los fotos de fauna.
Y, hablando de fauna, era un gustazo estar allí oyendo y viendo alondras, totovías, un cuco, piquituertos, carboneros garrapinos, una pareja de culebreras (al subir las oía reclamar), colirrojos tizones y un roquero solitario (que me hizo creer de primeras que era un roquero rojo, qué susto).
Unos protagonistas de la tarde fueron  los escorpiones (Buthus occitanus), a los que por fin he podido ver en esta serranía (a diferencia del resto de gente, que no los quiere ver ni en pintura), con hasta cinco ejemplares, dos pequeñajos y tres de dimensiones respetables que se me pusieron beligerantes.













Pude fotografiar especies como el escribano montesino (Emberiza cia), siempre discreto con sus tenues silbiditos en el matorral, el buitre leonado (cerca hay una buitrera, por lo que es casi constante ver pasar alguno que otro), el ratonero (Buteo buteo) y una culebrera en busca de presas con esos cernidos suyos que me encantan.


Jaén y Albacete juntos







Al fondo los Calares de Morillas y del Espino



Y mucho ojito con la bajada, que va a brindar ya de paso la guinda final para esta entrada, con el avistamiento casi simultáneo de unos cuantos ciervos (Cervus elaphus) y un par de cabras. A las cabras también las vi en la cima, pero muy alejadas, de manera que así ponemos punto final de forma mucho más agradecida. Espero sinceramente que os haya gustado, porque estos momentos para mí son impagables.



El gran Calar de la Sima, siempre formidable en la distancia











5 comentarios:

  1. Hace una semana, tras ponerse el sol, unas cabras casi alcanzan ramoneando por la cortadura el nido con dos pollos de búho real. Seguía el evento con gran interés y sorpresa. Quedaron muy cerca.
    Estas cabras...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudas interacciones entre esos dos amantes de los cortados llegas a ver, recuerdo aún aquella entrada tuya con la cabra ahuyentando al duque.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Carlos soy Inés. Encarni me ha dicho que tienes este blog tan estupendo... bueno te voy a llevar un día a La Torca de los Melojos si no has estado. Pero qué fotacas! Y qué bien lo cuentas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, qué sorpresa leerte! Pues la verdad es que no conozco ese lugar, por mí encantado si me llevas. ¡Gracias!

      Eliminar
  3. Buenos días. Me han encantado tus fotos y la naturaleza y la fauna del lugar, una maravilla. ¿Podrías decirme exactamente cuál fue la ruta que hiciste? Gracias!

    ResponderEliminar