viernes, 23 de enero de 2015

Mirlo acuático en el Borosa




En esta ocasión cambio el habitual repertorio rico en especies por una entrada basada en una sola especie (aunque al final he colado otra más, he pecado) con la salida del día 4 enero por la vecina Sierra de Cazorla.

En vista de que el mirlo acuático (Cinclus cinclus) se me resistía en el entorno de Siles, opté por desplazarme más al sur hacia un lugar con mucha más garantías, en el precioso recorrido del Río Borosa, que reúne unas muy buenas condiciones de hábitat para esta ave con sus rápidos de limpias aguas y muchas rocas que le sirvan de posadero.

Para ello tuve que tomar la carretera que va bordeando el embalse del Tranco de Beas, brindando ya desde el principio una buena muestra del espectacular día que tendría cargado de imágenes que deleitan la retina.
El pueblo de Hornos de Segura tiene allí una bonita postal con su castillo, su iglesia y sus casas sobre el cortado, añadiendo la majestuosidad del Yelmo en la retaguardia y el toque etéreo de la bruma sobre el agua.








Llegados ya al inicio de la ruta, rápidamente quedó claro que es uno de los recorridos más populares del parque natural, lleno de visitantes, aunque también es cierto que gocé de muchos momentos a solas en tan estupendo paraje.
Entre paseriformes como el piquituerto, la lavandera cascadeña, el mosquitero común, el herrerillo común y el reyezuelo listado iba dando los primeros pasos junto a la helada presencia del invierno, estando incluso el terreno congelado en la umbría, y disfrutando del color de sus aguas y la increíble estética de río serrano que tantas miradas atrae durante todo el año.










Iba recordando que fue justo aquí la primera vez que vi un mirlo acuático, allá por el año 2003 en una excursión escolar, de manera que me hacía especial ilusión que fuera aquí también donde por vez primera fotografiara adultos de la especie (a los jóvenes los trinqué este verano en Cantabria y Asturias).
Y allí estaban, al principio de lejos, casi siempre detectándolos por sus característicos reclamos.






Me centré mucho en el primer tramo del recorrido, pero resultaron más frecuentes de avistar más adelante, justo cuando más gélido estaba el entorno, incluso entre rocas heladas y escarcha. 
Fue un gustazo poder ver a buena distancia un ejemplar que fue especialmente colaborador, mostrándome la peculiar manera de alimentarse hacia la que ha evolucionado este animal, que se sumerge y bucea constantemente a contracorriente, en pos de los insectos acuáticos que medran en este tipo de ríos y arroyos. Siempre me gustó mucho el documental que le hizo Félix Rodríguez de la Fuente en el que aprendí que nada usando sus pequeñas alas, por lo que ya podéis imaginar lo que me encantó verlo en directo.


Su llamativo párpado blanco










La ruta en sí es muy bonita y bien merece la pena como excursión, pero lamentablemente tuve que abortarla al llegar a las pasarelas de madera que veis en una foto de más arriba, puesto que las heladas hacían que resultara peligroso resbalar y pegarte un costalazo contra el suelo rocoso.
Como me sobraba un buen rato de tarde, me animé a acercarme a la Cerrada del Utrero y ver el ajetreo de buitres leonados (Gyps fulvus) llevando ramas de encina a sus nidos. 
¿Y qué había en el río que forma estos cortados? Pues justamente otro mirlo acuático más para la jornada, con el atractivo añadido de que este río es ni más ni menos que el Guadalquivir, el gran río andaluz.







El regreso al atardecer me regaló unas de las mejores panorámicas que he contemplado en la sierra, con una nueva perspectiva de Hornos de Segura y la mole caliza del Yelmo bajo esta cálida luz (aunque no era así la temperatura en absoluto), el vecino pueblo de Segura de la Sierra bañado de tonos rosados del ocaso y la salida de la luna llena tras los montes que escoltan la llegada a Siles.







Otra especie más para el archivo fotográfico de fauna del parque natural, que va más allá de un mero afán personal porque para primavera tengo intención de exponer o hacer una presentación con proyector para divulgar la valiosísima vida natural de estas sierras, incluyendo una versión más didáctica para los niños de mi colegio.


7 comentarios:

  1. Hola Carlos,

    felicidades por esta nueva especie en la zona, algo que nos ilusiona a todos. Unas fotos que te bajan la temperatura de la habitación donde las estás viendo unos 10 o 15 grados jeje. Los paisajes son bastante chulos. A ver cuándo puedo ver yo un mirlo acuático...

    Ya nos irás informando sobre esa expo!!!

    Salu2 Linse!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, ¡entre la sombra y la humedad no veas qué rasca hacía!
      Ya tendréis noticias en primavera, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Preciosa ruta y para disfrutar viendo pajarillos. Enhorabuena por el mirlo, las fotos de lujo. Un abrazo desde Cantabria Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es de extrañar que sea de las rutas más populares en Cazorla, y con el atractivo de las aves para gente como nosotros.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Personalmente el peor mirlo acuático que veo es el de mi pueblo; es tremendamente receloso y se va a la primera de cambio. Los mejores son los de medios acuáticos turísticos de los ríos de montaña, allí están mas habituados a la presencia de la gente. El mirlo se ha portado bien contigo, bien ha merecido el titulo de la entrada, no me canso de mirarlo cuando lo encuentro.
    Cazorla es un lugar alucinante y espero no tardar mucho en visitarlo como hice con Andújar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Así es, en el norte peninsular hay mirlos acuáticos en tramos urbanos de ríos y se dejan ver de maravilla, un lujo que tienen allí a su alcance los amantes de la naturaleza.
    Cazorla te dejará un excelente sabor de boca, asegurado.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Buenas, llevo tiempo siguiéndole la pista al mirlo acuático por la provincia de C.Real pero está complicado verle. Lo tengo localizado por la zona de los Montes de Toledo, pero también he leído que en la Sierra Morena ciudadrealeña es posible verlo, por la zona de el Viso del Marqués, ¿sabes alguna zona concreta donde se le pueda encontrar?

    Saludos.

    ResponderEliminar