sábado, 10 de enero de 2015

Doñana navideña




Ya en verano me rondaba la idea de coger fotos de Doñana de mi archivo de junio (dio mucho de sí y aún podría colgar una serie bien resultona), lo fui dejando y dejando... y ahora resulta que estoy aquí con un repertorio totalmente nuevo de hace poco.
Se debe a que estas navidades se me ocurrió pasar un par de días en Sevilla y revivir esos gloriosos momentos rodeado de una variedad y cantidad de aves sencillamente apabullante. Para el primer día hice mi recorrido por la zona de Parque Natural, partiendo como siempre desde la Dehesa de Abajo hasta la cancela de La Escupidera, haciendo esas paradas tan productivas que ya conozco.
Además me acompañó mi amigo Javi Pérez, de modo que no faltó la buena charla bien surtida de anécdotas bicheras y salpicada de comentarios sobre cazurrismo.

En la Dehesa de Abajo había un gran bando de flamencos (Phoenicopterus roseus) como siempre, junto a avocetas (Recurvirostra avosetta) y patos colorados (Netta rufina) como especies a destacar. También se veían los flamencos por los arrozales, bandos de moritos (Plegadis falcinellus) y algunos pechiazules.
En los árboles había un buen montón de martinetes (Nycticorax nycticorax) en su descanso diurno, excepto el típico que vuela un poco para cambiar de posadero (que a veces suele ser uno que ya está ocupado, en plan "culo veo, culo quiero"). La imagen con todo el grupo es un árbol de navidad bien adornado, ¿verdad?













Las grandes aves blancas de la marisma no faltaron a la cita, viéndose numerosas espátulas (Platalea leucorodia) y garcetas grandes (Egretta alba). Destaco también la presencia de una de esas garcillas cangrejeras (Ardeola ralloides) que optan por no migrar, muchos archibebes claros (Tringa nebularia), una inesperada pagaza piquirroja (Hydropogne caspia) y un martín pescador (Alcedo atthis) dignándose a quedarse posado.











Y ahora es cuando viene el plato fuerte del día. Sabéis ya la obsesión que tengo por las cigüeñas negras (Ciconia nigra), especie por la que siento una especial atracción, y es que los inviernos en Doñana son mi paraíso de cigüeñas negras que se dejan ver en buena cantidad e incluso de cerca con suerte.
Y ese día la tuvimos, con este ejemplar permitiéndonos verlo realmente cerca, incluso volando delante de nuestras narices para posarse a pocos metros, y esperándonos nuevamente al regreso de nuestra salida para que volviéramos a prestarle la debida atención estelar. Esta ave es la que tiene fama de esquiva y tímida en la sierra, pero mirad qué a gusto están las que invernan en Doñana, será que vienen de países donde no les dan el tostón (al menos las del Brazo del Este sé que son de Alemania).
Muy recomendable pinchar en las fotos para verlas en mayor tamaño y gozar con los reflejos metálicos de ese cuello.











Los amos y señores de la marisma son los cernícalos vulgares (Falco tinnunculus), siempre posados o cazando en cualquier punto, aunque también había por ahí algún cernícalo primilla sin ganas de migrar.
Igualmente común es el ratonero (Buteo buteo), acompañado por dos de los invernantes más guapos del lugar, el aguilucho pálido (Circus cyaneus) y el búho campestre (Asio flammeus).















La hembra del aguilucho pálido




Y hablando de invernantes, dos de los más famosos no estuvieron muy colaboradores que digamos, siempre mostrándose a bastante o mucha distancia. Hablo de los ánsares comunes (Anser anser) y las grullas (Grus grus), aunque unos gamos (Dama dama) marismeños sí quisieron ser más agradecidos (lo que sale en mi foto es sólo parte de un rebaño de machos realmente grande).
Justamente allí estaba yo hablando de carroñadas que atraen a los buitres leonados (Gyps fulvus)... y allí aparecieron comiéndose un caballo de la marisma, casualidad.




Gamo y grulla juntos, nunca pensé que vería esto




No quiero terminar sin dejar un par de esas fotos que me encantan por mostrar varias especies distintas en vuelo, además de los siempre espectaculares bandos de moritos (con un infiltrado como veréis), y como guinda del pastel... un par de obras de arte del mayor cazurrismo.
Después del aperitivo de aves acuáticas de mi anterior entrada de Córdoba están llegando los platos principales, y hablo en plural porque hay una continuación de esto...







Un "ecologista gilipoya" que quiso posar para el blog


10 comentarios:

  1. Pedazo reportaje, se me acaban de poner los dientes largos. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venir a este sitio es infalible, siempre te pones las botas con una variedad y cantidad brutales.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Madre mia menudo reportaje.. No te ha faltado de nada.. Que variedad!!!. Muy bonitos los martinetes y el Cernícalo entre otros.. Te lo habrás pasado pipa. Un saludito..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis especies favoritas no faltaron a la cita, efectivamente me lo pasé como los cosacos :D
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. magnifica serie,pues si que hay pajaros por alli haber si tengo la misma suerte cuando vaya,un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que también te pones morado, no olvides echar un ojo por los arrozales además de visitar la Dehesa, siempre salen sorpresas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Ayer lunes fui a la Laguna de Gallocanta por que nos habían soplado a Fernando y a mí de la presencia de mas de cien lechuzas campestres por los herbazales colindantes. Cuando llegamos allí lo recorrimos todo de punta a punta y no nos comimos ni una taba. Ya lo decía Serrat que, llegamos siempre tarde donde nunca pasa nada...hay que j...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que era Gallocanta donde fuiste, te debiste poner fino viendo grullas. Tiene guasa después de suponerse en más de una centena, parece como si dijeran "pues ahora no nos vamos a dejar ver, que se joroben" justo el día en que queremos ver X ave.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Joder pero como se me habia pasado esto a mi me caguen. Para mi una de tus mejores entradas junto a las del terruño. Que variedad y cantidad de aves macho. Tendre que ir un dia contigo por alli. Un abraso de linse y voy a ver ahora tu ultimo post. Ta luegooorrrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la visita al terruño fue de lo mejor, sinceramente.
      Yo creo que habría que plantearse venir aquí en las opciones a tu visita andaluza, te podría asegurar un montón de especies chulas que tú mismo eligieras, muy sinegéticamente.

      Eliminar