viernes, 5 de diciembre de 2014

Peñalta




El monte Peñalta (1.412 metros) se está convirtiendo en uno de mis lugares favoritos de la Sierra de Segura, tanto por su rica muestra de fauna y flora como por su enorme valor como mirador natural de privilegiadas vistas. Tanto es así que he podido hacer una entrada con una única salida, del día 19 de noviembre con su soleada y despejada tarde que invitaba a hacer una ruta con buenas panorámicas y opciones de avistamiento de rapaces.

Hay dos rutas propuestas para hacer, una desde Benatae y otra desde Orcera, aunque yo hice el comienzo subiendo monte a través desde el pueblo de Orcera, ya sabéis que no puedo evitar obrar así (después coincidí con un sendero que llevaba al cruce de caminos que lleva a su cumbre). Como muestra de las estampas que ofrece desde sus laderas tenemos los pueblos de Torres de Albanchez y Segura de la Sierra con un aspecto de indudable atractivo.





En los pinares de sus laderas, salpicados de romero y jaras donde reclama la curruca rabilarga, abundan las aves forestales como zorzales comunes y charlos, picos picapinos, carboneros común y garrapinos, herrerillos común y capuchino, agateador común, trepador azul, pinzón vulgar, petirrojo y reyezuelo listado. Ante semejante plantel de ornitofauna menuda es natural que esté allí ese depredador específico suyo que es el gavilán (Accipiter nisus). En una salida anterior a la del día 19 estuve tanteando estos bosques y encontré hasta 3 gavilanes distintos, aparte del de las dos fotos se sumó una corpulenta hembra y un macho que me brindó uno de esas anécdotas inolvidables cuando pasó a muy escasos metros de mí en vuelo rasante, casi rozando el suelo con su panza en uno de esos vuelos furtivos que hacen para sorprender a avecillas de matorral como currucas o petirrojos. La presencia de este pequeño cazador tuvo contraste con el avistamiento de la más poderosa de nuestras aves de presa, el águila real (planeando a enorme altura).

Pasando ya a las observaciones propias de la salida que relato, fueron muchos los buitres leonados (Gyps fulvus) que cicleaban en las térmicas para enfilar todos en la misma dirección, habiendo uno de ellos de tono oscuro que casi me hizo dudar y fantasear con el buitre de Rupell.











El recorrido es largo, pero merece sobradamente la pena por todo lo que vais a empezar a ver ahora en el reportaje fotográfico, comenzando por los grupos de cabras monteses (Capra pyrenaica) que incluían entre ellas a algunos machos de muy digno porte. Tras la sorpresa-susto que se llevaron inicialmente, puesto que el bosque de pinos con encinas y coscojas acaba de forma muy repentina en la cima y no te ven hasta que llegas casi a su lado, luego siguieron a lo suyo con la confianza que les da saber que un humano como yo no es capaz de descender por los canchales por los que ellas brincan con pasmosa facilidad. De hecho, estuvieron allí alrededor todo el tiempo que yo pasé en la cumbre, haciéndome montaraz compañía.










Ya en el quebrado lapiaz de la caliza cumbre, comprobé lo buena idea que fue pensar que Peñalta sería una atalaya magnífica al estar donde está, viendo en torno muchísimos enclaves emblemáticos del norte del parque natural. Las imágenes son lo bastante elocuentes y creo que hasta el momento no he podido enseñar tanto desde una sola cima.


Benatae

Siles con sierras albaceteñas al fondo

Calares del Navalperal y del Espino

Torres de Albanchez y las cabras en primer plano

Benatae y Torres de Albanchez

El Cambrón

Piedra del Agujero

Bucentaina (en primer plano) y El Puntal

Caseta de vigilancia y Siles

El Yelmo y Segura de la Sierra

También disfruté mucho de la fauna que elige con muy buen gusto fijar aquí su residencia. El casi continuo trasiego de buitres y cuervos (Corvus corax) atrajo la ira territorial de un halcón peregrino (Falco peregrinus) que, como ya saben los que conocen al gallardo campeón de la velocidad, tolera muy mal a sus vecinos y suele salir a gritar vehementente su indignación.
Entre los habitantes de menor envergadura pude reconocer al llegar los reclamos del acentor alpino (Prunella collaris) y ver alguno posado a contraluz durante unos segundos, pero al hacer la bajada tuve la ineludible oportunidad de retratar a uno con la cálida luz del atardecer y así despedir mi primera visita a esta cumbre mientras los bandos de cuervos incrementaban ruidosamente su número al dirigirse hacia el dormidero.







Me ha gustado tanto este monte, buen ejemplo del medio montaraz mediterráneo, que esta semana he hecho una segunda salida con sorpresas. Hasta el momento en que lo veáis, escojo como imagen final el pueblo de Segura coronado por su castillo y con los bandos de cuervos por delante en una escena que personalmente me gustó mucho y ayuda a imaginar el ambiente del lugar.




6 comentarios:

  1. Impresionante artículo, Carlos. Peñalta es un monte estupendo, pero el mérito es tuyo por saber ver. Te lo dice uno que vive a los pies del Peñalta.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Peñalta ya se ha convertido en uno de mis sitios preferidos y espero que en sucesivas visitas vaya conociendo a más inquilinos suyos.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Es acongojante el impresionante paisaje con vida otoñal desplegada por la zona que has recorrido.
    En mi pueblo sólo quedan los buitres, las grajillas, las piquirrojas, las palomas, páridos y poco más. Se han ido tizones, aviones roqueros y tantos otros a pasar el invierno en lugares con temperaturas mas agraciadas.
    En mi pueblo, el pueblo del silencio, casi se puede escuchar en exclusiva el sonido del viento frío.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena no tener al colirrojo ("bartolico" lo llaman en mi pueblo) dándose garbeos sobre los tejados y moviendo la colita al posarse, qué vidilla dan al pueblo con las lavanderas.
      Seguro que oyes el "bis bis bissss" del bisbita y el "tac tac" del petirrojo, banda sonora del tiempo de humo en las chimeneas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Joder cuantos rincones vas a explorar. Eres un máquina. Un abrasote de linse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los que me quedan, esta serranía da para muchísimo jugo sinegético.
      ¡Abrazo de linse!

      Eliminar