martes, 7 de octubre de 2014

La última de septiembre




Teniendo ya bastante material de estos últimos días en la Sierra de Segura, aún tengo que mostrar lo visto durante la última semana de septiembre. En esos días empezaron a decaer los avistamientos de águilas calzadas (Hieraaetus pennatus) y culebreras (Circaetus gallicus), tanto que llevo más de una semana sin ver calzadas, mientras que el relevo estacional lo están tomando las muy abundantes lavanderas blancas invernantes. En cambio, aquel joven roquero solitario (Monticola solitarius) que empecé a ver se deja caer con mucha frecuencia, algo muy de agradecer.









Pasando a las salidas por la sierra, el día 23 me acerqué al nacimiento del Río Mundo después de haber llovido bastante, pero la cascada estaba aún muy escasa (inocente de mí). De todos modos, siempre es muy bonito ver el discurrir del río formando pozas y pequeñas cascadas. Allí salió volando un precioso macho de colirrojo real, y una lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) se ponía las botas comiendo insectos.








El bonito bosque del entorno iba tomando ya un aspecto otoñal, y en estos pinares y arboledas de ribera con tan buena pinta de pronto apareció el pirata de la espesura cuando vi un macho de azor (Accipiter gentilis) volando muy alto.
Era un ambiente muy vivo al oírse numerosos reclamos de avecillas forestales, y algunos de ellos se dejaron ver, como el carbonero común (Parus major) y el trepador azul (Sitta europaea), además de otros sin fotografiar como petirrojos, agateadores, herrerillos comunes (bueno, éste sí está en foto, pero malamente), pinzones vulgares o escribanos montesinos.







Las posturas de los trepadores, lo imposible





El 24, al día siguiente, elegí salir desde la zona de la Peña del Olivar siguiendo un camino que indicaba un área recreativa, llegando a la Junta de los Arroyos y subiendo luego una pista forestal que da a las mismas vistas que se disfrutan desde el Puntal, teniendo buenas panorámicas del pueblo de Siles una vez más.
En mi opinión no merece mucho la pena para salir a bichear, porque hay un olivar con perros sueltos que cualquier día te puede crear un problema, y teniendo El Puntal al lado es innecesario. De aves destaco un colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus), aparte de herrerillos capuchinos, carboneros comunes y garrapinos, picapinos, cuervos, aviones roqueros, una culebrera, buitres leonados y un cernícalo vulgar.




Creo que es una quitameriendas



Y llegamos justo al último día de septiembre, porque justamente el día 30 se despidió con una salida que me gustó mucho. Tocó acercarme a Torres de Albanchez, como ya sabéis que tanto me gusta, donde me recibieron dos aviones de combate atronando el cielo, con los cuervos (Corvus corax) intentando emularlos con sus piruetas aéreas.
Hasta ahora no me había fijado, pero resulta que hace tres años yo no veía cuervos en el Cerro del Castillo, mientras que sí que eran frecuentes las cornejas. Ahora a estas últimas no se las ve ni oye, teniendo pinta de que han sido sustituidas por sus primos mayores los cuervos.





Además de enseñaros cómo se ve Siles desde ese cerro y una vista del valle del Onsares, aprovecho la tercera foto para que veáis en qué tipo de medios me muevo, que sé a muchos os hace gracia imaginarme haciendo la cabra montés por ahí...






Las águilas calzadas del cerro ya se marcharon a África, para aflicción mía, y los vencejos reales y escribanos montesinos no se dejaron retratar, pero justo cuando iba refunfuñando por ello... va y aparece ante mis narices una collalba gris (Oenanthe oenanthe) que se dejó observar de maravilla. Encima volvía a salir y a ponerse cerca de mí de cuando en cuando, y la vuelta me la volví a encontrar de nuevo. Este comportamiento confiado, junto con su buen tamaño y el color, me hace pensar que es un ejemplar del norte de Europa.
Para rematar la salida, se oyó el ulular de un cárabo siendo aún de día (algún pájaro le debió tocar las narices).










Para cerrar entrada hoy toca un atardecer de curiosos y bonitos tonos, y un cuarto creciente de la luna, hasta la próxima entrada que tratará ni más ni menos que el Día Mundial de las Aves.






14 comentarios:

  1. Vaya paisajes! Qué bien escoges tu destinos tío!
    La Collalba preciosa, sin palabras. Ya estoy esperando esa entrada del Día Mundial de las Aves, más vale que sea buena porque no te he visto por el Refugio!! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este destino de puta madre que me tocó el día que nos vimos en Cantabria, jajaja. Es que el Refugio de la serpiente queda un pelínnnnnnnn lejillos de Jaén :D

      Eliminar
  2. Qué pasada Carlos! Qué bosques! desde luego disfrutas de tus destinos a tope. Enhorabuena, es un entradón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Volver a esta sierra ha sido un regalo del destino, ¡y hay tanto que ver aún!

      Eliminar
  3. Jo, que bonita es la collalba gris y además que bien posó la jodía. Habrá que esperar todavía un poco para que el nacimiento del río Mundo eche agua en plan, un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos pajaretes que llegan del norte se portan muy bien además de ser guapísimos. Se nota que allí no los fríen a tiros.
      Este invierno no fallaré en sacar por aquí el Mundo bien de agua.
      ¡Saludotes!

      Eliminar
  4. Hola Carlos,

    todo un lujo de paisajes esos por los que te mueves, esta vez se te puso bien a tí la collalba eh jaja, bonitas fotos las del nacimiento del río Mundo.

    Salu2 Linse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, jejejeje, ésta quiso ponerse ante mí como suelen hacer contigo. Estos días he juntado un buen montón de imágenes de parajes guapos, y aún queda.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Impresionante carlitos. No dejes de mostrarnos lugares así de interesantes. La collalba la freiste bien eh truan. Un fuerte abrasote de linse y a seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso no hay problema, se avecinan más tandas de sitios muy sinegéticos. Ya te digo, la collalba nunca se pudo sentir más modelo que ese día, jaja.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  6. Buena observación; desgraciadamente el acercamiento y confianza de cualquier pajarillo, obedece precisamente, a su procedencia norteña donde son bastante mas amables con ellos.
    Esa cascadeña primera está guapísima con el efecto tan guapo del agua y, su amarillo infracaudal contrastando con el rojizo del apoyo.
    Yo también echaré de menos a las calzadas y el rechistar constante de los jovenes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que en otros sitios no les saludan pegándoles tiros, eso que aquí siguen llamando "tradiciones".
      Hace dos semanas que no veo ya a las calzadas jovenzuelas, menos mal que los pollos de halcón me compensaron ayer con sus tonterías y macarrerías.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Cómo se nota que ya eres buen conocedor de la zona, desde el principio con una gran calidad en cuanto a paisajes y especies. Y todo lo que nos espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es genial poder empezar fuerte desde el inicio de curso. Seguro que esperan cosas guapas, como un inicio de ruta que encontré ayer con una pinta estupenda.

      Eliminar