viernes, 10 de octubre de 2014

Día Mundial de las Aves




El pasado domingo salimos a pasar esta señalada fecha de nuestra avifauna disfrutando de lo pudiéramos ver en Despeñaperros, pequeño parque natural en la Sierra Morena jiennense que atesora grandes valores naturales en su "reducido" espacio entre apretados valles repletos de magnífica vegetación mediterránea.

Probamos primero dando un paseo por La Aliseda, pero viendo que la cosa estaba floja probamos a avistar rapaces en el paraje de Los Órganos. Desde hace un tiempo siempre ignoramos el mirador, donde suelen asomarse los domingos familias con muy pocas luces, pegando gritos que pasan del habitual "¡¡eoooooh, eco!!" a unos exageradísimos y directos "UUUUARRRRRRGHHHH".

En fin. Nos apostamos en un asiento natural ladera arriba, apoyados junto a cornicabras de otoñales tonos rojizos en una pared rocosa que nos hace pasar desapercibidos ante las aves que llegan volando desde otras perspectivas, y los buitres leonados (Gyps fulvus) no tardaron en hacerse notar, porque de hecho ya estaban cicleando por allí mientras llegábamos.
Es una ave habitual que habré visto muchísimas veces, pero siempre es una gozada cuando alguno pasa de pronto por encima de ti con un fortísimo sonido al batir sus alas.









Uno de los atractivos del lugar es cuando sale de pronto alguno de sus halcones peregrinos (Falco peregrinus), siempre con ganas de bronca y atosigando a otras rapaces de mayor tamaño, no siendo raro oír de cuando en cuando sus indignados gañidos desde el roquedo.







Pero el momento estrella fue cuando, de la nada, surgió un pobre gavilán (Accipiter nisus) acosado por los numerosos aviones roqueros (Ptyonoprogne rupestris) que no paraban de hostigarlo y perseguirlo con ese odio que sienten las avecillas por este terrible predador suyo.









Otras observaciones destacables fueron la de una lejanísima pareja de azores (Accipiter gentilis) jugando durante su "falso celo"  mientras un cernícalo los molestaba, y el roquero solitario (Monticola solitarius) poniendo banda sonora con sus melodiosos reclamos.






No quisiera acabar esta entrada sin compartir una curiosidad que vi dos días atrás de esa fecha, cuando el viernes 3 vi en mi pueblo, Bailén, un grupo de rapaces mientras aparcaba en pleno centro. Eran buitres leonados, cosa que no veo por primera vez por aquí, pero lo interesante es que con ellos cicleaban un par de culebreras (Circaetus gallicus) y un milano real (Milvus milvus), siendo la primera vez que tengo juntas en un mismo vistazo estas dos últimas especies.






10 comentarios:

  1. Hola Carlos,

    una pasada lo que pudísteis ver por allí, y cómo no, fotografiado de la mejor manera. Como bien sabes, por aquí los buitres se ven a diario y cuando ciclean, es aconsejable echar un vistazo porque casi siempre suelen tener un "invitado" dentro de su corriente, yo he visto hasta cigüeñas negras o águilas reales.

    Salu2 Linse!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Isra, echar una atenta ojeada a los grupos de buitres es un muy recomendable ejercicio porque puede tener "bonus" cuando se cuela alguna de las dos especies de grandes águilas u otras planeadoras.
      Gracias, ¡un saludote!

      Eliminar
  2. Muy bien Carlos! El martes anduve por Valdeazores, menos mal que no había ningún voceras.
    Solo vi los buitres, estaré atento la próxima vez a ver si viera los famosas aves que le dan nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este otoño tengo pendiente hacer la ruta de Valdeazores-Collado de la aviación, está genial. Ojo, Ángel, es muy buena época para ver azores porque ahora hay muchos ejemplares jóvenes que vagabundean tras emanciparse.

      Eliminar
  3. Joder no paras macho, menuda jornada de avistamientos. Eres un fenomeno linse. Abrasos felinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo sí estoy parado, jaja, me he tomado el finde de relax mientras el campo bebe las lluvias.
      Pero tengo cositas aún por publicar, cosas sinegéticas.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  4. Que suerte la tuya de poder escuchar una familia de averronchos comunes (dominguerus montanus).
    Los gavilanes, que también me traen de cabeza; la semana pasada me sorprendió un ejemplar ejecutando una estrategia que no había visto nunca. Volaba entre las sabinas y brotes de encinas etc. sorteándolas a media altura y posándose en sus ramas medias exteriores tratando de desalojar a las currucas y demás pajarillos montaraces a la vez que oteaba sus movimientos. El lance definitivo no lo pude ver por ocultarse seguidamente. Muy interesante todo.
    Supongo que este tipo de gente acude al monte por que es lo mas barato, por nada mas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Especie endémica que nunca dejará de sorprenderme con sus complejos comportamientos vocales y sociales...

      Muy curioso, nunca había oído de ese comportamiento. Yo el miércoles vi una gavilana que iba volando sobre el pinar y bordeando sibilinamente los cantiles rocosos por si pillaba algo por sorpresa al aparecer ella de pronto tras un peñón.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Un Día de las Aves muy bien pasado, rodeado de un buen repertorio de rapaces y otras especies serranas.
    Los aviones roqueros ahi metiéndole caña al gavilán como hace poco vi a los comunes hacer en el Parque de la Vaca... Parecen muy inocentes, pero los hirúndidos también se las gastan jaja.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, aviones y golondrinas son otro ejemplo de aves monas con mucha mala leche, jajaja.
      Y parecía soso el día al principio, pero en estos roquedos se animó un montón la cosa.
      ¡Saludos!

      Eliminar