miércoles, 17 de septiembre de 2014

Pinares llenos de vida




Recopilemos nuevamente material segureño en una entrada con lo más destacado de la semana pasada.
El día 9 fui por la carretera que va desde Siles a Segura de la Sierra pasando por la zona de Las Acebeas, en busca de un animal que no llegué a ver (y ya van dos intentos). En cambio disfruté en las afueras de Segura de la Sierra de un paseo por un sendero que sale de la parte alta de su pueblo junto al castillo, viendo los tóxicos frutos de la peonía y un nutrido bando migratorio de vencejos reales (Apus melba) cuando ya apenas quedaba luz.
En esos pinares se oía multitud de reclamos de aves, siendo el primer punto referente al título de la entrada. Pude ver reyezuelos listados y grupos de mitos buscando alimento entre las agujas de los pinos mientras contemplaba el paisaje sentado en una roca junto a rastros de cabras montesas.


El Yelmo y el castillo de Segura de la Sierra





Al día siguiente tocó ir a Torres de Albanchez y subir al Cerro del Castillo, una apuesta casi segura al ser un sitio que frecuentaba hace tres años y que llegué a conocer muy bien.
Al principio localicé unos cuantos papamoscas cerrojillos (Ficedula hypoleuca) entre los carboneros comunes y pinzones vulgares, y no tardaron en aparecer las águilas calzadas (Hieraaetus pennatus), verdaderas protagonistas del lugar al haber varias parejas en el entorno y en el mismo cerro. Las calzadas están muy vocingleras estos días, reclamando en pareja con mucha frecuencia, hasta que el mes que viene nos abandonen durante los meses fríos.


Vistas del Navalperal y El Yelmo, con Segura de la Sierra entre medias







Además tuve encuentros inesperados y fugaces con una gavilana y una cabra montesa que huyeron al verme aparecer en la base rocosa de la cima, con apenas un par de minutos entre ambos avistamientos.
Una vez arriba se disfrutan de unas vistas espectaculares, donde uno puede ver al mismo tiempo los dos pueblos con castillo medieval: Segura de la Sierra y Hornos de Segura.





El tercer día, el miércoles 11, probé una ruta cercana al pueblo partiendo del área recreativa Peña del Olivar en las mismas afueras, un recorrido improvisado muy fatigoso (cuesta arriba todo el tiempo) pero muy gratificante. Al alejarme de dicha área y su "piscina" natural subí por un sendero con pinares a mi izquierda y unas vistas espléndidas a mi derecha, con huertos y olivares enmarcando una panorámica de Siles de verdadera postal, preciosa.


Con El Cambrón al fondo

Torre del Cubo


En el primer tramo de bosque topé con simpáticas habitantes, un par de ardillas moviéndose por los troncos y ramas con esa acostumbrada e insólita agilidad suya. Observad que el primer ejemplar tiene una faz mucho más pálida.







Con el flash para probar

Fuente El Noguerón


Al ganar altura iba cambiando el entorno, de un bosque húmedo a un ambiente más mediterráneo, mezclándose los pinos con encinas, romeros, jaras blancas e incluso madroños. 
Aquí es donde cobra más sentido el título de la entrada, siendo casi constante el sonido y avistamiento de aves forestales como arrendajos, picos picapinos, pitos reales, mitos, carboneros comunes, herrerillos capuchinos, currucas cabecinegras, petirrojos, agateadores o trepadores azules. Entre ellos destaco la presencia de un paseriforme que sólo puedo ver durante estos pasos migratorios (igual que con el papamoscas cerrojillo de más arriba): el bonito colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus).
España está llena de bosques preciosos, pero muy vacíos de animación ornítica, mientras que podemos decir que estos pinares sí están realmente muy vivos.





Para acabar, en vista de que gustaron mucho en mi perfil personal de Facebook unas fotos de las nubes moviéndose ante la luna, las comparto aquí también.
Estad atentos, que se avecina otra buena tanda de fauna segureña con mucha miga...







12 comentarios:

  1. Pues si que son impactantes las fotos de la luna con el contraste de las nubes. Impresionantes, de verdad, ideales para escuchar el aullido del lobo o la serenata del búho real. Bueno, para verla sencillamente en todo su esplendor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría sido magnífico contar con la ronda nocturna de alguna especie de búho (al autillo y al cárabo los he oído y visto por esa sierra varias veces), aunque ya de por sí era maravillo ver la luna con la humilde banda sonora de los grillos y de los chasquidos de los murciélagos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Hola Carlos,

    una entrada muy guapa, me gustan mucho las fotos de las ardillas, no tan frecuentes por estos lares, y las de la Luna con las nubes geniales también. Vaya paseitos que te pegas. Buena entrada Linse!

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ardilla llega a ser símbolo de muchos productos de la comarca (como el aceite de oliva, por ejemplo), tenía que intentar retratarlas decentemente, jeje.
      A ver si poco a poco os puedo ir presentando al resto de vecinos de Segura.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Buen avistamiento el colirrojo real! me encantan los paisajes segureños que pones, a ver con qué nos sorprendes en las próximas entradas. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los colirrojos reales son de los pájaros más bonitos que tenemos, ¿verdad?
      Para la próxima he reunido más vistas de picos emblemáticos de la zona, espero que te gusten.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. bonita entrada montaraz,, que raro que no vieses a las Perdiceras?

    Saludos campreros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente la perdicera es una rapaz escasa en este parque natural de Sierras de Segura, Cazorla y Las Villas. Sólo he podido ver un ejemplar (un juvenil) una vez, y en otra ocasión me pareció ver un adulto a lo lejos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. tienes material para queadarte en casa durante todo el curso bribón. Pero ni se te ocurra hacerlo. sal y diviertete que luego lo haremos nosotros leyendote. Un abrasote de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curioso es que también desde la terraza de mi casa he conseguido cosas curiosas, pero eso ya saldrá dentro de no mucho, jejeje, ya lo verás.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  6. Y todavía hay gente que se queja de los pinares... eso es que no conocen lo que es un asqueroso eucalipto.
    Por lo general los bosques caducifolios aparentan tener más vida, pero yo siempre he dicho que donde haya un pinar de los buenos que me quiten todo lo demás! Sólo hay que ver el repertorio de fauna que has sacado... Con unos piquituertos y una isabelina ya hubiese sido la releche, jaja.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, tienen poca simpatía por parte de no poca gente, pero los hay muy llenos de rapaces, grandes y pequeños mamíferos, avecillas forestales, herpetos e invertebrados.
      A los piquituertos espero verlos ahora que sé sus sonidos, y para la isabelina ya me han dicho que sí se puede ver por los pinares del pueblo, en primavera cruzaré dedos.
      ¡Saludos!

      Eliminar